Interesante

La temperatura sigue subiendo y nacen otras dos grandes civilizaciones: la griega y la romana

La temperatura sigue subiendo y nacen otras dos grandes civilizaciones: la griega y la romana


La temperatura sigue subiendo y nacen otras dos grandes civilizaciones: la griega y la romana

En el artículo anterior, que trataba de los grandes acontecimientos del período comprendido entre el décimo milenio antes de Cristo. y el 1er milenio d.C., hemos visto que la tendencia de la temperatura siempre ha sido hacia el aumento de los valores promedio resultante de diversas fluctuaciones negativas y positivas en comparación con el promedio actual.

En los próximos dos milenios, eso es entre el 1.000 a.C. y 1000 d.C. la tendencia se mantuvo constante hacia un incremento en los valores promedio, incluyendo una desviación con respecto al promedio actual de 1 °.

Cuanto más nos acerquemos a la era moderna, mayores serán las fuentes históricas de las que derivar los datos para una reconstrucción paleoclimática de los diversos milenios, de modo que los intervalos que examinaremos en nuestra excursión del clima del pasado serán cada vez más estrechos. y en consecuencia tendremos que limitar nuestra historia a áreas cada vez más restringidas. De hecho nos limitaremos a exponer lo ocurrido en aquellas regiones que pivotan en el Mediterráneo, es decir Europa, Norte de África y Oriente Medio donde se produjo la concentración de civilizaciones, cuyo nacimiento, desarrollo y decadencia han estado condicionados por las evoluciones climáticas. , a veces al borde de la catástrofe debido a la subida o bajada de la temperatura media.

Deseamos llamar la atención sobre el hecho de que entre Las causas de los grandes cambios ocurridos en el pasado no pueden contarse en absoluto como las actividades del hombre, tanto porque la única actividad agrícola se realizaba de forma estrictamente ecológica como por el reducido número de habitantes.Por eso las "grandes catástrofes" que hoy se anuncian continuamente para el futuro inmediato provocadas por la conducta malsana del hombre, han ocurrido varias veces en el pasado, ligadas a efectos naturales, provocando hambrunas y epidemias que a su vez son causas de migraciones bíblicas muchas poblaciones, con consecuencias decisivas para los hechos históricos.

El primer milenio antes de Cristo muestra un descenso de la temperatura media respecto al milenio anterior, para lo cual volvemos a un clima templado y mayoritariamente lluvioso con un pico en torno al 800 aC. aproximadamente 1 ° más bajo que el promedio actual.

El primer efecto es una nueva expansión de los glaciares hacia latitudes más bajas acompañada de un descenso del nivel del mar y la aparición de llanuras costeras, con la consiguiente expansión de los bosques.

Evidentemente la tendencia no tuvo un curso lineal, pero, como en Grecia, hubo una alternancia de períodos de sequía y alta precipitación con deslizamientos y deslizamientos de tierra. En Roma, por otro lado, había un clima predominantemente más suave con picos de frío lo suficientemente intenso como para provocar heladas en el Tíber.

A partir del 200 a. C. la temperatura media tiende a subir, alcanzando su punto máximo alrededor del año 300 d.C. con más de 1/2 °, y luego gradualmente alcanzar la temperatura actual alrededor de 700. En los últimos tres siglos del 1er milenio dC. Hubo un nuevo episodio de frío, no tan intenso como el que caracterizó al primer milenio antes de Cristo.

Las raíces de la civilización europea actual se encuentran en el primer milenio antes de Cristo, es decir, en la CIVILIZACIÓN GRIEGA que abarca ocho siglos de esplendor en todos los campos del arte, la literatura, la filosofía, la política. Los griegos proceden de los dorios que emigraron de los Balcanes alrededor del 1100 a.C., pero nunca constituyeron una sola nación prefiriendo organizarse en ciudades-estado autónomas en cuya gestión participaron todos los ciudadanos, siendo las primeras en el mundo en instaurar la democracia. La vida económica se basa fundamentalmente en dos actividades: la agricultura y el comercio. Dado que Grecia es mayoritariamente montañosa, la población campesina cultivaba los fértiles valles y las llanuras costeras con cultivos limitados a unos pocos productos, entre los que destacaba el olivo, mientras que los pastos eran escasos. Sin embargo, durante siglos los agricultores, propietarios de la tierra, representaron un componente importante de la economía de las ciudades-estado, inspirados por una gran sobriedad y laboriosidad

Como otros pueblos del Mediterráneo, los griegos se dedicaron especialmente al comercio que ejercían en todos los países, inclinándose por la navegación. Es gracias a la navegación que fundaron numerosas colonias para poder satisfacer las necesidades de nuevas tierras para facilitar el comercio y hacer frente al aumento demográfico de las poblaciones. Gracias a esta actividad, los valores de la cultura y el arte se difundieron entre todos los pueblos del Mediterráneo, en particular entre los romanos.

La colonización de muchas tierras, como gran parte del sur de Italia y Sicilia, las islas del Egeo y el Bósforo, alcanzó un poder tal que constituyó una verdadera riqueza para Grecia, especialmente para el desarrollo de la agricultura y la fuente de materias primas.

La civilización griega y su expansión económica aprovechó el desarrollo de la agricultura favorecido en toda la zona mediterránea por las condiciones climáticas del primer milenio antes de Cristo, mientras que su declive temporal, tras alcanzar su apogeo con Alejandro Magno, se debió a guerras internas y por otras potencias, incluida por último Roma, que finalizó con la conquista de Grecia en el siglo I de la era cristiana. El "poder de su cultura" nunca falló en todos los campos que perduró durante tantos siglos, dejando un legado de valores, que aún hoy son huellas de ella en las expresiones artísticas y culturales de todo el mundo occidental.


De Reader's Digest - La historia del mundo 1974

Se remonta al 753 a. C. el nacimiento de un pequeño pueblo de pastores a orillas del Tíber que se convertirá en la gran ROMA, es decir, en el período más rígido del primer milenio antes de Cristo. cuando la civilización griega ya se había establecido más al este. Desde el punto de vista climático, el desarrollo de Roma se caracterizó por la tendencia gradual hacia un aumento de la temperatura que culminó en el siglo III d.C.


De Reader's Digest - La historia del mundo 1974

El primer efecto del calentamiento global fue una nueva regresión de los glaciares, tanto es así que en el 216 a. C. El ejército de Aníbal pudo, aunque con grandes problemas, cruzar los Alpes. El frente de los glaciares alpinos estaba considerablemente más atrás que la situación actual, ya que hoy las carreteras romanas están bloqueadas por lenguas de hielo.

El clima debió ser particularmente templado y lluvioso, tanto que en la época de Roma todas las regiones mediterráneas eran intensamente cultivadas y prósperas, como lo demuestran las grandes ciudades romanas incluso lejos de las costas, como por ejemplo. en el norte de África, tanto es así que se llama el granero de Roma,

El declive de la agricultura en muchas áreas del antiguo Imperio Romano, aunque influido por el colapso de la economía vinculado al colapso político y militar de Roma, está indudablemente relacionado con el aumento de la temperatura global alcanzado en 300. La disminución de las precipitaciones y la El abandono de la agricultura fue la causa de la desertificación de las zonas más internas del norte de África.

Si Grecia representa la cuna de la cultura y el arte para el mundo occidental, la civilización romana ha sido el medio para la difusión de este patrimonio, transmitiendo a todos los pueblos las bases del derecho moderno, papel que ningún pueblo ha jugado jamás en la historia. De humanidad.

¿Cuáles fueron los eventos de la segunda mitad del primer milenio que podrían estar relacionados con la continua caída de temperatura que culminó en el 900? Fue la "operación" migratoria más compleja que se llevó a cabo en Europa, ya que se trató de innumerables "hordas" de pueblos que durante varias décadas, pasándose por alto provenientes del Norte y del Este, invadieron toda Europa y el Norte. . África. ¿Cuáles fueron las causas de este evento? Indudablemente facilitado por el colapso del Imperio Romano, fueron las condiciones climáticas que entonces imperaban en las tierras invadidas y la posibilidad de hacerse con territorios de gran riqueza en comparación con las tierras de donde provenían, caracterizadas por climas rígidos y hostiles a su vida. .


De Reader's Digest - La historia del hombre 1974

Hacia finales del siglo XX, el enfriamiento del clima alcanzó su máximo y comenzó a elevarse nuevamente en el segundo milenio, iniciando así un nuevo ciclo térmico al que se vinculan importantes hechos históricos, como veremos en el próximo artículo.

Dr. Pio Petrocchi


LONDRES

LONDRES (Londres A. T., 45-46). - La capital de Inglaterra y metrópoli del Imperio Británico se desarrolló alrededor de la parte más antigua de la ciudad, en la orilla N de la parte baja del Támesis, ahora forma una gran área urbana, parte de la cual está organizada administrativamente como un condado en por derecho propio, mientras que un área aún más grande y también completamente urbana, aunque fuera del condado, depende de la Policía Metropolitana de Londres. Dentro de esta última área, el "Gran Londres" tenía una población de 8,202,818 en 1931. con un incremento medio del 9,7% en los últimos 10 años, aunque el núcleo interior -el condado de Londres- con 4.396.821 hab., indicó un descenso del 2%. Dentro de los límites de la Ciudad, núcleo urbano original, viven 10.996 habitantes, mayoritariamente empleados en vigilancia y limpieza esta población ha disminuido en los últimos 10 años en un 19,8%.

La ciudad se encuentra en la cuenca de rocas del Eoceno, atravesada y drenada por el Támesis en su curso inferior y por sus afluentes. Debajo de estas rocas, en su mayoría arcillosas, se encuentra la arcilla blanca que emerge en los Downs en S. y en los Chiltern Hills. en NO. Las arcillas impermeables del Eoceno están cubiertas aquí y allá por montículos de grava y arena, algunos de los cuales emergen como áreas más secas en la llanura aluvial húmeda de arcilla y turba, que alguna vez fue muy afectada por los efectos de la marea del mar. a lo largo del estuario, pero las aguas de la marea también son absorbidas por los depósitos de grava que acompañan al río y sus afluentes. Antes de que se construyeran los terraplenes, el lecho del río en algunos lugares estaba dividido en varios ramales, que rodeaban islas bajas de arena y arcilla. Sus nombres se han conservado: Chelsea, Battersea, Thorney (ahora el corazón de Westminster) y Bermondsey, ahora todos importantes distritos de Londres. En la orilla N., entre 15 y 30 m. s. m., hay una terraza, y otra, entre 30 y 45 m: esta última desde la orilla del río se extiende aguas abajo de Richmond, de modo que queda al norte de la ciudad antigua, en el distrito de Islington.

Thorney era la isla desde la que el Westbourn desembocaba en el Támesis, cuyas aguas se utilizaban para los lagos artificiales de Hyde Park y St James's Park. Más abajo, el Támesis gira hacia el NE, erosionando los depósitos de grava de la orilla norte, luego recibe el Turnmill, que atraviesa un valle muy profundo, desde el cual un par de pequeñas colinas de grava bastante empinadas se elevan hacia el E. en algunos lugares. hasta 15 m. sobre el nivel del río.

El clima de Londres es bastante uniforme y húmedo, la temperatura media anual es de 10 °, 1, la temperatura media en febrero, que suele ser el mes más frío, es de 5 °, la de los meses de julio y agosto, que son los más calurosos , es respectivamente 17 °, 6 y 15 °, 9. La precipitación media anual, tomada del promedio del quinquenio 1921-1925, es de 578 mm. La nubosidad máxima se encuentra en enero, la mínima en mayo y septiembre. La atmósfera de Londres, rica en polvo carbonoso producido por las industrias, es neblinosa y lúgubre. Estas nieblas, generalmente locales y de poca duración, son más frecuentes de septiembre a febrero, y tienen una especial intensidad en noviembre.

Grandes divisiones y ampliaciones modernas. - La ciudad, estrictamente hablando, sigue siendo la pequeña zona de las dos colinas de grava de este lado del puente que cruza el Támesis: una ciudad romana, si no un poco más antigua. Su superficie es de tan solo 271 ha., Pero su importancia como centro comercial, bancario y bursátil es muy grande: especialmente la Bolsa de Lana, donde se compra la mayor parte de la lana a fabricar en el país, aunque se ubica principalmente la industria actual. en Yorkshire, la Bolsa de Valores del Báltico y la Bolsa de Carbón. Otra característica es la institución, famosa con el nombre de Lloyd's, que se especializa en seguros marítimos. Todos los grandes bancos (incluso algunos italianos, como el Italian Commercial Bank y el Italian Credit) tienen su sede en la City, alrededor del Bank of England, con el Royal Exchange y la Mansion House (residencia oficial del Lord alcalde) , se enfrentan a un espacio central abierto, que es el eje del movimiento ciudadano de pasajeros, incluso desde el subsuelo.

El puerto. - El puerto de Londres, uno de los más grandes del mundo, se extiende por varios kilómetros sobre el estuario del Támesis, aguas abajo del Tower Bridge, cuya parte central puede abrirse. Todavía a finales de siglo. XVIII el punto de desembarco de los barcos estaba cerca de la Ciudad, entre el Puente y la Torre, pero el aumento excepcional del tráfico y el alto tonelaje de los barcos movieron posteriormente el punto de desembarco río abajo para buscar mayores profundidades. Los muelles de Tilbury, situados en el extremo más alejado del puerto, están a 42 km. Desde London Bridge hoy, técnicamente hablando, el puerto de Londres, lo que los marineros llaman el "río de Londres", se extiende hasta el banco de arena de Nore a lo largo de 88 km. Las mareas, que ocurren dos veces al día, son de gran importancia, porque al elevar el nivel del río regulan el tráfico del puerto que desde Gravesend hasta London Bridge es practicable para barcos de gran y mediano tonelaje solo en marea alta. Los muelles de Blackwall datan de 1661 y fueron al principio una especulación privada a medida que aumentaba el tráfico, fue necesario ampliar y mejorar el equipamiento del puerto en el siglo XIX comenzó la construcción de muelles grandiosos que, a excepción de Commercial Surrey, están ubicados en la orilla izquierda del río , estar en comunicación directa con la ciudad. Entre los principales muelles se encuentran: West India Docks (construido en 1805, donde llega madera de Suecia y Sudáfrica, entre otras cosas), London Docks (1805, donde aterriza la lana), East India Docks (1806), Commercial Docks (1815), St Katherine's Docks (1828, lana), Victoria Docks (1855, tabaco), Millwall Docks (1868, maderas), Victoria and Albert Docks (1880, carne congelada, mantequilla, queso), Tilbury Docks (1890, muy ampliado en 1929) en total, estos muelles cubren un área de 207 hectáreas y tienen muelles para una longitud total de 54 km. en 1921 se construyeron los George Docks. En el puerto se está trabajando continuamente para mejorar la navegabilidad. Cerca de ocho mil embarcaciones conectan las diferentes cuencas y naves entre sí, su circulación es de gran importancia en el tráfico del puerto. El puerto está gobernado desde 1909 por un organismo autónomo de derecho público (Autoridad del Puerto de Londres), completamente separado de la administración cívica, a diferencia de muchos puertos de Europa continental.

Del vasto interior, donde se extiende una gran red de comunicaciones, deriva la importancia del puerto de Londres, al que fluyen mercancías de todas partes del mundo que en parte sirven para abastecer a la inmensa ciudad, en parte irradian hacia las regiones más interiores. el valor de las importaciones supera con creces el valor de las exportaciones. El puerto de Londres tiene la primacía entre los puertos ingleses para las importaciones, mientras que las exportaciones son inferiores a las de Liverpool. Antes de la Guerra Mundial el tráfico del puerto, que había experimentado un continuo aumento, alcanzaba los 33 millones de toneladas entre entradas, salidas, el comercio de cabotaje: el puerto de Londres ocupaba el primer lugar en el mundo, hoy la supremacía absoluta pertenece a Nueva York. El tonelaje medio anual del puerto de Londres, que era de 29.043.000 toneladas en 1930, se redujo a 28.037.000 toneladas en 1931. (En 1930 el tonelaje medio del puerto de Hamburgo era de 22.097.000 toneladas, el de Rotterdam de 20.536.000, que en 1931 se redujo a 17.921.000 toneladas). Londres tuvo una vez un vasto comercio al por mayor que redistribuía las mercancías en el continente: el desarrollo de puertos como Hamburgo, Bremen, Rotterdam, Amberes, ha disminuido enormemente esta actividad.

En N. de los muelles se encuentra el barrio conocido como East End, habitado especialmente por trabajadores más pobres, incluidos muchos extranjeros. Los grupos judíos son muy importantes. En contraste con este distrito, el West End, al W de la ciudad antigua, incluye principalmente Westminster, con la abadía, las Casas del Parlamento, Westminster Hall y Whitehall, anteriormente el palacio real y ahora el centro de las oficinas gubernamentales: en Whitehall. se abre a Downing Street, donde el primer ministro tiene su residencia oficial. La residencia real es ahora el Palacio de Buckingham, un poco al oeste de la abadía, con el palacio conectado a los tres grandes parques, St James's Park, Green Park y Hyde Park.

Entre Westminster y la ciudad discurre la famosa calle llamada Strand, mientras que, alrededor de los parques y N., el cuadrícula - espacios abiertos, a menudo conservados como jardines, alrededor de los cuales se encuentran los que todavía son en parte, y fueron casi todos, palacios aristocráticos. Ahora las casas de alquiler y los hoteles están reemplazando a muchos de ellos. En esta zona se encuentran muchos de los grandes almacenes. El Museo Británico, la Universidad de Londres, los Tribunales, los Inns of Court con su organización medieval de grupos de abogados y Burlington House (sede de la Royal Academy, la Royal Society y otras instituciones culturales) están todos aquí. El antiguo pueblo de Charing Cross, que Whitehall separa de Westminster, ahora tiene la gran plaza llamada Trafalgar Square, donde se encuentran el monumento a Nelson y la Galería Nacional. A O.se encuentran los principales clubes, y aquí y en el E., a lo largo del Strand, las oficinas de representación de los distintos países que componen el Imperio Británico. Trafalgar Square en sí representa un punto de tráfico que rivaliza con el de la Mansion House. Entre Strand y City se encuentra Fleet Street, el centro de los grandes periódicos.

Una característica del siglo XIX fue el hecho de que las instituciones antiguas abandonaron esta y otras áreas de Londres a la construcción intensiva. Christ's Hospital, Charterhouse School y Merchant Taylors 'School, así como Foundling Hospital son ejemplos de esto. Sin embargo, la mayor parte de los hospitales grandes hasta ahora se han quedado a menudo sólo arrendando, o en concesión a largo plazo, la tierra en la que están construidos y, por lo tanto, no pueden beneficiarse de la venta de la tierra altamente valorada. Además, deben estar cerca de los especialistas médicos, que en su mayoría viven cerca de Harley Street en el West End. Casi todos los hospitales están conectados a una clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Londres.

Los grandes hoteles, restaurantes, teatros, cines de lujo y, en general, lugares de entretenimiento, se concentran en esta zona, que sin embargo incluye algunas calles pobres. En la orilla sur del río, el terreno desciende considerablemente y el Strand y la ciudad, ambos en la orilla norte, están situados en un nivel más alto. El banco S. en esta región está compuesto por las tres áreas de Lambeth, Southwark y Bermondsey, con Newington un poco más lejos del río. Estas son redes densas de calles bastante pobres, sin que las orillas del río se usen mucho, sin embargo, el Palacio de Lambeth (del Arzobispo de Canterbury), el Hospital reconstruido de St Thomas y la nueva sede del County Council Hall (County Council Hall) se enfrentan el río. Las líneas de ferrocarril al SE atraviesan estos barrios del sur. y entonces. y dado que muchas de estas líneas tienen sus estaciones terminales en el banco N., a menudo corren sobre viaductos más altos que el nivel de la calle: esto dificulta la edificación y la renovación urbana de este barrio pobre. Tiene numerosas plantas industriales y dos de las principales estaciones de tren: la estación de Waterloo y la estación de London Bridge.

Alrededor de este núcleo, la Ciudad con el Puerto, el East End, el West End y el South Side, se extienden por vastas áreas que alguna vez fueron, o todavía son, suburbanos. La transición desde el núcleo central a estas áreas exteriores está marcada por un anillo de estaciones terminales de ferrocarril, Victoria, Paddington, Marylebone, Euston, St Pancras, King's Cross, estaciones de Liverpool Street, etc. Chelsea, al W de Westminster y al N. del río, y Kensington aún más al N., son más o menos una parte del West End, especialmente este último. Paddington, que incluye dioses cuadrícula Rodeado de edificios y una densa red de calles con casitas, hace tiempo que perdió su carácter suburbano. Marylebone incluye Regent's Park, con el zoológico. Hampstead to N., ubicada en una posición más alta, fue una de las casas señoriales más famosas durante más de un siglo y tiene muchas mansiones notables. Highgate y Finsbury Park, también en las alturas, están situados aún más lejos de la E. y más allá de ellos, en una curva hacia atrás hacia el Támesis, se encuentran barrios en gran parte más pobres, a menudo en la llanura aluvial formada por el río Lea, afluente del Támesis.

El anillo interior de la ribera S. continúa en barrios de carácter bastante pobre, del tipo, ya descrito, ubicados en esta ribera. También en esta zona hay numerosas industrias en N., sin embargo, en este mismo recinto suburbano no hay ninguna, mientras que en el E, hay algunas. En torno a este primer anillo muy urbanizado, se distingue otro, con barrios que en su mayoría representan el desarrollo de los pueblos, que aún se percibe, aunque a estas alturas la urbanización está completa. Hammersmith, Acton, Willesden (desarrollado como un centro industrial y ferroviario), el moderno suburbio de Hampstead Garden, Hornsey, Walthamstow y Barking forman la parte más al norte de este anillo, de W a E., mientras que en la otra dirección Greenwich, Lewisham, Streatham y Wandsworth corresponden más o menos, en la orilla S., a los suburbios que acabamos de mencionar. Más allá de este anillo, el carácter suburbano de los distintos barrios se acentúa. Chiswick y Ealing, al oeste, tienen muchas villas, Brentford, Perivale, Harrow-on-the-Hill, Hendon, especialmente Finchley todavía tienen varios espacios abiertos, pero también el carácter de este anillo, además de Epping. Forest, continuar hacia E. se vuelve más modesto. La parte S. de este anillo incluye E. Woolwich, centro de arsenales, Eltham, Norwood (con el Crystal Palace), Tooting, Wimbledon con su césped, Richmond famoso por su parque y Kew, donde se encuentran los grandes jardines botánicos. El desarrollo de las comunicaciones, que hasta ahora se ramifican, partiendo de los ferrocarriles subterráneos del centro, en lo que se refiere al banco N., hizo que estos barrios se urbanizaran por completo en la segunda mitad del siglo. XIX. En el sec. XX, la excavación de ferrocarriles subterráneos y la electrificación del transporte ferroviario, también con la ayuda de autobuses rápidos y automóviles privados, ayudaron a que la ciudad se extendiera aún más. Otro tipo de desarrollo urbano tuvo lugar a lo largo de las líneas ferroviarias, con el auge de los establecimientos industriales, conectados con industrias de reciente creación como los productos alimenticios. En esta zona se fabrican muchos artículos para el hogar y de lujo, con el estímulo de las empresas ferroviarias que desean asegurar el tráfico, así como la proximidad al mayor mercado de estos productos y al gran puerto.

Industrias. - La industria es importante en la vida económica de Londres aunque a partir de la segunda mitad del siglo XIX se empezaron a mover algunas fábricas de la ciudad, en Londres y sus alrededores aún existen numerosas industrias, la única metalurgia que trabaja fundamentalmente en reparaciones de máquinas que operan en el puerto y en la ciudad, emplea a 55.000 trabajadores. A lo largo de las dos orillas del Támesis hay numerosas fábricas que, al otro lado del río, reciben rápidamente hulla y materias primas: hay fábricas de jabón, fábricas de construcción mecánica, productos químicos, fósforos, el arsenal de Woolwich, algunas industrias están asociadas en lugares particulares, pag. por ejemplo, fábricas de muebles y ropa en el East End. En general, se pueden distinguir dos tipos de industrias: una, de productos de lujo, con personal especializado, la otra, de artículos actuales de bajo precio con mano de obra barata.

Administración cívica. - La Ciudad, estrictamente hablando, todavía se rige por la antigua organización del Lord alcalde y la Corporación. Hasta mediados de siglo. XIX el resto de Londres dependía de cientos de autoridades locales y la confusión resultante se reflejaba en diferencias en la planificación urbana y los sistemas de comunicaciones. Luego se introdujeron varias reformas hasta el establecimiento del London County Council (London County Council, 1888). Este organismo tiene jurisdicción sobre los dos círculos internos, aunque formalmente tiene poco poder sobre la Ciudad, gobernada por la antigua Corporación, pero su influencia también es fuerte allí. En 1899, los distritos dependientes del Consejo del Condado de Londres se agregaron en 28 entidades, llamadas distritos metropolitanos, con competencia en asuntos locales, excepto en la medida en que requiera una acción uniforme en todo Londres, en cuyo caso la decisión recae en el Consejo del Condado. Todos estos órganos son elegidos por los contribuyentes, generalmente por tres años. Luego están las administraciones especiales que regulan el servicio de agua potable, la policía, la asistencia a los dementes, etc., junto con la Diputación la organización policial prevé un área mucho mayor que la de la comarca, incluyendo también la denominada anillo exterior (perímetro externo) en el que la población ha aumentado considerablemente en los últimos tiempos, mientras que en el centro tiende, como se ha dicho, a disminuir. Las relaciones de la administración con el gobierno central son muy complejas.

La ciudad antigua aún conserva su privilegio de elegir 2 representantes a la Cámara de los Comunes, aunque su población es ahora tan escasa que el resto de Londres elige 60, es decir, uno para cada uno de los distritos, muchos de los cuales se identifican con el municipios.

Organización religiosa. - En la iglesia estatal, anglicana, hay un obispo de Londres, cuya catedral es la iglesia de St. Paul y su residencia es un palacio en Fulham. La parte sur se construyó recientemente en el obispado de Southwark, con la antigua iglesia de St. Mary Overie, ahora llamada St. Savior, como catedral. La Abadía de Westminster tiene una posición muy alta en la jerarquía anglicana y en muchos aspectos se considera independiente de la Diócesis de Londres. El arzobispado católico de Westminster, restablecido con la reconstitución de la jerarquía católica inglesa, tiene allí su catedral. La Iglesia Metodista tiene como centro histórico la capilla de City Road, un nuevo centro en el gran Central Hall, en Westminster, y una organización poderosa en todo Londres. Las otras iglesias protestantes independientes incluyen congregacionalistas, bautistas, presbiterianos, etc., y todas tienen un centro de administración en Londres. El elemento judío en la población es grande e influyente. El "Ejército de Salvación", organización religiosa de gran influencia en los barrios más pobres, tiene como objetivo el bienestar social. Los cuáqueros (Sociedad de Amigos) constituyen un cuerpo religioso pequeño pero muy influyente, con oficinas ejecutivas en Londres, y una organización compleja.

Parques y jardines. - Uno de los aspectos más característicos de Londres es el West End, con sus plazas rodeadas de casas señoriales alrededor de un espacio verde y generalmente arbolado. También hay numerosos parques grandes. Hyde Park, que alguna vez fue un refugio de duelistas, se ha convertido en un centro de vida social que contiene el lago Serpentine construido artificialmente utilizando las aguas del río Westbourn. Green Park y St James's Park se extienden desde Hyde Park hasta Westminster, mientras que más allá de Hyde Park hacia el oeste se encuentran los jardines de Kensington, bordeados de árboles. Más allá del N., están Regent's Park y Hampstead Heath Richmond, Wimbledon y otros lugares verdes abiertos al público, siga el área correspondiente al S. del Támesis, mientras que hacia el SE. es el gran parque de Greenwich, con el observatorio astronómico. Los barrios al E. y al NE. son mucho más pobres en espacios verdes, ya que solo tienen el hermoso parque, un remanente del bosque de Epping.

Comunicaciones. - Ya se ha mencionado el anillo de estaciones terminales de las principales líneas ferroviarias, ubicadas fuera de la City y la parte más antigua del West End. Casi todas estas estaciones tienen un gran movimiento de personas que vienen a Londres todos los días para sus ocupaciones. Estaciones de ferrocarril del sur: Victoria, Charing Cross y London Bridge y otras son ahora el punto de partida de un halo de ferrocarriles eléctricos que en 1933 ya llegaban a Brighton. Totalmente independiente de este sistema de líneas, a partir de 1863 se desarrolló un sistema de ferrocarriles subterráneos en túneles de ladrillo colocados inmediatamente debajo del nivel de la calle. Se ha convertido en un "círculo" cerrado, debajo del área de la estación terminal de los ferrocarriles principales, con ramales a E., O. y SW. La dificultad de la ventilación lo convirtió en un medio de transporte desagradable, hasta la electrificación, que tuvo lugar en 1906, desde entonces ha aumentado mucho el número de ramales, y uno hacia el NO. incluso llega a las colinas de Chiltern. Desde 1890 se ha producido un desarrollo aún mayor de las comunicaciones urbanas subterráneas con la construcción de otras líneas a gran profundidad, colocadas dentro de tuberías metálicas, de ahí el nombre de tubo con el que se suele designar este sistema. Estas líneas son ahora numerosas y forman una red compleja que atraviesa el núcleo central de la ciudad con varias líneas y también se extiende en el área externa y se expande continuamente.

El núcleo urbano central, especialmente la Ciudad vieja, tiene calles que en muchos casos son demasiado estrechas para los tranvías a pie de calle, por lo que las líneas de tranvía tienen sus estaciones terminales al final de este núcleo y desde allí se extienden por distancias considerables.

El sistema de líneas de ómnibus tiene más de un siglo, pero ha experimentado un enorme desarrollo desde la introducción de la tracción mecánica en 1905. Se han establecido grandes estaciones de ómnibus, incluidas las de Victoria y London Bridge, que son quizás las más conocidas. Ómnibuses, tranvías, tubos y Shallow Underground Railways han estado bajo la misma administración desde 1928.

El aumento de los automóviles particulares ha hecho que el movimiento por las carreteras de Londres sea aún más complejo, por lo que se han creado sistemas de circulación en rotondas hasta una plaza donde cada vehículo de flujo único encuentra su salida y se han establecido aros salvavidas y también pasos inferiores. casos relacionados con las estaciones de metro.

La administración postal ha implantado un tubo en su propia. El aeropuerto de Londres, ubicado en Croydon, está conectado con la ciudad mediante un servicio especial de ómnibus y tren.

Agua potable. Si bien Manchester, Liverpool y Birmingham tienen acueductos que transportan agua desde colinas distantes, Londres aún no ha dado este paso. En la Edad Media, se utilizaron pozos y se construyeron algunos acueductos en el siglo. XIII. Se obtuvo un suministro de agua del río Ware en 1613 y el servicio se llamó New River otros se obtuvieron en los dos siglos siguientes. A partir de 1902, todo el servicio de agua potable quedó bajo la autoridad de una oficina, la Junta Metropolitana de Agua.

Monumentos. - Londres tiene muchos monumentos de la mayor importancia en la historia de la arquitectura inglesa (ver Inglaterra, XIX, p. 268 y siguientes). La City, que ocupa el lugar del Londres romano y medieval en el centro, contiene entre los bloques de sus modernos edificios comerciales una serie de notables edificios más antiguos: la Torre de Londres, una fortaleza románica del siglo. XI, incorporada en el ayuntamiento, y algunas pequeñas iglesias góticas son casi los únicos restos de la ciudad medieval. Esto fue destruido en gran parte en el incendio de 1666, pero su trazado se conserva en las calles estrechas y en el laberinto de pasillos y pasarelas peatonales.

El área de la Ciudad está dominada por la cúpula de la Catedral de St. Paul, de 112 m de altura, construida (1675-1710) por Sir Christopher Wren, con el cuerpo central con dos órdenes superpuestos, de los cuales el superior, superando en la época del Wren i los techos de las casas adyacentes dibujaban la silueta de la imponente construcción en el cielo de la Ciudad. Así lo reproducen las visiones de Canaletto sobre Londres desde principios de siglo. XVIII, que también dan la oportunidad de admirar la agrupación original de torres y agujas que se elevan sobre las otras iglesias de la ciudad construidas por Wren. La altura de los modernos edificios ha dañado enormemente la belleza de esas iglesias, algunas de las cuales fueron demolidas, quedando afortunadamente las más hermosas con una gran variedad de planta, concéntrica o basilical. Destaca sobre todo la iglesia de San Esteban (Walbrook), con su ingeniosa disposición de 16 columnas. Las torres y agujas, construidas para devolver a la ciudad su admirable perfil antiguo, tienen formas góticas clásicas, como las de las iglesias de St Mary-le-Bow y St Bride en Fleet Street. Esta parte de Londres, debido al Wren, construida con piedra blanca de Portland y ladrillo rojo oscuro, en su estado original (hasta aproximadamente 1840) debe haber tenido un aspecto de rara belleza.

Con la excepción de las iglesias y algunos hermosos edificios de los siglos XVII y XVIII, como la Mansion House (de Giorgio Dance, 1739) y el Great Fire Monument (de Wren), la arquitectura de la ciudad tiene un carácter predominantemente comercial y es relativamente moderno. La sede de las asociaciones de comerciantes de la antigua Ciudad se remonta a varias épocas. El del Banco de Inglaterra, de estructura compleja, encerrado dentro de un muro bajo sin ventanas, contiene algunas de las obras más notables de Sir John Soane, quien fue su arquitecto desde 1788 en adelante, pero la mayoría de ellas fueron destruidas recientemente. Cerca de este banco se encuentra el Royal Exchange (1842), un gran y pesado edificio de estilo clásico y en las cercanías se encuentran las sedes de los principales bancos, todos construidos en un estilo académico, pomposo y suntuoso.

Cerca de la Ciudad se levanta la iglesia de S. Bartolomeo (Smithfield), que data en sus partes principales del siglo. XII, y la bonita capilla de S. Etelreda (Ely Place) del siglo. XIV, ya incorporado en un palacio episcopal.

Al oeste de la ciudad, dos calles principales, Holborn y The Strand, se extienden a través del distrito forense, donde el edificio más importante es el moderno palacio de justicia gótico (que comenzó en GE Street, en 1874), y los edificios más antiguos, Inner y Middle Temple. , que incorporan entre otros graciosos edificios de los siglos XVII y XVIII, la Iglesia Temple de primitivo estilo gótico, antiguamente parte de un palacio, sede de los Caballeros Templarios. Al igual que el templo son Lincoln's Inn, Gray's Inn y otras "posadas", con sus patios interiores rectangulares que dan a oficinas, pasillos, bibliotecas y capillas de los siglos XVII y XVIII. Staple Inn, en Holborn, ha conservado algunos edificios con entramado de madera de la primera mitad del siglo XVII y el salón de 1581.

En medio del Strand hay dos hermosas iglesias de estilo clásico: St Clement Danes, de Wren, con torre construida por J. Gibbs St Mary-leStrand (1714), construida por Gibbs, con evidente influencia italiana. Muy cerca se encuentra Somerset House, construida por Sir W. Chambers (1777-1786), el mejor ejemplo del estilo palladiano en Londres, y, más adelante, el grupo de calles construido por los hermanos Adam después de 1768, llamado "Adelphi", que parece destinado a ser demolido. Somerset House y Adelphi miraban hacia el Támesis, antes de que se construyeran sus terraplenes en 1670.

A Holborn y The Strand se une Kingsway, una calle moderna al final de la cual se encuentra Bush House, una construcción monumental de olivos, construida por arquitectos estadounidenses. Al oeste de Kingsway está Covent Garden, con una iglesia de Inigo Jones (1638) y los restos de su famosa plaza, ahora ocupada por el mercado.

Después de la ciudad, el distrito arquitectónicamente más interesante es Westminster, donde la antigua iglesia de la abadía y los edificios del parlamento más modernos forman un conjunto armonioso. La Abadía de Westminster es la obra más notable del siglo. XIII en Inglaterra. Construido entre 1245 y 1270 por arquitectos ingleses, su estructura general recuerda la catedral de Reims, mientras que varios detalles muestran la afinidad con la catedral de Amiens y la Sainte Chapelle de París. El claustro es parte del siglo. El capítulo, octogonal, con bóveda sostenida por una esbelta columna de mármol en el centro, data del siglo XIII. XIII: tiene un suelo de baldosas que se encuentra entre los mejores ejemplos medievales del género. La Abadía de Westminster contiene monumentos funerarios de todas las épocas, desde las magníficas tumbas cosmatescas de los siglos XIII y XIV hasta las pomposas estatuas de mármol del XIX. Recordamos la capilla de Enrique VII, de estilo gótico tardío, que conserva las figuras sepulcrales del rey y la reina, esculpidas por Torrigiano. El estilo gótico inglés perpendicular, típico de esta capilla, fue adoptado por Ch. Barry y A. Pugin para el cercano edificio del Parlamento (1836-60), aunque la estructura de este gran edificio es fundamentalmente clásica, incorporando Westminster Hall (siglo XVIII). XIV), el único vestigio del antiguo edificio del parlamento, con un hermoso techo de madera. En Westminster se encuentra la catedral católica de estilo bizantino, construida por J. F. Bentley (1895-1903), con un interior imponente y una torre alta. La amplia calle conocida como Whitehall, que va desde Westminster hacia Trafalgar Square, está bordeada de muchos edificios gubernamentales. Entre estos el más importante es el denominado Banqueting Hall, de Inigo Jones también destacan algunos edificios del siglo. XVIII: el palacio de la Guardia a Caballo, de William Kent (1733), el almirantazgo de J. Ripley (1725) con la columnata de los hermanos Adam (1760) y el Ministerio de Asuntos de Escocia, en parte por H. Holland (1786) ). La tesorería (1846) fue construida por Barry en estilo italiano. El gran Ministerio del Interior (1815) es el único edificio de estilo clásico diseñado por Sir Gilbert Scott. De los edificios más recientes, el mejor es el del Ministerio de Higiene, de J. M. Brydon (1908). En el centro de Whitehall se encuentra el Cenotafio, un monumento de gran delicadeza que conmemora la guerra mundial, erigido por Sir Edwin Lutyens. Al este de Whitehall se encuentra New Scotland Yard, la obra más notable de R. Norman Shaw.

Trafalgar Square se construyó entre 1829 y 41. Un lado está ocupado por la larga fachada de estilo griego de la National Gallery (por W. Wilkins, 1831), los edificios de los lados O. y E., recientemente modificados y reconstruidos, no son de interés, pero están en la esquina NO. está la hermosa iglesia de St Martin-in-the-Fields (de Gibbs, 1721) con un pórtico de orden corintio y un campanario a la manera de Wren. A la cabeza de Whitehall se alza la estatua ecuestre del rey Carlos I, uno de los pocos monumentos discretos de Londres en medio de la plaza se eleva, torpe en proporciones y discordante del resto de la plaza, una enorme columna con la estatua de Nelson. Desde Trafalgar Square se traslada Pall Mall, donde tienen su sede los principales clubs londinenses: el Athenaeum (1830), de diseño clásico sencillo, de Decimus Burton, el Travelers 'Club (1832), construido por Barry al estilo del Renacimiento italiano, el Reform Club (1836), otra hermosa construcción italiana de Barry. Pall Mall conduce al palacio de St. James, algunas partes del cual se remontan a la época de Enrique VIII.

St James's Park se extiende hacia el oeste hasta el Palacio de Buckingham, la residencia del rey en Londres, construida bajo George IV por J. Nash, la fachada actual es de Sir Aston Webb (1913). A lo largo del lado norte del Mall se encuentra la fila de los palacios Carlton, Nash y Pennethorne (1829), interrumpidos por los escalones del duque de York con una hermosa columna dórica coronada por una estatua en la parte superior. El extremo S. del Mall, trazado por Nash para unir St James's Park con Regent's Park, tenía casi todos los edificios construidos con ladrillos, cubiertos de estuco amarillo, ahora reemplazados por edificios altos y modernos. El Mall, que toca Piccadilly Circus hacia Oxford Circus, pronto conduce a la Iglesia de los Muertos (All Souls) con su singular campanario, y termina en Portland Place, una magnífica calle ancha con casas del siglo XVIII (ahora en reconstrucción), en el otro extremo del cual es Crescent Park con columnatas de Nash. Regent's Park también está lleno de edificios palaciegos en gran parte debido al Nash.

La zona que lleva el nombre de Bloomsbury, entre la City y el West End, está formada mayoritariamente por calles y plazas del siglo XVIII y la primera mitad del XIX, con edificios de ladrillo oscuro. Los cuadradoscuadrícula), como Bedford Square, Russell Square y Mecklenburgh Square, tienen una forma muy simple, con un recinto arbolado en el centro. Las casas, aunque muy sencillas en el exterior, suelen tener una decoración muy fina en el interior. Se encuentran plazas similares en muchas partes de Londres: por ejemplo, St Jame's Square, Berkeley Square y Cavendish Square.

Hay varios edificios en Bloomsbury de la primera mitad del siglo XIX construidos en estilo griego. El más importante es el Museo Británico, de Sir Roberto Smirke, iniciado en 1823, con su alta columnata jónica a lo largo de la fachada sur, las galerías del Rey Eduardo VII en la parte norte fueron agregadas en 1914 por Sir J. J. Burnet. El University College, de W. Wilkins (1828), destaca por su magnífico pórtico corintio. Un poco más adelante, la iglesia de S. Pancrazio, de H. W. Inwood (1819) imita el Erecteion de Atenas.

A medida que se aleja del centro de Londres, la arquitectura pierde interés. Las grandes calles, como Oxford Street y Piccadilly, están bordeadas por edificios modernos de carácter comercial y de valor cuestionable. En Kensington hay varios edificios del museo y el Albert Hall ovalado del general Scott (1867). Enfrente está el vasto monumento del rey Alberto, erigido en 1872 por Sir Gilbert Scott, a imitación de un relicario gótico, una prueba de aberración del gusto. Kensington también contiene varias de las viviendas más notables de R. Norman Shaw.

En otra parte de los jardines de Kensington, se encuentra el pequeño y elegante Palacio de Kensington, construido por Wren y ampliado en la primera mitad del siglo. XVIII por W. Kent. El cercano invernadero, de Wren, es una interesante construcción de ladrillos. Adyacente a los jardines de Kensington en el lado W se encuentra Hyde Park, cuya entrada de estilo jónico al S. es de Decimus Burton (1828). En este punto, donde confluyen varios caminos hacia Piccadilly, hay un arco de triunfo, también de Burton (1828) frente a él se encuentra la fachada del hospital de St. George, de Wilkins (1829) y entre los dos el monumento de la artillería, moderna, en forma de obús, de CS Jagger.

En el lado E., Hyde Park limita con Park Lane, donde en el pasado se encontraban los edificios privados más bellos de Londres, especialmente Grosvenor House (1828) y Dorchester House (1851), ahora reemplazados por hoteles y casas de alquiler. En el extremo N. de Park Lane se encuentra el pequeño arco de mármol diseñado por Nash como la entrada real al Palacio de Buckingham, que luego fue transportado aquí en 1850.

Londres tiene hermosas iglesias de todas las épocas. Las iglesias de la ciudad construidas por Wren y las de Gibbs ya se han discutido. El discípulo de Wren, N. Hawksmoor, construyó las iglesias de St Mary Woolnoth, cerca del Banco de Inglaterra, St George's-in-the-East, St George's en Bloomsbury y Christ Church en Spitalfields, que revelan un poco de la influencia de J. Vanbrugh , pero, a excepción del de St George's-in-the-East, sin sus extravagantes formas. La iglesia de San Juan en Westminster, de Th. Archer, con 4 torres, es una construcción barroca única. Otras iglesias notables del siglo. XVIII son: S. George en Hannover Square, de J. James, con hermosas vidrieras del siglo XV, y St Giles-in-the-Fields, de H. Flitcroft. Pocas iglesias pertenecen a la segunda mitad del siglo XVIII pero con la rápida expansión de Londres en la primera mitad del siglo. XIX, entre 1820 y 1830 se construyeron veintisiete iglesias en estilo clásico, luego muchas otras en estilo gótico, de las cuales muchas aún existen. Los más notables son la Catedral Católica, de Pugin, en Southwark (1841-48), y la Iglesia de St Giles, en Camberwell (1842), la Iglesia de Todos los Santos (All Saints '1850-55), en Margaret Street, es quizás la más interesante y la más original de todas las iglesias del siglo. XIX en Londres. Entre las iglesias góticas más recientes cabe mencionar: la de María Magdalena en Paddington, la de la Calle (1867) la de San Juan en Red Lion Square, la de Pearson (1878) la de la Santísima Trinidad en Kensington Gore, la de Bodley ( 1901) y varios otros en los distritos del este, por Giacomo Brooks.

Aparte de las iglesias, Londres no es muy rica en hermosos edificios públicos. Entre los numerosos teatros podemos mencionar el exterior de Drury Lane (1812), el de Haymarket y el interior de la Ópera de Covent Garden (1858). De los numerosos cines recientes, ninguno tiene interés arquitectónico. Las estaciones de tren de Londres son en su mayoría feas. Sin embargo, el de Euston tiene un hermoso atrio de P. Hardwick (1847), mientras que el de S. Pancrazio, con una magnífica marquesina de hierro, está oculto por el Railway Hotel de G. G. Scott (1870), en estilo gótico veneciano. No carecen de valor algunas de las estaciones recientes del metro.

El Támesis está atravesado por muchos puentes, de los cuales el único verdaderamente hermoso es el Puente de Waterloo (1811-1817), en granito, con columnas dóricas en cada pilón, de Giovanni Rennie.

Al S. del río Londres se desarrolló tardíamente, y tiene muy pocas construcciones interesantes. La catedral de Southwark tiene excelentes detalles góticos primitivos. Lambeth Palace también conserva partes características desde el siglo XIII en adelante. El London County Hall, en Westminster Bridge, fue iniciado en 1913 por Ralph Knott y terminado en 1931.

Los vastos barrios con viviendas que rodean el centro de Londres tienen poco interés arquitectónico de fealdad desalentadora entonces son los de las afueras de la ciudad, donde hay aquí y allá, como perdidos, alguna iglesia antigua o alguna casa rara de la siglo. XVIII, o incluso alguna iglesia moderna bien construida, como la de San Agustín, en Kilburn, la de Pearson (1870), la de Santa Inés en Kensington Park, la de JJ Scott junior (1875) y la de San Miguel en Camden Town, de Bodley (1876).

Entre los suburbios interiores menos deprimentes de Londres se encuentran Chelsea, que tiene un excelente hospital militar, Wren St John's Wood, con villas victorianas Hampstead y Highgate, las dos últimas con muchos edificios del siglo XVII. XVIII. El "Garden Suburb" (ciudad jardín de Hampstead, ubicada en una colina al norte de Hampstead) fue construida con un diseño muy exitoso y tiene algunas casas de excelente arquitectura inglesa moderna. En una meseta en la cima de la colina hay dos iglesias notables de Sir Edwin Lutyens.

Entre los distritos exteriores son dignos de mención: Hampton Court y Greenwich (v.). Los suburbios del sur de Londres incluyen Dulwich, donde hay una excelente galería de pinturas de Sir John Soane, y Sydenham, con el "Crystal Palace", construido en Hyde Park para la exposición de 1851 y reconstruido en 1854. Partes importantes permanecen en Eltham de un antiguo palacio real y en Croydon otros del antiguo palacio arzobispal y el hospital Whitgift del siglo XVI. Los jardines de Kew, junto al Támesis, contienen algunos templos y una pagoda de Sir W. Chambers. Londres se está transformando rápidamente y muchos edificios antiguos están desapareciendo, mientras que de los modernos pocos son de interés arquitectónico, a excepción de las construcciones del metro. La expansión de Londres se lleva a cabo sin seguir un plan regulador orgánico.

Instituciones culturales y artísticas. - Escuelas. - Hasta principios de siglo. XIX las autoridades públicas no hicieron mucho para que la educación en Londres creciera y se adaptara. Las principales escuelas públicas (las llamadas escuelas de gramática, Escuelas latinas, mantenidas en su mayoría por legados antiguos) y la iniciativa privada, si proporcionaron medios de estudio a los jóvenes de las clases más favorecidas, no hicieron nada por la gran masa de la población. Las necesidades de la clase baja se cumplieron con la fundación en 1808 de la British and Foreign School Society, la Sociedad Nacional establecida en 1811 y la Ragged School Union (1844). Los esfuerzos de estos organismos lograron establecer una escuela opcional en casi todas las parroquias, pero las tres instituciones y las diversas iniciativas privadas no pudieron hacer frente a las necesidades que aumentaron con la población. En 1870 la educación primaria se hizo obligatoria al encomendarla en Londres a un Consejo Escolar, que logró hacer mucho, hasta que se aplicó la ley de educación de 1902, con las modificaciones oportunas, también en Londres (1903): entonces el Consejo Escolar fue abolido y el cuidado de la educación pasó al Ayuntamiento que, en unión con el Ayuntamiento, controla las escuelas subvencionadas obligatorias (escuelas proporcionadas) y no subsidiados (voluntario o no-escuelas proporcionadas). Bajo la misma ley de 1903, las escuelas intermedias y secundarias también están sujetas al control del Consejo del Condado (escuelas publicas). De estos, algunos preparan a los jóvenes para las universidades y otras instituciones de educación superior, mientras que otros comienzan con estudios técnicos en el trabajo (instituciones tecnicas o politécnicos). Varios de estos últimos son mantenidos por Gresham College (The City and Guilds of London Institute) y otros son mantenidos por organizaciones benéficas públicas e instituciones filantrópicas, ya que estas escuelas están destinadas en parte a acomodar a niños con tendencias equivocadas o anormales. Dependiendo de las artes y oficios que se impartan allí, estas escuelas se ubican en barrios de la ciudad donde existen oficinas o industrias adecuadas para aprovechar las aptitudes de los alumnos. Finalmente, entre las escuelas secundarias, las llamadas escuelas centrales, escuelas secundarias que se preparan para universidades o institutos equivalentes en la rama de estudios comerciales e industriales únicamente.

Entre las grandes capitales europeas, Londres fue la última en tener una universidad. La Universidad de Londres tiene su sede en South Kensington, en el vasto complejo de edificios que, cerca del Victoria and Albert Museum, albergan el Imperial College of Science, el Royal College of Music, etc. En su constitución actual, la universidad de Londres tiene un carácter propio que puede considerarse el resultado de un compromiso entre varias tendencias de reformadores: es decir, la intención era conciliar, sin crear dos institutos diferentes, la necesidad de impartir de manera efectiva una docencia, con la función inicial que era únicamente la de examinar a los estudiantes y otorgar el título. Además, se intentó dotar a la universidad del desarrollo necesario, evitando la creación de nuevas instituciones: de ahí que la no larga pero accidentada historia de la universidad londinense se resuelva en una serie de asimilaciones de otros institutos.

En 1825 varias personalidades destacadas, entre ellas el poeta Th. Campbell, iniciaron un movimiento para la fundación de la universidad que se originó en el hecho de que los disidentes (es decir, los que no pertenecían a la Iglesia Anglicana) estaban prácticamente excluidos de las universidades más antiguas. . Para el establecimiento de la nueva universidad, se formó un consejo que incluía a hombres de casi todas las tendencias religiosas y en 1827 se inició la construcción del University College, que aún existe en Euston Road, no lejos de Regent's Park. La universidad se inauguró en 1828 y tenía cursos de idiomas, matemáticas, física, ciencias morales, derecho inglés, historia y economía política, así como diversas ciencias relacionadas con la medicina. Algunos de los partidarios del nuevo instituto, sin embargo, consideraron inapropiada la separación de la universidad de la Iglesia nacional y, por lo tanto, se fundó King's College (1829), inaugurado en 1831, con el objetivo de integrar los cursos universitarios antes mencionados con la enseñanza religiosa. El expediente tuvo éxito y ante el rápido desarrollo se produjo en 1836 la separación de la propia universidad del Colegio Universitario, que, con esta denominación consagrada en un nuevo estatuto, sólo tenía la función de examinar y otorgar títulos. Al mismo tiempo, King's College se incorporó a la universidad. En esta formación, la Universidad de Londres fue la primera en Inglaterra en admitir mujeres entre los estudiantes (1878). Con el desarrollo progresivo y con las nuevas necesidades didácticas, la institución se reconstituyó a través de la Ley de la Universidad de Londres promulgada en 1900, que amplió enormemente la universidad con el sistema de asimilación de instituciones ya existentes. En virtud de la ley antes mencionada, el gobierno de la universidad fue confiado a un senado de 54 miembros, cuatro de los cuales fueron nombrados por el rey para el consejo y los otros en parte por la facultad, en parte por las diversas facultades y por varios otros institutos culturales públicos. . Las funciones examinadora y docente se volvieron a unir. Este último es ejercido por la propia universidad y por otros institutos que la integran, a saber: University College, incorporado a la universidad en 1907 King's College, que, sin dejar de estar vinculado a la Iglesia Anglicana, abolió el examen una teología preliminar a la que todos, sin distinción, sus maestros tuvieron que someterse antes (pero la enseñanza de teología permaneció independiente de la universidad y formó un instituto separado: el actual Departamento Teológico de King's College) Goldsmith's College, para la preparación de maestros de la Brown Animal Sanatory Institution the Physiological Laboratorio el Laboratorio Francis Galton de Eugenesia Nacional, la Escuela de Arquitectura Bartlett, el Instituto de Investigaciones Históricas y algunos otros.Hay, además de estos, otros institutos asimilados a la universidad e incluidos bajo el nombre de Colegios de la Universidad de Londres, entre los que destacan: el Imperial College of Science and Technology, fundado en 1907, que posteriormente incorporó otros institutos y que cuenta con un vasto complejo científico docente con laboratorios de investigación en física química, fisiología, botánica, metalurgia, geología, ingeniería de minas, etc. el Royal Holloway College for Women, fundado en 1886, ubicado en Egham el Bedford College for Women, fundado en 1849 el Westfield College, fundado en 1882, también para mujeres la London School of Economics and Political Science, fundada en 1895 en South-Eastern Agricultural College, en Wye, Kent, fundó en 1894 el East London College, fundó en 1841 el London Day Training College, fundado en 1902, que se ocupa únicamente de la enseñanza de la pedagogía, etc. Además, las escuelas anexas a los 12 hospitales principales de Londres, varios otros institutos de medicina, teología, etc. son parte de la universidad. Finalmente, la docencia universitaria es equivalente a la impartida en diversos institutos donde están autorizados a impartir profesores reconocidos por la universidad (profesores reconocidos). En este complejo organismo, las diferentes ramas de estudio se agrupan en las siguientes ocho facultades: teología, artes (es decir, literatura y filosofía), derecho, música, medicina, ciencia, ingeniería, economía y ciencias políticas (que también incluye el comercio y la industria). . Los estudiantes se dividen en internos y externos: los primeros son los que completan el curso de estudios en la propia universidad o en los institutos antes mencionados que la integran externos son los que simplemente se presentan a los exámenes. Estos últimos pueden obtener un título en todos los aspectos idéntico al de los pasantes, pero los exámenes para las dos categorías son separados. En el año 1925-26 los estudiantes internos fueron 9323. Mencionar las lecciones que la universidad ha impartido en diferentes centros en beneficio de quienes no pueden realizar cursos regulares.

Colecciones de arte y museos. - Londres es maravilloso en sus museos y galerías. Las galerías de pintura albergan una serie de obras de excepcional valor, en su mayoría procedentes de coleccionistas del siglo. XVlII y primera mitad del XIX. Entre las colecciones públicas, la National Gallery en Trafalgar Square, naturalmente, ocupa el primer lugar. Fundada en 1824 con una suma asignada de fondos públicos para la compra de la colección Angerstein, posteriormente se enriqueció con una serie de donaciones y legados, entre los que destacan sobre todo los de Sir Giorgio Beaumont (1826), de la rev. W. Holwell Carr (1831), J. M. W. Turner (1851), Wynn Ellis (1871), la reina Victoria (1863), George Salting (1910), Sir Henry Layard (1916) y el Dr. Luigi Mond (1924). Compras astutas, como la de la colección Lombardi-Baldi en 1857, y, recientemente, la subvención concedida por el Fondo para las colecciones artísticas nacionales, han contribuido en gran medida a su enriquecimiento, de modo que hoy esta galería, con sus 4000 pinturas, es una de las el más grande y variado de Europa. Las escuelas italiana, holandesa y flamenca están bellamente representadas: las francesas, alemanas y españolas están menos representadas. La escuela inglesa está representada en Trafalgar Square por una selección relativamente pequeña de obras maestras, pero se complementa con la Tate Gallery en Millbank, donde se encuentran pinturas inglesas del siglo XIII. XVIII hasta la actualidad. Esta galería, construida para la generosidad de Sir Enrico Tate, inaugurada en 1897 y aumentada por donaciones privadas, también contiene una importante colección de arte moderno extranjero. La Galería Nacional de Retratos, adyacente a la Galería Nacional, fundada en 1856 e inaugurada en 1896, posee solo los retratos de personalidades inglesas famosas y, por lo tanto, es más interesante desde el punto de vista histórico que artístico.

La escasez de pinturas francesas del siglo. XVIII en la National Gallery se compensa en gran medida con la colección Hertford House, conocida como la colección Wallace e inaugurada en 1900. Sus pinturas incluyen obras maestras de la escuela inglesa, de Gainsborough, Reynolds, Romney y Hoppner: excelentes obras de Van Dyck, Velásquez, Rubens y Rembrandt y una serie de "pequeños maestros" holandeses del siglo. XVII. La colección de armas y armaduras es la mejor en Inglaterra que la de muebles, especialmente del siglo. XVIII francés, no tiene nadie que lo supere fuera de Francia.

Otra pequeña galería de pintura, pero de considerable interés, es la del suburbio de Dulwich. Sus obras más notables fueron recopiladas por un anticuario, Noël Desenfans, en nombre del último rey de Polonia, pero luego fueron legadas al Dulwich College, que fue la primera galería abierta al público en Inglaterra (alrededor de 1817). Hay muchas pinturas holandesas del siglo. XVII, bei Poussin y Watteau, obras famosas de Gainsborough y Reynolds. La pequeña colección de pinturas, compuesta principalmente de hermosos retratos ingleses del siglo XVIII, donada a la nación en 1924 por Lord Iveagh, ocupa el hermoso palacio de Kenwood, construido por Roberto Adam.

La colección de la Royal Academy of Arts en Burlington House en Piccadilly, conocida como Diploma Gallery, también contiene algunas pinturas importantes, la caricatura de Leonardo da Vinci de la Virgen y Santa Ana y el tondo de mármol de Miguel Ángel.

Los museos más importantes de la ciudad son el British Museum y el Victoria and Albert Museum. El primero, fundado en 1753 con la compra de las antigüedades recopiladas por Sir Hans Sloane, tiene como objetivo documentar la historia de la humanidad, especialmente en el arte. En el Museo Británico la biblioteca debe considerarse por separado: la más alta de todas las bibliotecas inglesas, también es una de las más grandes que existen y tiene una organización particular. Contiene alrededor de 4 millones de volúmenes y, en términos de obras extranjeras, es la biblioteca más rica de Europa. También tiene una sección especial de manuscritos. Las distintas secciones que componen el Museo Británico cuentan en la actualidad con una organización científica basada en la inicial que fue obra del italiano Antonio Panizzi. Estas secciones incluyen las colecciones de antigüedades egipcias y asirias, griegas y romanas, obras de arte británicas y medievales, la colección de monedas y medallas, cerámica, colecciones de etnografía, grabados y dibujos. Las obras de arte oriental "medievales" se dividen entre la sección de cerámica y etnografía y la de grabados y dibujos, pero se cree que las reunirá en un museo especial de arte oriental. El Museo de Historia Natural, ahora ubicado en un edificio en South Kensington, estuvo en Bloomsbury hasta 1885 y todavía es parte administrativamente del Museo Británico.

El Victoria and Albert Museum en South Kensington, fundado en 1857, fue reconstruido en gran parte en 1899. El nuevo edificio fue inaugurado en 1909. El museo está especialmente dedicado a las bellas artes y las artes aplicadas. Las colecciones están ordenadas según el género artístico: arquitectura, escultura, cerámica, grabado, ilustración y dibujo, biblioteca y producción de libros, pintura, trabajos textiles y de madera, los objetos de cada sección se muestran en orden cronológico. En algunos aspectos, las secciones del Victoria and Albert Museum y el British Museum presentan materiales de las mismas categorías artísticas (cerámica, antigüedades medievales, grabados y dibujos), y la sección de pintura del Victoria and Albert Museum invade el campo de la Tate Gallery. . Estas interferencias se deben al crecimiento paulatino de las colecciones y a la existencia de legados no divisibles. El Victoria and Albert Museum, administrado por el Ministerio de Educación, incluye el Indian Museum en una sala adyacente y, en el este de Londres, el Bethnal Green Museum. El Imperial Museum of Science, también administrado por el Ministerio de Educación y que forma parte de los museos de South Kensington, es puramente científico.

Los museos menores son el Museo Soane en Lincoln's Inn Fields, donado por el arquitecto Sir Giovanni Soane (1837), con dibujos arquitectónicos, varios objetos, algunas buenas pinturas (Hogarth, Watteau) el Museo de Londres en Lancaster House, dedicado a la historia de Londres. en Horniman Museum en Forest Hill United Service Museum en Banqueting Hall en Whitehall, que ilustra la historia militar y naval El Museo de la Guerra en South Kensington (Instituto Imperial), que ilustra la guerra de 1914-18 el Museo Geffrye en Shoreditch, Parte O. de Londres, con muebles y tallas y la Torre de Londres con colecciones de antiguas armaduras reales.

Entre las colecciones privadas de Londres, la más importante es la propiedad del rey en el Palacio de Buckingham, que no es accesible al público. Esta colección contiene muy poco de la colección real antigua, lo que queda de ella se encuentra principalmente en el Palacio de Hampton Court (v.) Y el Castillo de Windsor. La mayoría de sus pinturas fueron compradas por el rey Jorge III, Jorge IV y Alberto, el príncipe consorte entre ellos se encuentran obras maestras de Rubens, Rembrandt y pintores holandeses del siglo XVII, así como numerosos primitivos italianos. Aunque muchas de las colecciones privadas de primer nivel, en particular las del conde de Stafford, el marqués de Lansdowne, el duque de Sutherland y sir George Holford, se perdieron en el siglo XX o XIX, su número sigue siendo considerable. La más importante es la del conde de Ellesmere en la Bridgewater House, con obras de Rafael y Tiziano también interesantes las del duque de Wellington en Apsley House, del duque de Westminster que antes estuvo en Grosvenor House, del conde de Northbrook. y del conde de Crawford en Balcarres. Entre las pocas colecciones más recientes, debemos recordar las del difunto Enrico Oppenheimer (dibujos de viejos maestros), Enrico Harris (pinturas y objetos de arte italianos) y A. Chester Beatty (manuscritos iluminados). Entre las bibliotecas que contienen manuscritos iluminados, además de la del Museo Británico, se encuentran las de la Abadía de Westminster, la Sociedad de Anticuarios y el Palacio de Lambeth.

Asociaciones culturales y bibliotecas. - La inmensidad del Imperio Británico y las grandes diferencias que existen entre las distintas colonias y los distintos Dominios que lo componen, constituye un motivo de estímulo para los más diversos estudios que encuentran en la capital del imperio su propia organización en un gran número de sociedades y asociaciones culturales. De estos órganos, recordamos aquí los principales que, por el valor de los resultados científicos alcanzados (divulgados casi siempre a través de actas, boletines, informes, anuarios y otras numerosas publicaciones periódicas) han adquirido una importancia mundial. Así es la Royal Society, que tiene su sede en Burlington House: fundada como asociación privada en 1645 en Oxford, fue fundada formalmente en 1660 y reconocida con la patente real de Carlos II en 1663. Cada año elige a sus miembros (becarios) un pequeño número de estudiosos de las ciencias matemáticas, físicas, geológicas y biológicas, y es la primera entre las academias inglesas. También son muy importantes la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia y la Royal Geographical Society, fundada en 1830. También cabe mencionar la Astronomical Society, la Society of Antiquaries y la Royal Institution, fundada en 1779 para promover la investigación en el campo de la ciencia. .experimental. De las varias sociedades botánicas, la más importante es la Royal Botanical Society, y también recordamos la Zoological Society, que mantiene ricas y hermosas colecciones de animales en los jardines zoológicos de Regent's Park.

Junto a estas y otras asociaciones culturales se encuentran los organismos profesionales. Las profesiones jurídicas se organizan en las Posadas de la Corte que utilizan los edificios de cimientos religiosos medievales, entre los que el más famoso es el de los Templarios, conocido precisamente como "el Temple", con la iglesia (Temple Church), una joya de la época arquitectura. La Sociedad de Derecho abarca todas las ramas y aspectos de la profesión jurídica. Los médicos se organizan con fines profesionales por un lado en el Royal College of Physicians (médicos) y en el Royal College of Surgeons (cirujanos) y por otro lado están sujetos a un cuerpo moral, denominado Consejo Médico General, con funciones disciplinarias. Muchas otras profesiones tienen el centro de su organización en Londres.

La cantidad de bibliotecas es muy rica. Además del mencionado en el Museo Británico, cada uno de los distritos municipales en los que se divide la ciudad tiene una biblioteca pública. También hay numerosas bibliotecas de pago. Entre estos el más importante es la Biblioteca de Londres, que se estableció en 1841 y tuvo entre sus fundadores a Th. Carlyle tiene alrededor de 400.000 volúmenes muy valiosos. En gran número y de diversa importancia se encuentran las bibliotecas en circulación. Cabe señalar también que casi todos los institutos vinculados a la universidad y también los demás, así como las diversas asociaciones científicas y culturales, cuentan con bibliotecas, a veces con muchas decenas de miles de volúmenes (la Royal Society posee 120.000) y valiosas para rareza de obras o manuscritos. Finalmente, existen algunas bibliotecas especializadas importantes, como las de la Oficina de Patentes (oficina de patentes), la Oficina de Registro (archivo estatal) y el Guildhall.

Vida teatral. - Al menos hasta el reinado de Eduardo I (1272-1307) la corte inglesa había mantenido juglares profesionales y hacia finales de siglo. XV también los grandes nobles tenían compañías de actores bajo su protección. Estos actores actuaban no solo en las casas de los nobles patronos, sino también en público, a veces en salones pertenecientes a iglesias, gremios de la ciudad y, a veces, en el patio de las posadas. Las disposiciones de 1557, relativas a la representación de obras de teatro en dos posadas de Londres, muestran que desde entonces el Consejo privado sospechaba posibles medios de sedición en tales actuaciones, e incluso la corporación de la ciudad de Londres se opuso a ellos como estímulo para la ociosidad y el crimen y como un medio para propagar enfermedades.

La oposición del Privy Council amainó tras la llegada (1558) de la reina Isabel, amante del teatro, pero no igualmente dispuesta a gastar mucho dinero en él. Por lo tanto, se animaba a las compañías dramáticas de los nobles a recitar en público, para que pudieran encontrar un repertorio listo para ser recitado en la corte durante las vacaciones. Así apoyado por el tribunal, la solicitud del público de representaciones teatrales encontró una manera de evadir la hostilidad de las autoridades de la ciudad.

En 1576 James Burbage, actor, construyó el primer lugar de entretenimiento público en Finsbury Fields, a las afueras de las murallas de la ciudad, de fácil acceso, por lo tanto, pero fuera de la jurisdicción del alcalde. La Teatro, como se llamaba, era un edificio alto y circular, sin techo, con galerías a lo largo de los muros y con el escenario formado por una plataforma que por un lado tocaba el borde del círculo constituido por el edificio y por los otros tres lados estaba rodeado de espectadores. Esta disposición, sugerida por los recintos donde se celebraban las corridas de osos y toros y modificada por las galerías que se ubicaban en los patios de la posada, fue mejorando y elaborando con el tiempo pero durante casi un siglo siguió siendo la base de todos los espacios públicos de entretenimiento en Londres. .

De estas premisas había, en total, nueve: las Teatro (1576-1598), el Cortina (1577?-1623?), Colillas de Newington (1580-1594?), El Rosa (¿1587-1606?), Lo Cisne (1595-1621?), El Globo (1599-1644), el Fortuna (1600-1649), el Toro rojo (1605-1661) y el Esperanza (¿1613-1617?). Eran empleados de las empresas (compuestas únicamente por hombres) que, aunque dependían en nombre de mecenas nobles o reales, eran en realidad asociaciones económicamente autónomas de accionistas y actores asalariados. Dos de ellos tuvieron especial importancia: la compañía del señor chambelán, que tras la llegada de Jaime I (1603) pasó a ser la compañía del rey, que incluía a Shakespeare que escribió casi todas las obras que representaba, y Richard Burbage (hijo de James ), el primer intérprete de los principales personajes de Shakespeare: el otro, llamado Compañía del Almirante y, más tarde del Príncipe Enrique, tuvo a Edward Alleyn como actor principal.

Además de los lugares públicos de entretenimiento, había privados. Estos se diferenciaban de los primeros, porque tenían techos y eran más pequeños y porque eran frecuentados por espectadores más selectos. También es probable que el arte de actuar fuera más sutil y elaborado en teatros privados que en escenarios públicos. El origen de las salas privadas se encuentra en el deseo de ofrecer un campo de exhibición más amplio a las habilidades histriónicas y musicales de los jóvenes cantantes de las capillas reales de Londres y Windsor, así como de la Catedral de St. Paul. En 1576 un aula incluida en el área que ya había sido propiedad de los dominicanos fue acondicionada como sala de espectáculos para los chicos de las capillas reales (Frailes negros), y en 1578, o incluso antes, los muchachos de S. Paolo actuaron en una sala contigua a la catedral. El ejemplo fue seguido por empresas públicas. En 1596 James Burbage adaptó otra sala privada en el antiguo convento de los dominicos y allí, de 1608 a 1642, los actores del rey actuaron durante el invierno, utilizando el Globo para verano.

Al estallar la guerra civil (septiembre de 1642) todos los teatros fueron cerrados por orden del parlamento, y permanecieron cerrados de facto hasta la víspera de la restauración de Carlos II en 1660. En agosto de ese año, una orden real estableció dos compañías de actores: una convocada por el rey, la otra por el duque de York. Londres nunca contó con un teatro dotado o subvencionado por el municipio y estas dos compañías, aunque vinculadas a mecenas reales, contaban con el apoyo exclusivo del público. A veces fusionados y, a veces, separados, ellos y los teatros que ocupaban tuvieron durante más de un siglo el derecho exclusivo a representar obras de teatro. Entre los actores de ambos se encontraban mujeres, que en ese momento aparecieron por primera vez en Inglaterra en el escenario público. En 1663 la Compañía del Rey abrió su nuevo teatro en Drury Lane, y en 1671 la Compañía del Duque abrió uno en Dorset Garden.En 1732 se construyó un nuevo teatro en Covent Garden y desde entonces los dos reconocidos teatros de Calle Drury es Covent Garden eran los dos principales de Londres. Un tercer teatro en Haymarket fue ocupado desde 1705 hasta 1708 por actores de la antigua compañía del Duque, pero resultó inadecuado, fue utilizado para la ópera. En la misma calle se abrió otro teatro alrededor de 1720, il Pequeño teatro en Haymarket, utilizado de forma intermitente. Aquí, de 1730 a 1737, Henry Fielding realizó las farsas políticas que llevaron a la aprobación (1737) de la Ley de Licencias, que otorgó al señor chambelán el derecho de prohibir la representación de cualquier obra teatral. El teatro estuvo cerrado durante algún tiempo pero en 1766 obtuvo con patente real la autorización para realizar representaciones durante el verano, mientras que los otros dos teatros permanecieron cerrados.

El primer estrellato en la historia de la Calle Drury fue constituida, en los años de 1711 a 1732, por la dirección de Colley Cibber y otros. En 1742 se convirtió en actor principal David Garrick quien en 1747 inició su dirección, que se prolongó con éxito durante veintinueve años. Después de Garrick, la dirección pasó, durante algún tiempo, al dramaturgo Sheridan, con John Philip Kemble, su hermana y Sarah Siddons como actores principales. En 1817 Edmund Kean inició la Calle Drury la exhibición triunfal de su genio romántico. De la compañía del duque al Jardín de Dorset y al HayinarketThomas Betterton (1635-1710) fue el gran director e intérprete de Shakespeare. Hacia Covent Garden Interpretó a Quin (1693-1766), Macklin (1690? -1797) y otros grandes actores. La edad de oro de este teatro fue en los años 1803 a 1817, cuando fue dirigido por J. P. Kemble como actor principal con Sarah Siddons como prima donna. W. C. Macready fue director y actor principal de Covent Garden desde 1837 hasta 1839 y del Calle Drury de 1841 a 1843, año en el que la vida teatral de Londres fue profundamente modificada por una ley que abolió el monopolio de los dos teatros.

En reconstrucciones posteriores ambos se habían vuelto enormes, pero mientras tanto teatros más pequeños y no autorizados, como el Campos de Goodman donde en 1741 Garrick saltó a la fama, habían logrado escapar o desafiar la ley representando obras de teatro con subterfugios de todo tipo. Con la abolición del monopolio, los teatros más grandes dejaron casi por completo de representar a Shakespeare y el drama serio. La Calle Drury, bajo la dirección de Augustus Harris y otros, se convirtió en la sede de la pantomima y el melodrama y más tarde se utilizó para comedia musical, revistas y programas de variedades. La Covent Garden se convirtió, con el tiempo, en el Royal Opera House (Royal Opera House). La Haymarket, sucesor del Pequeño teatro, bajo Benjamin Webster de 1837 a 1853 y J. B. Buckstone de 1853 a 1878, el Princesa bajo Charles Kean (hijo de Edmund) de 1850 a 1859 y el Pozos de SadlerEl teatro suburbano, bajo la dirección de Samuel Phelps desde 1844 hasta 1862, se convirtió en el verdadero paraíso del drama, mientras que en todas partes funcionaban teatros con muchos tipos de representaciones.

En 1878 Henry Irving inició la Liceo su larga y famosa dirección, reportada en muchas obras de Shakespeare, durante las cuales tuvo, en su mayor parte, a Ellen Terry como actriz principal. Un nuevo, más íntimo y delicado estilo de presentación y actuación de comedia moderna fue inaugurado en 1865 por los cónyuges de Bancroft en el teatro. Principe de Gales y continuado por John Hare y otros. El género burlesco, cultivado por Ada Swanborough en el teatro del Hebra en la década de 1850-1860 y más tarde por John Hollingshead al Alegría, abrió el camino para la comedia musical que encontró su mejor expresión en las producciones de George Edwardes en Gaiety y en otros lugares. Y la comedia musical sigue ejerciendo un gran atractivo para el público londinense, aunque en un momento fue más o menos reemplazada por la revista, que casi logró suplantar incluso los antiguos programas de variedades por los music hall. Las obras de cómic de W.S. Gilbert y Arthur Sullivan, actuaron principalmente en el teatro. Saboya entre 1870 y 1890, continuaron la tradición inglesa de ópera-danza.

En los últimos años han comenzado a operar dos teatros parcialmente equipados para abono público y, por tanto, capaces de mantener los precios por debajo de los que los impuestos y otras causas han provocado que suban mucho en los teatros ordinarios. Estos dos teatros son los Royal Victoria Hall ("Old Vic") y el Pozos de Sadler tanto en la gran ópera como en la obra de Shakespeare se representan continuamente. A principios del siglo XX, se hicieron grandes esfuerzos para popularizar el sistema de repertorio et al. En Londres Teatro de la corte Harley Granville-Barker logró introducir el sistema de pocas reposiciones para las obras de G. B. Shaw y otros dramaturgos modernos. Pero Londres prefiere obstinadamente el sistema de numerosas réplicas y actualmente se aplica en todas partes, excepto en elOld Vic y al Sadler 's Wells.

A pesar de la competencia del cine, la actividad teatral en Londres es actualmente muy intensa: hay unos cuarenta teatros abiertos casi siempre. Las obras que tienen éxito tienen una larga serie de réplicas, a menudo más de un año, las que no son bien recibidas tienen muchas menos réplicas que en el pasado, porque los teatros ya no están dominados en gran medida por el actor-director apoyado por seguidores personales., Sino han quedado bajo el control de sindicatos que aspiran a obtener beneficios sin dejarse desviar por consideraciones artísticas. Los cambios de dirección y cartelera son, por lo tanto, muy frecuentes y ahora que Sir Gerald du Maurier se ha retirado por completo de la gestión activa y Sir Nigel Playfair ha renunciado a su teatro, solo las producciones ocasionales de Sir Barry Jackson y las continuas audacias siguen siendo notables. de ese verdadero y valiente hombre de teatro que es Charles B. Cochran. Los expertos creen que las artes de la actuación y la puesta en escena están mucho más avanzadas hoy que las obras escritas para el teatro.

Vida musical. - Hasta principios del siglo XVII, la vida musical de Londres, ya activa desde hace algún tiempo, se limitaba a la corte. La capilla real también prestó su trabajo al entretenimiento mundano, que la corte, especialmente bajo Enrique II, amaba y practicaba con frecuencia y que eran muy refinados. Los chicos del coro de la capilla real y los de la Catedral de San Pablo y la Abadía de Westminster también fueron entrenados para el escenario.

En la segunda mitad del siglo. El elemento coral también se desarrolló en el teatro, y las representaciones fueron en gran parte parte de la música, canciones con acompañamiento instrumental, tanto es así que en ellas se reconocen los gérmenes de la ópera inglesa. Hacia finales de 1500 se inauguró el teatro Blackfriars, donde se permitió al público asistir a los espectáculos y eventos musicales organizados para el deleite de la reina. El coro teatral se extinguió a principios de siglo. XVII, pero el interés por la música en el mundo intelectual de Londres fue suficiente para que en 1639 W. D'Avenant pudiera obtener de Carlos I las licencias para la erección de un teatro en el que "era posible realizar representaciones de vez en cuando y estudiar la preparación de representaciones musicales, escenas, ballets, etc., que se realizarán posteriormente en el mismo local o en otro, por ejemplo al finalizar los espectáculos principales ”. D'Avenant obviamente tenía la intención de montar una especie de ópera y dar conciertos, pero el proyecto no pudo llevarse a cabo, debido a la guerra civil, hasta pasados ​​unos años. En mayo de 1656, durante la dictadura, ya hizo un primer intento modesto en el género teatral, con laEntretenimiento en Rutland House, que consistió en discursos de personajes que representaban a Diógenes, Aristófanes, un parisino y un londinense a los que se sumó un concierto musical. En el otoño del mismo año había El asedio de Rodas, que puede considerarse la primera ópera inglesa. La música, debida a varios compositores, lamentablemente se pierde, al igual que la de las otras obras cedidas por D'Avenant antes de la restauración. Con la llegada de Carlos II, se llevaron a cabo varios experimentos nuevos en el campo melodramático, con obras inglesas y cuándo y cuándo la francesa Evelyn en su Diario habla de unÓpera italiana, pero probablemente fueron los franceses Arianey el atributo de "italiano" tenía que ser utilizado por el cronista en relación con el estilo musical, no con el idioma o nacionalidad del compositor. Estas obras se realizaron a expensas de particulares.

El reinado de Carlos II marca el comienzo de esa "temporada londinense" que todavía está en plena vigencia en la primavera y principios del verano. Desde ese momento el Saison se enriqueció con conciertos musicales, al principio completamente privados y en casas particulares, luego también públicos: a partir de 1678 Th. Britton organizó conciertos semanales, primero gratuitos, luego de pago. A estos conciertos asistieron los mejores músicos de la época, y la empresa contó con el apoyo de miembros de la más alta sociedad. Probablemente tuvieron que modelarse en conciertos organizados por el violinista y compositor J. Banister desde aproximadamente 1672, en su casa de Whitefriars, todas las tardes. Las "reuniones musicales" de este período y la sociedad que las asistía son objeto de divertidas sátiras en las comedias de Shadwell y otros contemporáneos, y entre otras cosas se señaló que se consideraba correcto preferir la música italiana a la inglesa. En el sec. Las temporadas de ópera italiana comenzaron en Londres, y aunque las empresas llevaron una tras otra a arruinar a los distintos organizadores, sin embargo siguieron constituyendo uno de los principales atractivos de la Saison.

La ópera italiana fue al principio un espectáculo para el mundo elegante, dirigiéndose especialmente a la gente a la ópera nacional. Pero con el favor suscitado por Ópera del mendigo (1728), sátira del teatro italiano, inicia una larga serie de Óperas de baladas que se agota sólo en el siglo. XIX.

Durante el siglo. XVIII las organizaciones de conciertos se desarrollaron considerablemente, mientras que su público permaneció totalmente constituido por las clases altas de la sociedad. Entre ellos elAcademia de Música Antigua (1710-92) dirigido por el Dr. Pepusch a su muerte (1762). En 1776 el Conciertos antiguos, que hasta 1848 continuó su actividad, que se volvió conservadora, ni admitida en los programas (establecidos por los distintos directores artísticos que se sucedieron en rotación y procedían de la más alta aristocracia, incluidos miembros de la familia real y los arzobispos de Canterbury y de York), si no música compuesta antes de los últimos veinte años. Durante el primer período del siglo el entretenimiento musical tuvo lugar preferentemente en el Taberna Corona y Ancla (en el Strand) y en el La habitación de Hickford (primero en James Street, Haymarket, y luego, a partir de 1739, en Brewer Street), donde aparecieron Gluck, Mozart y otros grandes maestros. Los abiertos en 1775 Habitaciones Hanover Square que seguiría siendo, hasta 1874, la principal sala de conciertos de Londres. Propiamente sinfónica, la música orquestal tuvo su debut en Londres en Conciertos profesionales (1785), al que siguieron los conciertos de Salomon (1791-95) con la preciosa aportación de J. Haydn (que encontró allí una orquesta muy superior a la que había tenido hasta entonces en casa y en el extranjero). El interés suscitado por las sinfonías de Haydn hizo posible la fundación, en 1813, de esa Sociedad Filarmónica que aún hoy está viva y que ahora mismo, efectivamente, alcanza la cúspide del arte orquestal. Fundada por un grupo de profesionales, siempre explicó su negocio entre los profesionales. La que siempre ha recurrido a la música contemporánea, desde la época de Beethoven, Cherubini y Clementi hasta la nuestra. Cabe recordar que el viejo Beethoven compuso su novena sinfonía por encargo de esta sociedad.

Desde principios de siglo. XIX la Ópera balada se sitúa cada vez más al margen, en comparación con la ópera extranjera, que se adapta libremente a las necesidades y gustos del entorno inglés y se enriquece con las interpolaciones de varios compositores. Así se representó, en 1824, la Freischütz por C. M. v. Weber, cuyo trabajo despertó tanta aclamación como para procurarle a Weber el encargo de otro trabajo, que fue elOberon y subí al escenario en Covent Garden en 1826. Mientras tanto, mientras la hegemonía de la ópera italiana continuaba en la alta sociedad, el público más modesto desarrolló un gran favor por la ópera inglesa o al menos cantada en inglés. El príncipe Alberto, consorte de la reina Victoria, dio motivos para la esperanza del apoyo del gobierno a la obra inglesa, esperanza truncada por la muerte del príncipe (1861). Incluso hoy en día, la ópera inglesa no tiene subsidios estatales.

El destino de la música de cámara durante el siglo XVIII son casi indistinguibles de las de la música orquestal, que ya hemos mencionado. No obstante, cabe señalar que en 1759 y 1765 se ofreció una serie de conciertos de cámara por suscripción, por la señora Cornelys, a los que actuó el virtuoso de la viola da gamba C. F. Abel, alumno alemán de J. S. Bach y J. A. Hasse. A principios del siglo XIX, la música de cámara interesaba sobre todo a la aristocracia y florecía sobre todo en conciertos, a menudo muy valiosos, que se celebraban en las casas patricias. En 1845 se vio una nueva empresa de conciertos, por suscripción, fundada por el violinista J. Ella con el nombre de Unión Musical. Fue la primera en introducir en Inglaterra el uso de programas con notas histórico-críticas. En 1859 el St James's Hall, y de los conciertos de J. Ella pasamos a Conciertos populares, no reservado solo para suscriptores, que vivieron hasta principios de siglo. XX.

La música coral siempre estuvo muy extendida en Inglaterra y, en este sentido, se recordará el gran favor recibido por los oratorios de Handel desde su primera aparición. La conmemoración de Handeliano de 1784 dio un nuevo impulso a la moda de este género musical. Durante mucho tiempo, sin embargo, las representaciones corales no tuvieron más elementos que los coristas de teatro y cantantes de iglesia, niños o adultos. Cantantes no profesionales, pero simples aficionados, formaban el coro de la Sociedad Armónica Sagrada, fundada en 1832 para la ejecución de oratorios. Esta iniciativa, estrictamente ligada a las corrientes inconformistas, tuvo sus primeras manifestaciones en diversas capillas de las iglesias, pero desde 1834 hasta 1880 los conciertos se dieron a laExeter Hall. Los directores artísticos fueron J. Surman y luego el italiano Michele Costa, de Nápoles, cuya actividad, habiendo alcanzado un alto nivel de dignidad y eficacia, fue favorecida por el movimiento, que se desarrolló aproximadamente a partir de 1844, para la instrucción coral de la personas, y de las publicaciones prácticas de música coral de la casa JA Novello. Desde entonces ha tenido el mayor desarrollo de la coral en toda Inglaterra, inigualable en ningún otro país.

Si bien el teatro de la ópera nunca logró consolidarse en Inglaterra como una institución verdaderamente nacional, el aumento de la vida de los conciertos fue enorme, especialmente a partir de mediados del siglo XIX, tanto que se puede calcular con seguridad que en Londres se celebran más conciertos que en cualquier otra ciudad europea. Entre los más importantes se encuentran los conciertos dados en el Crystal Palace de 1855 a 1901, los conciertos de Richter (dirigidos por el propio H. Richter) de 1879 a 1897, los de la Sinfónica de Londres dirigida por G. Henschel. Se dio un paso de considerable importancia con el establecimiento de Conciertos de paseo por R. Newman en 1895 con sede en Salón de la Reina. Newman también triunfó felizmente en su atrevida empresa de conciertos nocturnos (agosto-septiembre) con una orquesta de primer nivel, dirigida por H. Wood, entonces muy joven y aún desconocido. Estos conciertos continúan hasta el día de hoy sin haber sido nunca interrumpidos, bajo la dirección del propio Wood. Grande ha sido su efectividad en la difusión de la buena música, tanto clásica como contemporánea, y muchas obras hoy famosas han tenido en Salón de la Reina su primera actuación.

La música coral tiene menos desarrollo en Londres que en el norte de Inglaterra, pero tiene importantes centros allí: la Real Sociedad Coral (fundada en 1872 y dedicada especialmente al oratorio), la Coro de Bach, quien desde 1876 se ha esforzado por la difusión de la obra de Bach, sin excluir páginas de otros autores. La Coro de Bach se puede considerar el elemento más intelectual que opera hoy en día en el campo de la música coral.

La guerra de 1914-18 dañó naturalmente la vida musical de Londres. Los conciertos de la Sociedad Filarmónica y yo Paseo no fueron suspendidos. La ciudad se vio privada, sin embargo, de la actividad de los músicos alemanes, lo que fue, en cierto sentido, un daño pero, con todo incluido, la guerra también produjo un beneficio, ya que ayudó a atraer la atención común hacia la música nacional y la obra de jóvenes artistas británicos, hasta ahora fuente de apoyo y probabilidad de futuro. La temporada internacional de ópera se reanudó en 1919, pero durante unos pocos años se vio obstaculizada por serias dificultades. Las esferas de la sociedad londinense que antes apoyaban al teatro de la ópera ahora se disolvieron Covent Garden había perdido su importancia, ni se ve que pueda volver al esplendor de principios de siglo. Por otro lado, existe un interés cada vez mayor por la ópera nacional inglesa. En este sentido, la Compañía de Ópera Carl Rosa, fundada ya en 1875 por la alemana C. Rosa (originalmente Rose), ha desarrollado una excelente actividad durante varios años, especialmente en las provincias. Después de la muerte de Rosa en 1889, la empresa pudo mantener el favor del público bajo la guía de varios empresarios. Vivió allí por un corto tiempo Compañía Británica de Ópera Nacional, fundada en 1922 por un grupo de cantantes bajo la dirección de Sir T. Beecham, y que mientras tanto supo dar buenas actuaciones.

Pero las mejores esperanzas de la ópera nacional se basan ahora en el teatro "Old Vic" de Londres. Este era el nombre con el que la gente solía llamar a un teatro fundado en Lambeth en 1818 con el nombre de Royal Coburg Theatre. Durante el transcurso del siglo. XIX había bajado muy bajo. En 1880 fue comprado por Miss Emma Cons, una persona dedicada a la filantropía, y reabierto con el nombre de Royal Victoria Hall como teatro de variedades para familias. Hoy está en manos de la señorita Lilian Baylis. En 1914, además de las obras de Shakespeare, comenzaron a representarse obras populares. En 1931 fue reconstruido y asociado con el "Old Vic" il Teatro de Sadler's Wells, abandonado durante mucho tiempo. De esta forma es posible realizar actuaciones, alternando una sala con otra, todos los días durante toda la temporada de invierno (de septiembre a mayo). Estas dos salas están clasificadas entre las pertenecientes a obras piadosas y por tanto gozan de una rebaja en los impuestos y están subvencionadas por el Ayuntamiento con cargo a la fundación benéfica. El público puede acceder a las representaciones (Shakespeare y obras musicales) a bajo costo. El nivel artístico de estas representaciones ha aumentado mucho en los últimos años, y hoy se puede comparar con el alcanzado por los pequeños teatros provinciales alemanes, en lo que a orquestas y cantantes se refiere. Se trata, tras 300 años de intentos fallidos, del primer teatro de ópera inglés que ha conseguido establecerse de forma permanente, sin gozar de subvenciones estatales.

Organizaciones musicales que existen hoy en Londres: Teatros: Royal Opera House (Covent Garden), temporadas internacionales de ópera de mayo a junio, director Sir Th. Beecham Old Vic (Waterloo Road) y Sadlers Wells (Rosebery Avenue), ópera inglesa, director L. Baylis. Orquestas: British Broadcasting Corporation, director A. Boult London Symphony (fundada en 1904) London Philharmonic (fundada en 1932). Sociedades corales: Bach Choir, director A. Boult Oriana Madrigal Society, director C. Kennedy Scott Philharmonic Choir, director C. Kennedy-Scott Royal Choral Society, director M. Sargent. Radio: British Broadcasting Corporation, director A. Boult (que organiza conciertos de todo tipo, incluidos muchos conciertos de música moderna bajo la dirección de E. Clark. Posee su propia orquesta, banda y coro). Salas de conciertos: Albert Hall (Kensington Gore, 10,000 asientos) Central Hall (Westminster, 2,700 asientos) Grotrian Hall (Wigmore Street, 550 asientos) Queen's Hall (Langham Place, 2,500 asientos) Wigmore Hall (Wigmore Street, 550 asientos) suburbios. Asociaciones musicales: Sociedad Incorporada de Autores, Dramaturgos y Compositores Sociedad Incorporada de Músicos Centro de Música Contemporánea de Londres (sección británica de la sociedad internacional de música contemporánea) Sociedad de Danza y Canción Folklóricas de Inglaterra Sociedad Filarmónica Real Sociedad de Mujeres Músicas Sociedad Real de Músicos Sociedad Benevolente de Músicos Asociación Musical (de musicología). Escuelas: Real Academia de Música Royal College of Music Escuela de Música Guildhall Escuela de Música de Iglesia Inglesa.

Historia . - El romano Londinium (el nombre, sin embargo, es de origen celta) debe haber surgido en la primera mitad del siglo. Carné de identidad. C., gracias a la oportunidad geográfica del lugar, como cabeza de puente para el comercio del continente con Gran Bretaña. Los indicios de un supuesto asentamiento prerromano en su sitio son muy inciertos. Las primeras noticias que tenemos del centro romano están en Tácito (Ana(Colchester). Conquistada y saqueada en la revuelta del 61 por Boudicca, los romanos la volvieron a ocupar permanentemente después de sofocar la insurrección y pronto se convirtió en uno de los principales centros romanos de Gran Bretaña. Su importancia surge del amplísimo perímetro de las murallas romanas del que aún se conservan algunas partes en el lugar, y del cual es posible reconstruir casi todo el recorrido, delimitando la actual Ciudad, con una extensión de unas 130 hectáreas en el siglo. IV la muralla fue reforzada por murallas. Por otro lado, hay pocos testimonios literarios sobre la historia de Londinio: Adriano tuvo que pasar por allí, en su visita a Gran Bretaña en 122 (una hermosa cabeza de bronce de Adriano fue encontrada en el lecho del Támesis). En 296 fueron encerrados en la ciudad los mercenarios de Allecto, asesino del usurpador Carausio, cuyo saqueo se salvó con la llegada de Constancio Cloro con la flota. En 314 uno de sus obispos participó en el concilio de Arles. En 369 la ciudad tenía el epíteto de Augusta. Molestado en el siglo XVIII IV de las incursiones de Picti y Scoti, fue liberado en 368, con todo el sur de Gran Bretaña, por el general Teodosio. Pero, con el comienzo del siglo. V, cesa el dominio romano en Gran Bretaña y todo recuerdo de Londres desaparece durante un par de siglos.

De este completo silencio de la antigua crónica sajona algunos historiadores han querido inducir que Londres, después del 450, había desaparecido o, al menos, completamente despoblado. Pero no está claro por qué el cronista debería haber guardado silencio sobre un hecho tan importante. Sin duda la invasión sajona, que cambió por completo la situación general del país y provocó graves daños al comercio, no tenía por qué ser favorable a una ciudad que encontraba precisamente en esta el principal motivo de su prosperidad. Es muy probable que los sajones, que por regla general evitaban las ciudades, se negaran a establecerse en Londres y obstruyeran el acceso a ella por las antiguas carreteras terrestres. Pero difícilmente pudieron evitar que los londinenses siguieran usando la ruta del río, en la que probablemente terminaron permitiéndoles el tráfico libre, reservándose alguna ventaja. Si esto no se admite, es difícil entender por qué a partir del 604, cuando empezamos a encontrar noticias de Londres, la ciudad sigue apareciendo como un centro importante, que en ese año se habría convertido en sede de un obispado, y fue designada como la capital de los sajones orientales y un mercado (también de esclavos) al que se reúnen personas de diferentes países por tierra y mar.

La actividad comercial y la prosperidad de Londres, que se revelan en el aumento en el siglo. VIII, luego sufrirá graves daños por las invasiones de los daneses, que dificultan y hacen peligroso el acceso de los comerciantes a la costa oriental de Inglaterra. Así comenzó un largo período de luchas, que se prolongó durante más de dos siglos, durante el cual Londres, permaneciendo fiel a los reyes sajones, casi siempre logró defender su independencia. A pesar del estado de lucha casi continuo, la actividad comercial, al menos después de fin de siglo. X, tuvo una fuerte recuperación, tanto es así que en ese momento hay noticias de una casa de moneda londinense.

Al menos durante estos años no hay duda de que Londres contó con el apoyo de institutos y magistrados autónomos, que algunos historiadores quieren remontar a siglos anteriores, reconectándolos con los institutos romanos. De hecho, Londres se vio particularmente favorecida, en la adquisición y conservación de las franquicias de la ciudad, tanto por su posición geográfica, que especialmente en la Alta Edad Media facilitó su defensa, como por la condición en la que se encontraba en las luchas entre los sajones y los reyes daneses, baluarte de los primeros hacia los que permaneció casi constantemente fiel, manteniendo sin embargo la actitud de un poder autónomo frente a ellos. Por tanto, es lógico que las primeras franquicias concedidas a la ciudad se remonten a los reyes sajones de este período, en el que el poder debía dividirse entre la máxima autoridad eclesiástica y los representantes de la clase mercantil. El privilegio, con el que Guillermo el Conquistador reconoce y confirma los derechos de la ciudad en 1067, está dirigido al obispo y portreeve (balì del puerto).

A raíz de la victoria normanda, después de que ambos bandos habían hecho los preparativos para un asedio, que más tarde fue evitado, la ciudad de Londres se había sometido en su nombre al conquistador, independientemente del resto del reino, contra el cual mantiene su posición. posición de desapego y autonomía también en esta ocasión. En el nuevo reino no se pudo mantener esta posición, ya que el dualismo que lo había favorecido llegó a su fin, y se fortaleció considerablemente la autoridad estatal, que, a pesar de la confirmación de los papeles de franquicia, inmediatamente quiere afirmar su supremacía con la construcción. , dentro de las murallas de Londres, de una fortaleza.

Pero si, por tanto, los ciudadanos tenían que quejarse de serias restricciones a las libertades de las que habían gozado hasta entonces, la posición de Londres se convirtió en la capital del reino unificado, pacificada y unida por relaciones más frecuentes con el otro lado del Canal, cobró importancia. .y prosperidad, tanto es así que, tras un gran incendio que arrasó gran parte de la ciudad en 1077, se llevó a cabo una completa renovación del edificio. Entre otras cosas, el famoso "Puente de Londres" se construyó sobre 20 arcos, que se prolongó hasta principios del siglo XIX. La descripción más antigua que se conserva de Londres también se refiere a este período: la del monje Fitzstephen (siglo XII). En ese momento la ciudad, aumentando de tamaño, había terminado por reunirse en Westminster, sede habitual de la corte, y debido a la concurrencia de intereses políticos y comerciales, su influencia como capital del reino fue aumentando constantemente, lo que se encuentra en un posición distinta y superior a la de todas las demás ciudades. En 1131 obtuvo inmunidad judicial para todos sus ciudadanos, en el sentido de que no tenían que salir de las murallas de la ciudad para obtener justicia y al mismo tiempo los ciudadanos obtenían el derecho a nombrar las más altas magistraturas dentro de su propio seno. Judicial y exención de las obligaciones militares por tierra y mar. En 1189 el título de portreeve, hasta ahora asignado al representante de la burguesía mercantil, es reemplazado por el de alcalde, y el nuevo magistrado pronto asumió tanta importancia que en 1215 apareció como el único representante de las ciudades entre los 25 garantes de la Carta Magna, en la que por otra parte se estipulaba expresamente que Londres debía mantener sus antiguos privilegios y su alivio del deber.

La importancia absolutamente preeminente que ha asumido Londres desde el siglo. XII en el comercio inglés se desprende de las numerosas colonias de comerciantes extranjeros que se establecen allí, dándoles preferencia sobre cualquier otra ciudad en la vanguardia de los alemanes, que desde 1157 han constituido su hansa, quienes unas décadas después tienen allí su "casa" destinada a hacerse famosa bajo el nombre de Stalhof, y que al menos para la exportación de telas gozan de amplios privilegios aduaneros, no sólo en comparación con los demás comerciantes extranjeros, sino que a los propios ingleses les siguen los flamencos y luego los franceses, en su mayoría de Gascuña, que importan los vinos allí. su país y finalmente los italianos (de Venecia, Génova, Lucca, Florencia, etc.), quizás menos numerosos que los alemanes y flamencos, pero superiores, al menos en el siglo XIII, por su riqueza y actividad bancaria y financiera, que Incluso terminan levantando la hostilidad de los ciudadanos de Londres contra ellos mismos.

Mientras tanto, la ciudad que, tras haber visto en peligro sus franquicias por un conflicto con el rey Eduardo I, había obtenido de él, a partir de 1297, el reconocimiento del derecho a elegir alcalde, y el ordenamiento definitivo de su constitución municipal con los Concejales. El consejo, con el consejo común y con la división en 22 distritos, vio su población crecer mucho más que la de las otras ciudades inglesas en 1377, a raíz de la famosa peste negra, que según algunos contemporáneos habría destruido Más de 50.000 vidas, Londres todavía tenía 40.000 almas, mientras que las otras 41 ciudades inglesas no alcanzaban la media de 3000 hab. para cada uno, y muy pocos de ellos lo excedieron significativamente (York y Bristol habrían contado 12,000 hab. Plymouth y Coventry 9,000).

En proporciones no mucho menores, la riqueza de la ciudad había crecido al mismo tiempo, al menos en su estimación para determinar el impuesto. Mientras que en 1269 Londres ocupa el primer lugar entre las ciudades inglesas con un tributo de 285 libras, pero le sigue de cerca York con 200, y otras 8 ciudades con más de 100 libras por cada una, un siglo después en cambio, en la distribución del diezmo de 1373, que importó 38.170 libras en total, 733 libras fueron asignadas a Londres, mientras que York, que todavía ocupa el segundo lugar, sólo tenía derecho a 162 libras. Londres aporta 10,000 marcos al préstamo solicitado por el rey en 1397, mientras que la suma más alta, después de esto, ofrecida por Bristol, es de solo 800 marcos. Y estos signos de prosperidad son aún más significativos, si consideramos que no estábamos lejos del terrible azote de la peste que fue seguida poco después por las gravísimas revueltas de los campesinos, que invadieron la ciudad en 1381. sobre todo si tenemos en cuenta que en esos años se quejaba la decadencia de la mayoría de las antiguas ciudades inglesas.

El rápido desarrollo de la industria de la lana inglesa, que desde mediados del siglo XIV en adelante, con la ayuda de numerosos artesanos especializados que emigraron de Flandes, se transformó decisivamente en una industria de exportación, ayudó a la ciudad a reparar rápidamente este daño. su principal mercado en Londres, tanto por las numerosas colonias extranjeras como por su relativa abundancia. capital, que juega un papel decisivo en la transformación de esta industria. Sobre todo, se debe a esta actividad, casi totalmente nueva, la multiplicación de los índices de mayor bienestar en todas las clases sociales: numerosas dotaciones para reparaciones de carreteras y puentes, cimentaciones de escuelas y hospitales y otras obras de servicios públicos. .

Por otro lado, las luchas civiles, que dividieron a Inglaterra en aquellos años, a menudo involucraron a Londres, a pesar de su voluntad y sus esfuerzos, a veces coronados por el éxito, por defender su posición de poder autónomo también con las armas.

Habiéndose restablecido con la dinastía Tudor (1485-1603) la unidad y autoridad del Estado, Londres sufre ventajas mucho mayores que daños por la nueva situación que se presenta en Inglaterra: si por un lado debe renunciar a cualquier pretensión de considerar en sí mismo como un pequeño estado dentro del reino, por otro lado, mientras se las arregla para que se confirmen sus antiguas franquicias administrativas, fiscales y judiciales, se ve muy ayudado en su desarrollo al ser la capital y el centro comercial de un fuerte estado unitario, que definitivamente está en camino de una rápida expansión incluso fuera de sus propias fronteras. La gran superioridad de Londres sobre todos los demás centros urbanos del reino, que ya se había consolidado en el siglo. XIV, se hace cada vez más evidente: la población crece allí con un ritmo casi continuo, interrumpida solo por algunas plagas muy graves y crece allí no tanto por el excedente de nacimientos, que en realidad en muchos años parece haber sido menos de las muertes, sino por la fuerte atracción que Londres ejerce, cada vez más, sobre las poblaciones del campo, de los otros condados de Inglaterra y de muchas regiones de Europa.

En 1568, de una población total que debe haber superado ligeramente los 100.000 habitantes, 6704 extranjeros se registraron dentro de los muros de Londres, incluidos 5225 inmigrantes holandeses muy recientemente. En los años siguientes se sumaron numerosos flamencos que escaparon a las persecuciones religiosas, aún más numerosa es, un siglo después, la inmigración de los hugonotes, de la que se calcula que en 1685, tras la revocación del Edicto de Nantes, unos 60.000 habían estableció su domicilio en Londres.

La inmigración pronto adquirió proporciones tales que despertaron serias preocupaciones por motivos higiénicos, sociales y quizás incluso políticos en la propia reina Isabel, que tomó medidas para intentar frenar la expansión demasiado rápida de la ciudad y, sobre todo, la aglomeración excesiva de su ciudad. población. Pero las fuerzas que empujaron hacia la formación de una gran metrópoli resultaron más efectivas que esas resistencias, y Londres siguió creciendo más rápidamente en el período de la Restauración, al final de la cual, en vísperas de la segunda revolución, alcanzó un población superior a medio millón.

Pero más que por su valor absoluto, que al fin y al cabo sitúa a Londres, ya a finales del siglo XVII, en el primer lugar entre las ciudades europeas, esta cifra es tremendamente significativa por su valor relativo: tanto para la población de la ciudad, que creció en una proporción de 1:13 a lo largo de tres siglos, principalmente debido a la enorme brecha que se evidencia entre Londres y todas las demás ciudades de Inglaterra, de las cuales las más pobladas después de ella, Bristol y Norwich, no alcanzaron en ese mismo año el 30.000 habitantes, es decir 1 /17 de su población. A diferencia de lo que pasó en el siglo. XIX, en el que el triunfo de la gran industria extendió el fenómeno del urbanismo a un gran número de ciudades inglesas, en el siglo XVII ese fenómeno se había manifestado solo en la capital, y en proporciones que superan a las de épocas más recientes. Según cálculos muy precisos, los habitantes de Londres habrían representado el 5,6% de la población total de Inglaterra en 1605, el 7,6% en 1634, el 9,2 en 1661, el 9,6 en 1696.

La posición predominante de la metrópoli, revelada por las estadísticas demográficas, se confirma a su vez por la intensa actividad que en este período se manifiesta en todos los campos de la vida política, social y económica.En el largo período de luchas que dividió Inglaterra bajo la dinastía Stuart, la influencia política de la City de Londres, que bajo el gobierno Tudor más fuerte y unido tenía menos posibilidades de afirmarse, vuelve a ser predominante, tanto por la fuerza moral que representa, reuniendo en gran número dentro de sus muros, en contacto inmediato entre sí, los elementos más representativos de la vida social de Inglaterra y por el apoyo decisivo que puede ofrecer a una u otra de las partes contendientes con la ayuda financiera de su burguesía rica o con las armas de su ciudad milicia todavía organizada de forma completamente autónoma. Esta influencia resultó entonces tan decisiva que legitimó la hipótesis planteada por Macaulay de que el rey Carlos I, si hubiera logrado obtener su apoyo, probablemente habría evitado la derrota y que, en cambio, Carlos II debe la recuperación del trono a Londres.

La preeminente importancia política de Londres combinaba ya su primacía como centro cultural, que se había establecido desde la época isabelina cuando, entre otros, Shakespeare había establecido allí su hogar en el último período de su vida y los primeros teatros para su tragedias.

Aún más decisiva es la gran superioridad de Londres como puerto marítimo, como puesto comercial, como centro capitalista. Pero al mismo tiempo que los barcos de todos los países subían por el Támesis para agolparse cerca del Puente de Londres, cerca del cual ya en 1559 había 22 quais autorizada para las operaciones de carga y descarga de mercancías, la flota mercante perteneciente a los armadores de Londres, aunque todavía alcanzaba un tonelaje total muy modesto, dejaba sin embargo a gran distancia la de los demás puertos de Inglaterra y aumentaba continuamente su superioridad sobre estas.

Según un cálculo realizado en 1572, Londres poseía solo un barco mercante con una capacidad de 240 toneladas, 17 de 220 a 150 y 31 de 140 a 100 en total, por lo tanto 49 buques con una capacidad superior a 100 toneladas para una capacidad total de alrededor de 7000 toneladas En el mismo año, Bristol, que entonces se consideraba el segundo puerto marítimo de Inglaterra, tenía solo un barco de 140 toneladas, 3 de 100 y 40 de 80 a 20 toneladas. Limitando la comparación solo a barcos de más de 100 toneladas, en comparación con 7000 toneladas. de Londres, Bristol sólo puede oponerse a 440. Un siglo después, la flota mercante de Londres, todavía muy modesta, parece no obstante haberse multiplicado por diez, alcanzando una capacidad total de 70.000 toneladas, lo que representa un tercio de toda la marina mercante inglesa. Luego, cuando Inglaterra se colocó definitivamente en el primer lugar entre las potencias navales del mundo, y a fines del siglo XVIII su marina mercante alcanzó un tonelaje de 1.300.000 toneladas, 500.000 de estas pertenecían solo al puerto de Londres.

Ante un aumento tan rápido del movimiento portuario, el antiguo sistema de desembarco de barcos a lo largo de las márgenes del río, subordinando así las operaciones de carga y descarga al juego alterno de la marea, que a pesar de la gran distancia del mar aún alcanza altísimos niveles considerables , ahora representa un obstáculo muy serio para el desarrollo. Por ello en 1696 se construyó el primer muelle cerrado, que permite a los barcos realizar su descarga y carga en cualquier momento del día sin preocuparse por las mareas y ese primer intento pronto fue seguido por muchos otros, aumentando así el potencial del puerto. que ya estaba en camino de adelantar y dejar a distancia también el de Amsterdam.

Quizás aún mayor es la superioridad de Londres como centro comercial, que ya se había establecido de manera decisiva después del siglo. XII, pero en los siglos XVI y XVII asumió el carácter de un monopolio casi completo del comercio exterior. Para crear esta situación de enorme favor, contribuyen en primer lugar los privilegios de la famosa compañía de los Merchant Adventurers, que está constituida en la gran mayoría por los comerciantes de Londres, que eran la llamada London Company, rama principal y preponderante. de la Compañía Nacional. Los comerciantes de otras ciudades marítimas protestan contra los privilegios de Londres, que pretende centralizar todas las exportaciones e importaciones pertenecientes a la empresa dentro de su puerto. Pero estas protestas tuvieron el mismo resultado que las medidas ya mencionadas contra la inmigración y contra las nuevas construcciones. El monopolio comercial de Londres, ya establecido en el siglo XVI con los Merchant Adventurers, se fortaleció y expandió en el siglo siguiente con el surgimiento de grandes empresas para el comercio en las colonias y mares lejanos, que todos tienen su sede en Londres y por tanto centralizan en su puerto la mayor parte del tráfico con las Indias Orientales y Occidentales, con España y Portugal, con el Mediterráneo, con el Báltico y con Moscovia.

El centro y alma de esta actividad comercial, de carácter cada vez más internacional, se convierte en la Bolsa de Valores, que se remonta a las reuniones que los banqueros, principalmente italianos, celebraban a diario en Lombard Street en el siglo XV para el comercio de cambios. Pero sólo en el siglo XVII la Bolsa de Valores de Londres, siguiendo el ejemplo de la de Amsterdam, se convirtió en el centro de un activo comercio de especulación, no solo de bolsas, sino de mercancías y valores, entre los que empezaron a ser objeto de controversias. Negociación frecuente de acciones de grandes empresas comerciales. El desarrollo de la bolsa y las sociedades anónimas es solo la manifestación más evidente del surgimiento del capitalismo en la economía inglesa, en la que la formación de riqueza mueble comienza a ralentizarse durante el reinado de Isabel, pero se acelera mucho más. después de la Restauración. Al mismo tiempo, el triunfo del capitalismo en todos los campos de la vida económica se manifiesta en la función cada vez más importante y vasta que en él asume el crédito, que, ejercido durante muchos siglos por extranjeros (y nuevamente en el siglo XVII, por sumas muy elevadas) , por holandés) pasó gradualmente a manos de comerciantes, banqueros y orfebres ingleses. También para el crédito, el mercado inglés tiene su sede casi exclusivamente en Londres, donde Lombard Street sigue siendo la sede preferida de los banqueros nacionales y extranjeros, donde los orfebres-banqueros inician el sistema de circulación fiduciaria, y donde se fundó el Banco de Italia en 1694. Inglaterra, que durante muchos años tendrá una única sede en la capital. Frente a esta centralización quizás excesiva de la vida inglesa, en todas sus manifestaciones, en la capital, la revolución industrial determina una reacción espontánea. El auge de las grandes empresas, el uso de máquinas y el vapor llevan a ubicar industrias donde hay abundancia de materias primas, combustible o energía hidráulica, facilidad de transporte, menor costo de mano de obra. Así, la atracción ejercida hasta ahora por los condados del sur y especialmente Londres se está manifestando ahora en las regiones del carbón, Yorkshire, Lancashire.

En las regiones industriales, un gran número de pequeñas ciudades de unos pocos cientos de habitantes se transforman en unas pocas décadas en grandes ciudades en el período de 1685 a 1760 Liverpool ha crecido 10 veces Manchester y Birmingham 7 veces Sheffield 6 veces. En los siguientes 100 años, de 1761 a 1860, las mismas cuatro ciudades vieron nuevamente su población diez veces mayor. Por lo tanto, era posible hablar, para la Edad del Hierro, de los canales y el comienzo de las máquinas, de dos Inglaterra, distintas desde el punto de vista de la geografía y la civilización, una es el norte de Inglaterra, el oeste y los otros condados centrales. son el sur y el este de Inglaterra. En el primero todas las nuevas formas de actividad industrial se multiplican en el segundo, junto a la muy floreciente ganadería y agricultura, las antiguas industrias tradicionales permanecen en un estado casi estancado y con algunos signos de decadencia.

Londres, el mayor centro de las regiones SE. y de toda Inglaterra, sólo se ve afectada parcialmente por el daño del cambio de situación: su enorme superioridad demográfica disminuye significativamente sobre todos los demás centros urbanos de Inglaterra y se ralentiza durante la mayor parte del siglo. XVIII el aumento de su población pero la actividad comercial se mantiene en todo su vigor, que de hecho, a pesar del rápido ascenso de Liverpool, especializado en el comercio con América del Norte, crece considerablemente en importancia debido a la mayor intensidad del comercio con Francia, con el Países mediterráneos y con las Indias Orientales y Occidentales.

Las condiciones materiales de existencia, que hasta principios del siglo XVIII habían sido verdaderamente deplorables para la gran masa de la población, comienzan a mejorar considerablemente. Se presta más atención al mantenimiento, la iluminación, la seguridad nocturna, la higiene pública, la construcción de acueductos, la defensa contra pestilemze, el cuidado de los pobres. Se aumenta el número y se mejora el funcionamiento de los hospitales, y se combate el flagelo de la mortalidad infantil, que hasta 1750 había permanecido en un apogeo impresionante.

En la vida política, literaria, científica, artística y social, Londres, favorecida también por la mayor facilidad de comunicación, sigue siendo el gran centro de atracción y propulsión de todas partes de Inglaterra, Escocia, la propia Irlanda, todos los jóvenes que Quienes quieran abrirse camino en el campo de las letras y las artes, quienes quieran iniciar una carrera política, quienes quieran profundizar sus estudios en cualquier disciplina, necesariamente se dirijan a Londres, que representa en la vida inglesa lo que el París de los siglos XVIII y XIX. siglos fue para Francia. Incluso en el ámbito de la vida universitaria, que es, sobre todo en Inglaterra, uno de los más apegados a la tradición, el atractivo de la metrópoli acaba rompiendo el antiguo monopolio de Oxford y Cambridge.

Por tanto, en el momento en que el largo y mortífero duelo con la Francia revolucionaria acaba con la victoria de Inglaterra, el desarrollo de la metrópoli inglesa está ya muy avanzado y presenta ahora aquellos rasgos que le serán característicos a lo largo del siglo XIX. Pero después de 1815 ese desarrollo se aceleró enormemente por una serie de circunstancias favorables: 1. El cambio en la estructura demográfica y económica de Inglaterra, que después de haber sido un país exportador de cereales durante todo el siglo XVIII, debe depender en cambio rápidamente Desde el exterior para alimentar a una gran parte de la población, que aumenta rápida y continuamente, y que tiende a espesarse cada vez más en las ciudades 2. La necesidad, derivada también de esta situación demográfica y alimentaria, de intensificarse cada vez más y mayor producción industrial y destinar una parte cada vez mayor a las exportaciones.3.La ampliación del imperio colonial, la formación de vastas colonias de poblaciones británicas, la explotación de enormes extensiones de tierras de ultramar, que habían quedado sin cultivar o sin utilizar para los europeos. consumo 4. la multiplicación y transformación del transporte marítimo y la rápida construcción de una red ferroviaria completa al inglés, lo que permite la intensificación del comercio interno, y la participación de todas las regiones en el comercio oceánico incluso para mercancías voluminosas y de bajo valor.

De estas circunstancias, la ciudad que sufre mayores ventajas es precisamente Londres, que, a excepción de Norteamérica, ya era el centro natural del comercio marítimo de Inglaterra con casi todos los estados europeos y con todo el mundo colonial, y que en unos pocos años después de 1833 estaba unida a todas las regiones de Gran Bretaña por una densa red de ferrocarriles radiales. Por tanto, al intenso movimiento ya provocado por el consumo de la inmensa metrópoli y por los intercambios que se realizan en su mercado, se suma una parte significativa del tráfico de importación y exportación de las principales regiones industriales del centro y norte. Del aumento de la intensidad del tráfico, que va acompañado de un aumento muy significativo del tonelaje medio de los buques, surge sobre todo la necesidad de la ampliación y renovación de las instalaciones portuarias.

El puerto de Londres debe originalmente su fortuna, además de su posición en el centro de una de las regiones más pobladas de Inglaterra, y completamente resguardada de la violencia del mar y de los hombres, a la acción de las mareas, que permite el acceso a barcos de marea media incluso donde el río, en marea baja, sólo tendría una profundidad de tres metros. Iniciado, como se ha mencionado, a finales del siglo XVII, el sistema de esclusas de muelles, había encontrado una amplia aplicación, en el siglo XVIII, en las tierras bajas a la izquierda del Támesis, pero siempre en las inmediaciones de la Ciudad. y con cuencas de proporciones y de modesta profundidad. Durante el siglo. XIX en cambio, en diversas ocasiones se construyen cuencas mucho mayores, para adaptarse a las crecientes necesidades de la marina mercante, eligiendo -siempre a la izquierda del río- terrenos más alejados de la ciudad, para no obstaculizar el desarrollo de la edificación y tener mayor disponibilidad de espacio hasta que a finales de siglo se inició la construcción de las grandiosas cuencas de Tilbury, 40 km. aguas abajo del Puente de Londres, apto para recibir los transatlánticos más grandes.

De la mano del incremento del tráfico marítimo y de la ampliación de las instalaciones, que hacen de Londres no un puerto en el sentido común de la palabra, sino un sistema portuario, sumamente vasto, variado y complejo, el avance de la actividad comercial. Londres ya no es solo el principal centro de comercio entre Inglaterra, sus colonias y los estados de Europa, sino que se ha convertido, en la era Vitioriana, en el mayor mercado internacional. Para muchos productos, como la lana en bruto, el yute, una gran cantidad de productos tropicales, el oro y muchos otros metales, el mercado de Londres fija los precios mundiales y pertenecen a él comerciantes de todo el mundo. En proporciones quizás incluso mayores, el mismo fenómeno se repite para el transporte marítimo de mercancías y los mercados de capitales. Inglaterra, que en dos siglos ha alcanzado una acumulación capitalista, que deja a gran distancia la de los países más ricos del pasado, puede destinar una parte muy significativa de estos capitales a inversiones en países extranjeros y, por tanto, Londres comparte con París. proporciones mucho mayores, la primacía en el mercado financiero mundial.

El gran desarrollo de la actividad comercial y la suma de intereses que se vinculan a ella, colocan a los comerciantes de Londres al frente de la campaña por la conquista del libre comercio, campaña que se considera iniciada precisamente con la petición presentada en 1820. al parlamento por los comerciantes de Londres, quienes apoyaron la necesidad y utilidad del libre comercio con excelentes argumentos. Una solemne afirmación de la importancia internacional asumida por el mercado londinense se produjo en la Exposición Universal de 1851, que luego fue acogida con gran entusiasmo, y que adquirió especial significación precisamente porque siguió inmediatamente al triunfo del libre comercio y se reveló al mundo la profunda transformación que se ha producido en la economía española.

Pero el índice más significativo del progreso de Londres en el siglo. XIX se aprecia en las cifras de población, que ha aumentado, en el condado de Londres, en las siguientes proporciones: 1801, 959,310 habitantes 1841, 1,949,277 habitantes 1881, 3,830,000 habitantes 1901, 4,536,063 habitantes.

El aumento demográfico asumió tales proporciones que no solo la población ya no puede estar contenida en la ciudad vieja con Westminster y los otros suburbios inmediatos, sino que incluso el intercondado de Londres, transformado en una ciudad casi continua, no es para ello. más suficiente, y se debe crear un "gran Londres" que se extienda por varias millas fuera de los límites del condado. Para tener, por tanto, un término de comparación, dentro de los límites del actual "gran Londres", la población que en 1801 era de 1.114.644 hab., Aumentó en 1901 a 6.591.402. Si el aumento hubiera continuado en las proporciones alcanzadas entre 1801 y 1881, cuando la población se había duplicado en 40 años, debería haber llegado a 9 millones en 1921 y excedido de 11 millones en 1931. En cambio, la población encuestada en 1931 resultó solo de 8.200.000 hab. Este enorme aumento y expansión de la ciudad va acompañado del fenómeno de la despoblación de la Ciudad Vieja, sin embargo, el centro de los negocios y la vida pública, donde sin embargo los londinenses evitan cada vez más mantener su hogar. Desde 126.129 hab. en 1801, su población llegó a 26.923 en 1901, y ahora es poco más de 13.000.

Con este cambio muy fuerte del centro a la periferia, el antiguo sistema municipal, según el cual la administración y representación de la ciudad se confiaba principalmente al alcalde y la congregación de la ciudad, demostró ser un contraste demasiado marcado con la realidad. Por tanto, tras medidas parciales, con la reforma de 1886, sin destruir ninguna de las instituciones tradicionales, las principales funciones administrativas fueron encomendadas al London County Council.

T ratas y conferencias de L ondra. - Tratado de 2 de agosto de 1718. - Representó la entrada de Austria en el sistema de la Triple Alianza Franco-Anglo-Holandesa. La gestación había sido larga y difícil, bajo la pesadilla de la amenaza española: la expedición de Felipe V a Cerdeña (julio de 1717) aceleró las negociaciones franco-inglesas, que, gracias a Dubois y Stanhope, terminaron en los preliminares estipulados en Londres en Enero de 1718. La invasión de Sicilia (agosto de 1718) indujo a Austria a unirse a ella, convirtiendo la alianza en un arma para derrocar al renaciente poder español. El tratado incluía cuatro actos distintos: el proyecto de paz entre el emperador y el rey de España, otro entre el emperador y el rey de Sicilia, el pacto de alianza entre el emperador, Francia, Inglaterra y Holanda, y finalmente doce artículos secretos. Carlos VI y Felipe V renunciaron a la corona de España y Francia respectivamente.Se estableció la transferencia de Sicilia al emperador y de Cerdeña a Vittorio Amedeo II. Parma-Piacenza y Toscana fueron reconocidas como feudos imperiales, la Casa de Saboya renunció a cualquier reclamo sobre los vigevaneses y sobre los feudos de las Langhe, pero retuvo el derecho a suceder a la corona española. Los contratistas se comprometieron, en caso de negativa, a obligar a España y Piamonte a aceptar el tratado. Vittorio Amedeo II se incorporó, de hecho, el 8 de noviembre de 1718. El pacto de Londres separó a Francia de España, aliada natural, para devolverla a sus adversarios tradicionales y a Italia, debilitando a Piamonte y paralizando la labor política de Alberoni, fortaleció a los austríacos. hegemonía que comenzó con las paces de Utrecht y Rastadt.

Conferencia para Grecia (1827-1832). - La primera gran reunión internacional en Londres en el siglo IX. XIX, con la excepción de las conversaciones de junio de 1814 sobre la erección del reino de los Países Bajos y la conferencia de 1815 sobre medidas para reprimir el tráfico, fue la relativa a la independencia griega. Con el protocolo anglo-ruso del 4 de abril de 1827, firmado en Londres por Wellington y Wesselrode, se reconoció la autonomía de Grecia, autonomía que confirmó y aseguró el Tratado de Londres del 6 de julio de 1827 entre Francia, Gran Bretaña y Rusia. Para la solución de la cuestión, la conferencia de Londres entre los representantes de las mismas potencias se inició el 12 de julio de 1827, que, inaugurada el 15 de junio de 1828 y se prolongó por diversos acontecimientos hasta 1832, supuso el reconocimiento de la independencia helénica (protocolos del 16 de noviembre de 1828 , 22 de marzo de 1829, 3 de febrero de 1830) y con el tratado de Londres del 7 de mayo de 1832 para la designación del príncipe Otto de Baviera como rey de Grecia.

Conferencia para Bélgica (1830-1833). - Durante las laboriosas negociaciones sobre la cuestión griega, la insurrección belga brindó la ocasión para otro encuentro diplomático (1830). Los embajadores de Francia y Rusia y el Palmerston, exitoso en Aberdeen para Asuntos Exteriores, también comenzaron a ocuparse de los asuntos de Bélgica. Pero más tarde también los representantes de Austria, Prusia y Holanda (y más tarde Bélgica) participaron en la conferencia, que duró desde el 4 de noviembre de 1830 durante setenta sesiones hasta 1833. Tras el reconocimiento de la independencia de Bélgica y de Leopoldo de Coburgo como rey (4 de junio de 1831), la conferencia encontró la dificultad más grave cuando Austria, Rusia y Prusia se negaron a aceptar el ultimátum a Holanda para aceptar el tratado de 24 artículos del 15 de noviembre de 1831. Sólo quedaron Francia e Inglaterra lograron obtener de Holanda la aprobación de la convención del 21 de mayo de 1833, que excluía la reanudación de las hostilidades y reconocía la libertad de navegación en el Escalda. El Tratado de Londres del 19 de abril de 1839, firmado por los representantes de Francia, Gran Bretaña, Prusia, Austria, Rusia y Holanda puso fin a la cuestión.

Protocolo del 8 de mayo de 1852. - En 1848 la intervención de Francia, Inglaterra y Rusia había puesto fin al conflicto armado entre Prusia y Dinamarca debido a la secular disputa por los ducados de Schleswig y Holstein, de los que el rey de Dinamarca era soberano por derecho hereditario, pero de los cuales la confederación germánica y sobre todo Prusia, fortaleciéndose con los sentimientos de gran parte de la población, reivindicaron el carácter alemán, oponiéndose a su asimilación a los dominios del mismo monarca. Un protocolo firmado en Londres el 4 de julio de 1850 entre los plenipotenciarios de Francia, Rusia, Gran Bretaña, Austria, Suecia y Dinamarca ya había declarado intangible la integridad territorial del reino danés, también en vista de la inminente extinción de la dinastía gobernante. Los mismos poderes habían asegurado la sucesión del príncipe Christian de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glucksburg, pero no habían podido obtener la adhesión al protocolo del duque de Augustenburg, pretendiente a la sucesión de ducados. Con el protocolo de mayo de 1852, los poderes signatarios del de 1850 creyeron que habían sancionado la solución pacífica del conflicto, ya que tanto Dinamarca por un lado como Prusia y la confederación germánica por otro se adhirieron formalmente a las estipulaciones de 1850. A finales de 1852 el propio duque de Augustenburg envió su adhesión y el rey de Dinamarca se vio obligado a respetar las franquicias particulares de los ducados de Elba, compromiso que fracasó debido a la presión de los partidos unitarios daneses, por tanto responsables de la reapertura. de la cuestión de los ducados que tenía tantas perspectivas dañinas para Dinamarca.

Convenio por México del 31 de octubre de 1861. - Se estipuló entre los plenipotenciarios de España, Francia y Gran Bretaña organizar una expedición a México a fin de obtener de Benito Juárez, de los liberales mexicanos elevados a la presidencia de la república, que reanudara el pago de los intereses de la préstamos contratados al exterior. Los términos de la Convención de Londres excluían cualquier plan de ocupación territorial por parte de los tres poderes y también implicaban la promesa de dejar al pueblo mexicano libre para elegir la forma de gobierno que más le convenía. El general Prim, comandante de la fuerza expedicionaria que España se apresuró a desembarcar en Vera-Cruz utilizando las guarniciones de la vecina isla de Cuba, y el emperador Napoleón III pretendían interpretar estos compromisos de forma elástica: de hecho hubiera bastado con Reconocer una importancia exagerada al partido conservador mexicano liderado por el general Miramón, desafortunado rival de Juárez, para excusar una intriga a favor de la restauración del imperio mexicano por un movimiento espontáneo. El candidato del gobierno francés, el archiduque Maximiliano de Austria, se impuso y el Prim adoptó entonces la opinión del gabinete de Londres, de que la reconstitución del gobierno mexicano era ajena al programa de acción internacional previsto por la Convención de Londres. Por lo tanto, esto se convirtió en un lapso y Francia se quedó sola para enfrentar los riesgos de la expedición.

Conferencia para Schleswig-Holstan (verano 1864). - Después de que la tregua de hostilidades entre Dinamarca y las dos grandes potencias germánicas se unieran contra ella, Austria y Prusia, tregua que duró del 12 de mayo de 1864 al 26 de junio, el gobierno británico convocó a los poderes signatarios del anterior tratado de 1850 a Londres y propuso que, en vista del cambio de situación, se abandonara el principio de integridad territorial de Dinamarca. El emperador Napoleón III aceptó esta nueva base de negociaciones, siempre que se consultara al pueblo de Schleswig mediante un plebiscito. La negativa de Austria y Prusia a admitir esta reserva, aunque sólo fuera para los distritos del norte de Schleswig, hizo imposible continuar la conferencia y se reanudó la guerra, con el aplastamiento definitivo de Dinamarca. Esto, apoyado en la solidaridad de los habitantes de habla danesa de esos distritos, mantuvo viva la protesta contra la violencia sufrida, que finalmente se reparó con el plebiscito tras la derrota de Alemania en 1918.

Tratado de 11 de mayo de 1867 para Luxemburgo. - El emperador Napoleón III, para compensar en cierta medida, a los ojos de la opinión pública francesa, las grandes adquisiciones territoriales de Prusia tras la campaña victoriosa de 1866, había negociado con el rey de los Países Bajos la compra a través de un gran suma de dinero del Gran Ducado de Luxemburgo, en la que ese rey fue investido personalmente por un antiguo título feudal. La oposición del parlamento prusiano a esta cesión de un territorio históricamente ligado a la patria alemana dio un buen juego a Bismarck, que previamente se había mostrado ante el embajador francés en Berlín, Benedetti, a favor de la negociación, para disuadir al tribunal de La Haya de concluir la venta. No había otra forma para que la diplomacia francesa obtuviera al menos una satisfacción formal que no fuera una revisión del régimen internacional determinado para Luxemburgo por los pactos del 19 de abril de 1839. Con el nuevo estatuto internacional de 1867, los plenipotenciarios de Austria, Francia, Bélgica , Italia, Holanda, Prusia y Rusia confirmaron los títulos de la casa de Nassau para triunfar en el gran ducado y le garantizaron una neutralidad perpetua. Luxemburgo dejó de estar fortificado, el vínculo entre Luxemburgo y la Confederación Germánica se declaró disuelto y Prusia retiró sus tropas de ese territorio.

Conferencias para el Mar Negro y el Danubio. - El 13 de marzo de 1871 se firmó el protocolo final de la conferencia convocada en Londres para revisar las estipulaciones del Tratado de París que limitaba la libertad de movimientos de la armada rusa en el Mar Negro. Hasta el 19 de octubre de 1870, tomando Aprovechando las circunstancias favorables creadas por la guerra franco-prusiana, que había dislocado a la coalición antirrusa quince años antes, Rusia había notificado a los poderes signatarios del Tratado de París de 1856 la denuncia de las estipulaciones marítimas contenidas en ese tratado y en la convención adicional que lo acompañó. Tan pronto como el cese de hostilidades entre Francia y Prusia hizo posible la reunión de la conferencia, esta conferencia, con la participación de los plenipotenciarios de Francia, Gran Bretaña, Austria, Italia y Rusia, acordó la abolición de las cláusulas denunciadas por el Gobierno ruso.

Otra conferencia tuvo lugar del 8 de febrero al 10 de marzo de 1883 para las cláusulas del tratado de Berlín de 1878 sobre la navegación por el Danubio, con la participación de los poderes signatarios de ese tratado. Bulgaria estuvo representada por Turquía, Rumanía y Serbia fueron admitidas sin derecho a voto. Pero el primero no aceptó.

Conferencia para Egipto. - Fue la de los delegados de las grandes potencias y los de Turquía para deliberar sobre la situación provocada por la crisis financiera egipcia. Terminó en marzo de 1885 con la Convención de Londres, que fue la base de la administración financiera de Egipto.

Tratado anglosajón-Japonés 30 de enero de 1902. - Inglaterra, que había permanecido ajena a las negociaciones resultantes de la Guerra Sino-Japonesa de 1894, encaminadas a limitar los frutos que Japón podía esperar de su victoria, la consideró indispensable para la preservación del principio de puertas abiertas, en el régimen comercial de el Lejano Oriente, para hacer acuerdos con Japón. Este último, desconfiando de Alemania y Rusia, buscó una garantía de una posible expansión en la alianza inglesa y firmó voluntariamente este tratado.

Conferencia naval (1908). - Se llevó a cabo por invitación del gobierno británico con el fin de resolver las cuestiones relativas al bloqueo, el contrabando, etc., planteadas en la segunda conferencia en La Haya. Iniciada el 4 de diciembre de 1908, finalizó el 26 de febrero de 1909, pero la declaración de Londres que era el documento final no fue ratificada.

Conferencia para los Balcanes (1912-1913). - Fue convocado para intentar concluir la paz entre Turquía y sus estados cristianos adversarios (Bulgaria, Grecia, Montenegro y Serbia). Inaugurado el 16 de diciembre de 1912 por el Ministro de Asuntos Exteriores británico, fue suspendido sin conclusión el 6 de enero de 1913. Revocado el 30 de mayo de 1913 para la firma del Tratado de Londres de la misma fecha, fue prorrogado el 9 de junio en vísperas de el estallido de la Segunda Guerra Balcánica.

Pactos de 1914-1915. - El 5 de septiembre de 1914, los representantes de los gobiernos francés, inglés y ruso firmaron la declaración en la que las tres grandes potencias que luchaban contra los imperios centrales se comprometían a no negociar una paz separada. La declaración (conocida como el Pacto de Londres) fue firmada por el representante de Japón el 19 de octubre de 1915 y el 30 de noviembre de 1915 en marzo. Imperial para Italia.

Para el acuerdo o pacto de Londres del 26 de abril de 1915, por el cual Italia se unió al grupo Entente, ver XVIII, pág. 103 XIX, pág. 895.

Conferencia naval de 1930. - Tuvo lugar del 21 de enero al 22 de abril de 1930 a raíz de una invitación dirigida el 7 de octubre de 1929 por el gobierno británico a Italia, Francia, Estados Unidos y Japón. Su propósito era extender las limitaciones establecidas por la Conferencia de Washington (21 de abril de 1921 - 6 de febrero de 1922) para acorazados y portaaviones a todas las categorías de barcos. Se hizo un intento similar, por iniciativa de los Estados Unidos, en la conferencia de Ginebra (del 20 de junio al 4 de agosto de 1927), pero fracasó, porque Italia y Francia no les habían permitido participar y porque Inglaterra, los Estados Unidos United y Japón no se habían puesto de acuerdo sobre la limitación de cruceros.

En la conferencia de Londres los principales delegados políticos fueron: por Italia el Ministro de Relaciones Exteriores, Grandi por Francia el Primer Ministro, Tardieu, y el Ministro de Relaciones Exteriores, Briand por Inglaterra, el Primer Ministro MacDonald y el Ministro de Relaciones Exteriores, Henderson por el Secretario de Estado de los Estados Unidos Stimson para Japón Wakatsuki. La conferencia fue precedida por un acuerdo entre Inglaterra y Estados Unidos. Francia participó de mala gana, porque prefería que la cuestión de la limitación de los armamentos navales fuera tratada, con la limitación de los armamentos terrestres y aéreos y la seguridad, por la Sociedad de Naciones. Propuso un proyecto sobre el método de limitar los armamentos navales, con la esperanza de que la limitación real se delegara en la Sociedad de Naciones, pero permaneció aislada. Inglaterra y Estados Unidos han acordado estas bases: 1. para grandes cruceros (armados con cañones de más de 155 mm.), 180.000 toneladas. y para cruceros pequeños (armados con cañones de 155 mm. o menos), 143.500 toneladas. pero Inglaterra también puede tener 146.800 toneladas para grandes cruceros. y 192.000 para los pequeños, lo que dio satisfacción a su postulado de contar con un mayor número de cruceros pequeños 2. para el torpedero, 150.000 toneladas. 3. para submarinos, 52.700 toneladas. Japón pedía el 70% (en lugar del 60, como se estableció en Washington) del tonelaje británico o estadounidense. Obtuvo 108.400 toneladas. para grandes cruceros, 100.450 para pequeños, 105.500 para torpederos, 52.700 para submarinos, lo que significa 70% para pequeños buques de inercia y torpederos, paridad para submarinos y 60% para grandes cruceros, pues pero hubo un compromiso a su favor con respecto a las fechas. de construcción de Estados Unidos. Este acuerdo fue hecho por Japón por consideraciones de conveniencia política, pero se encontró con una fuerte oposición en los círculos navales de alto nivel.

Italia y Francia no participaron del acuerdo para limitar las tres categorías mencionadas, porque la segunda pedía tonelajes demasiado elevados y, contrariamente a lo que había hecho en Washington, se negaba a mantener la paridad con Italia. Italia, por otro lado, se declaró dispuesta a aceptar cualquier limitación, siempre que se acordara un número igual de la potencia continental europea más fuerte. Inglaterra deseosa de reafirmar el principio de dos potencias estándar, intentó zanjar las diferencias italo-francesas, pero fracasó debido a la intransigencia de Francia.

Sin embargo, las cinco potencias han concluido algunos acuerdos, los más importantes de los cuales son: 1. el aplazamiento de la construcción de acorazados, que el tratado de Washington preveía para el período 1930-36 2. la limitación del tipo de submarinos 3. nuevos normas sobre el uso de submarinos en sustitución del tratado de Washington del 6 de febrero de 1922, que nunca había entrado en vigor debido a la falta de ratificación por parte de Francia. El Tratado de Londres (22 de abril de 1930) es válido (menos las reglas sobre el uso de submarinos, que tienen una duración ilimitada) solo hasta el 31 de diciembre de 1936 y, por lo tanto, debe considerarse como complementario al de Washington.

La conferencia de Londres constituye un éxito notable para los Estados Unidos, que logró alcanzar la paridad naval con Inglaterra y unir a Japón, fuera de cualquier interferencia de la Liga de Naciones.

Conferencia económica mundial. - Se reunió en Londres del 12 de junio al 27 de julio de 1933 con la participación de 64 estados y bajo la presidencia de R. MacDonald. La delegación italiana estuvo presidida por G. Jung, Ministro de Finanzas. La reunión de una conferencia para la discusión de los problemas económicos y financieros, consecuencia de la crisis que estalló en el mundo en 1929, había sido convocada en las resoluciones de la conferencia de Lausana (v.) De 1932. Y se preparó la agenda por una comisión preparatoria nombrada por la Liga de Naciones.

La conferencia económica mundial parecía haber tenido un buen comienzo. En la discusión general, que duró tres días, los delegados de los principales países expresaron un abierto deseo de colaboración internacional. Se mencionó la necesidad de resolver tres cuestiones fundamentales: aumento del nivel de precios, estabilización de las monedas, eliminación de obstáculos al comercio, y en los discursos del presidente de la conferencia y del jefe de la delegación italiana, también la necesidad para la liquidación definitiva de las deudas de guerra. A partir del cuarto día se continuó con el trabajo en dos comités: el económico (subcomités de política comercial, coordinación de producción y ventas, subsidios directos e indirectos, temas de recompensas a la exportación, etc.) y el financiero (subcomités de medidas inmediatas de reorganización financiera). , medidas permanentes para el restablecimiento de una base de oro internacional). Sin embargo, pronto surgieron divergencias dentro de la comisión de finanzas, lo que condujo a una fase crítica.De hecho, mientras los países de la moneda de oro, representados principalmente por Francia e Italia, insistieron en una estabilización de la libra y el dólar que habían abandonado la paridad del oro respectivamente en septiembre de 1931 y abril de 1933, Estados Unidos insistió en la necesidad de posponer al estudio de este problema, a solucionar el de los intercambios comerciales, mientras que Gran Bretaña ocupaba una posición intermedia, intentando más bien acercarse a las dos tesis. El 16 de junio, los expertos financieros llegaron a un acuerdo sobre la necesidad de la estabilización monetaria, pero el texto de la declaración fue rechazado por el presidente de los Estados Unidos, F. D. Roosevelt. Hacia fines de junio, los delegados volvieron al problema con una declaración de principio, a la que también se adhirió el delegado estadounidense, pero Roosevelt nuevamente y rechazó enérgicamente la declaración, afirmando que el problema de la estabilización monetaria no era competencia de la conferencia. . En respuesta, los estados del bloque de oro (Francia, Italia, Suiza, Bélgica, Holanda, Polonia) reafirmaron el 3 de julio su voluntad de permanecer fieles a la base de oro, invitando a sus bancos centrales a una acción de defensa conjunta.

Por tanto, se preveía la posibilidad de una disolución inmediata de la conferencia. Entonces se decidió continuar el trabajo especialmente en la comisión económica. Pero la conferencia terminó sin resultados de apreciable valor práctico. Solo se mantuvo vivo un comité presidencial para una posible reunión posterior en condiciones más favorables.

Bibl. : H. P. W. Wheatleyte Cunningham, Londres pasado y presente, 1891 W. Besant, Londres, Westminster, Sur de Londres, El este de Londres, 1891-1902 C. E. N. Bromehead, La influencia de su geografía en el crecimiento de Londres, en Geogr. Journ., LX (1922), págs. 125-135 y un documento de H. Sellier, Los movimientos de población y el hábitat en Londres, en La Vie Urbaine, 15 de agosto de 1922 W. Page, Londres: su origen y desarrollo, Londres 1923 H. Ormsby, Londres sobre el Támesis. Un estudio de las condiciones naturales que influyeron en el nacimiento y crecimiento de una gran ciudad., Londres 1924 Gordon Home, Londres romano, Londres 1926 Ch. G. Harper, El propio Londres de un londinense, Londres 1927 Gordon Home, Londres medieval, Londres 1927.

En el puerto: D. J. Owen, El puerto de Londres ayer y hoy, Londres 1927 L. L. Rodwell Jones, La geografía del río London, Londres 1931 J. G. Broodbank, Historia del puerto de Londres, vols. 2, Londres 1921 J. H. Schultze, Die Häfen Englands, Leipzig 1930, págs. 12-37.

Geología: S. W. Wooldrige, La evolución estructural de la cuenca de Londres, en P. Geol. Ass., XXXVII (1926), págs. 162-197 S. W. Wooldrige, La historia pliocena de la cuenca de Londres, en P. Geol. Ass. Londres, XXXVIII (1927), págs. 49-133 S. W. Wooldrige, La plataforma Zoo Feet en London Basin, en P. Geol. Ass., XXXIX (1928), págs. 1-26.

Industria: La nueva encuesta sobre la vida y el trabajo en Londres, Yo, Industrias de Londres, i, Londres 1931 (vol. II de la obra iniciada en 1928 por la "London School of Economics" dirigida por Llewellyn Smith está dedicada al estudio de la evolución social y económica de Londres).

Para la historia, consulte: W. Besant, Londres, vols. 2, Leipzig 1893 id., The Survey of London, vols. 10, Londres 1902-11 id., Historia de Londres, vols. 2, Londres 1910-12 id., Londres, en Historias de los pueblos ingleses, Londres 1920-23 R. A. Smith, F. W. Reader, H. B. Walters, Londres romano-británico, en Victoria Historia de Londres, I (1909), págs. 1-146 H. B. Whealtey, La historia de Londres, 5a ed., Londres 1930 Haverfield, Londres romano, en Revista de estudios romanos, I (1911), págs. 141-172 W. Lethaby, Londinium, Londres 1923 Mac Donald, en Pauly-Wissowa, Real-Encycl., XIII, col. 1396-1399 K. Knoll, Londres en Mittelalter, Leipzig 1932 E. Lipson, La historia económica de Inglaterra, vols. 3, Londres 1929-1931 G. Slater, El crecimiento de la Inglaterra moderna, Londres 1932. - Para los monumentos ver también: J. Britton y A. Pugin, Ilustraciones de los edificios públicos de Londres, vols. 2, Londres 1825 T. F. Bumpus, Iglesias de Londres antiguas y modernas, vols. 2, Londres 1908 E. B. Canciller, Los palacios privados de Londres, Londres 1908 id., La historia de las plazas de Londres, Londres 1907 W. H. Godfrey, Una historia de la arquitectura en Londres, Londres 1911 F. Muirhead, Londres y sus alrededores (Las guías azules), 3a ed., Londres y París 1927 A. E. Richardson y C. L. Gill, Casas de Londres desde 1660 hasta 1820, Londres 1911 Rasmussen, calle regente, en Städtebau, 1927. Catálogos y guías de las distintas colecciones.


Apéndice

Aztlan, la segunda Atlántida, el continente americano.

Los primeros marineros que llegaron al Estrecho de Gibraltar fueron, huelga decirlo, los tirrenos orientales u occidentales (originarios de la Atlántida de los hiperbóreos, cf. pseudo Apolodoro II, 5, 11a labor de Heracles y jardín de las Hespérides / Colchis / Biblical Eden), quien colocó aquí las Columnas de Atlas (Od. I, 52-54) o Atlántida, de la patria de la Atlántida de Anatolia póntica. De ahí el nombre de la vertiente atlántica del "río" Oceano que rodea la tierra. Pero no se excluye que los aventureros marineros del Tirreno occidental cruzaron el Atlántico llegando a las Américas antes que Colón, llamándolos Atlántida. Entonces, los fenicios que tomaron el relevo de los tirrenos ciertamente repitieron la hazaña. Es comprensible que las corrientes normalmente empujen los barcos en dirección a Centroamérica y en cualquier caso los ejemplos que conozco aquí convergen. Cuando el capitán del primer barco tirreno que aterrizó en Centroamérica bautizó a la Atlántida el Nuevo Mundo, los nativos, encontrándose frente a un dios que había venido del mar, aceptaron ese nombre bautismal para su tierra y lo transmitieron a los tiempos modernos. cuando los conquistadores españoles supieron que Aztlán era el nombre de la tierra de los aztecas precolombinos. Estoy seguro de que los tirrenos conocían América. El relato de Platón es prueba de esto. En Timeo 24e-25a escribe "ese mar. Frente a esa boca que, como dices, llamas Pilares de Hércules [por eso los egipcios conocen los pilares con otro nombre, y es lógico], había una isla. Libia y Asia en conjunto: a partir de ahí era posible llegar a las otras islas para quienes luego realizaban las travesías [obviamente cruces oceánicas con los barcos de Tarsis], y desde las islas todo el continente opuesto que estaba alrededor de ese mar real ". No se puede esperar una descripción que coincide perfectamente con la realidad de los discursos pronunciados por aquellos que no pueden afirmar haber sido testigos de ella, sino que se refiere a una larga serie de narraciones de boca en boca y escritas que, en última instancia, se remontan a la Atlántida perdida de los tirrenos orientales. En cualquier caso, de las historias que relato a continuación, se desprende que la isla no se ubica inmediatamente después de las Columnas, sino varios días de navegación hacia el Oeste. Imagino el Atlántico navegado por Colón. Luego, habiendo atravesado Centroamérica a pie, quizás del lado de Panamá, los navegantes reanudaron la navegación por el Pacífico llegando a la costa de Asia Oriental, que podría aparecer como el continente que estaba alrededor de ese mar real (tanto el Atlántico como el Pacífico). el mediterráneo es un estanque. El pseudo Aristóteles de Historias Maravillosas, 84, dice que los cartagineses desembarcaron a menudo allí, y algunos se establecieron allí debido a sus felices condiciones, en una isla desierta que estuvo varios días de navegación más allá de las Columnas y desde la cual impidieron el 'acceso'. Diodoro en la Biblioteca Histórica escribe que del lado de África hay en mar abierto, varios días de navegación hacia el Oeste, una isla notable por su extensión, que por su extrema felicidad parece ser la residencia de divinidades y no de simples mortal. Los fenicios que exploraron las costas africanas más allá de las Columnas de Heracles llegaron allí por casualidad, llevados durante varios días por vientos y tormentas. Se opusieron al envío de una colonia por parte de los tirrenos (5, 19-20). Estos dos documentos provienen del trabajo citado de Gras, Rouillard y Teixidor, pp. 292-294). Al leer un pasaje de F. Braudel (Memorias del Mediterráneo, Bompiani Tascabili, p. 233) tuve la iluminación. Braudel, ignorando las implicaciones de su comparación, compara el viaje de larga distancia de un barco de Tarsis de Salomón, que lleva tres años de ida y vuelta (1 Reyes 10, 22, que informa sobre oro, plata, marfil, monos y pavos reales), con que de un galeón español que al inicio de la fiebre del oro partió de Sevilla, llegó a América y regresó a Sevilla en aproximadamente el mismo tiempo. ¡Los barcos transatlánticos de Tarshish llegaron hasta las Américas! ¡Es por eso que les tomó tres años ir, cargar y regresar! La caída del precio de la plata en Egipto, notada un poco más adelante por Braudel, no deriva de la plata española sino de la americana, vía Tirreni. Y continúa en el paralelismo sin darse cuenta de que es la misma realidad fotografiada en tiempos lejanos "Probablemente en el mercado egipcio hubo una sobreabundancia de plata, como en la Europa del siglo XVI, sumergida por el metal blanco procedente de América". Braudel dice Egipto y lo dice bien, porque fotografía una realidad del Reino Medio (que nada tiene que ver con los posteriores viajes de los fenicios). Y el décimo esfuerzo inexplicable de Heracles, capturando los bueyes de Gerión en la isla de Erizia, se hace evidente si el Sol le dio a Heracles su copa de oro (un barco celestial) "para cruzar el océano" (pseudo Apolodoro II, 5) de Tarteso. a Erizia y regresar, por lo tanto, para llegar a las Américas, habitadas por los Indios Rojos, que no deben ser ajenas al nombre de Erizia, Rossastra. Homero la llama Apeira "sin límites" o incluso "hasta los confines del mundo", y los feacios han traído a una mujer indígena indígena de regreso a Pyrgi como sirvienta de Nausicaa. Fueron los barcos del Tirreno los que navegaron hacia las Américas por su cuenta y en nombre del socio egipcio. Esto explica por qué es en Egipto donde se produce la caída del precio de la plata. Y los etruscos, como herederos de los tirrenos, querían reconectarse con la Atlántida, pero no tenían el control del Estrecho de Gibraltar y Tartessus. ¿Estás seguro de que el oro egipcio solo vino de Nubia? ¿Y dónde ponemos el oro de los precolombinos? ¿Y el oro de los etruscos? Ya no recuerdo dónde leí sobre sustancias que se encuentran (cafeína, derivados del tabaco?) En momias egipcias que solo podrían haber venido de América. Ahora sabemos por qué. De mis antiguas lecturas sobre los aztecas recuerdo que Mexica, la capital, estaba en el agua y los nativos la cruzaban en piraguas por canales. No es difícil imaginar que los primeros exploradores tirrenos regresaran a su tierra natal para relacionar el doble poder judicial (como hace Odiseo con Alcinoo) en esta tierra en medio del mar y el agua. De ahí la conformación imaginativa de la ciudad capital de la Atlántida según Platón.

El Mar Rojo / Ruso de las crónicas medievales, que luego se convirtió en el Mar Negro.

Estudiando a los eslavos para conocer a los tirrenos, me encontré con el nombre del actual Mar Negro que en la Edad Media era conocido por los eslavos, los latinos de Bizancio y los árabes como el Mar Ruso / Rojo, para ser tomado por el momento sólo por su fonética, sin relación con el color rojo, pero, en todo caso, según la opinión predominante de los eslavos, con los ruotsi escandinavos (los varangianos) "rusos" que llegaron a comerciar en el Mar Negro. Quiero ver si es posible imaginar lo contrario, que el nombre Russo / Rosso, efectivamente Rojo (tanto por la fonética ligada a un nombre de las personas, como también porque se identifica como Rosso, color), era el nombre que le dieron los lugareños, los tirreni, que comerciaban con los países del Báltico. Cuando el Tirreno occidental, Homero define el mar como "el color del vino" y "brumoso" (Braudel define el Mar Negro como un mar de tormentas frecuentes, siempre "envuelto en nieblas y nubes" p. 271) sugiere fuertemente su Cuna cultural en el Mar Negro o Ruso / Rojo de la Edad Media. La tradición de los fenicios es, como todas las demás, una metahistoria que intenta remontarse en el tiempo, si es posible, a Adán y Eva. Por lo tanto, no es sorprendente que en Herodoto los sacerdotes del templo de Heracles / Melqart en Tiro hayan reclamado una antigüedad para la ciudad y el templo que llega hasta el 2750 a. C. C. aproximadamente (II, 44), incorporando así la civilización cananea que llega hasta el tercer milenio. Sabemos que los fenicios aparecen después de la edad oscura y por lo tanto son el fruto de los pueblos del mar mezclados con los cananeos. Además, ellos también, como los judíos, afirman provenir del actual Mar Rojo ("En la antigüedad estos fenicios, como ellos mismos relatan, tenían su base en el mar Eritreo, desde el cual, habiendo cruzado Siria, partieron para asentarse en nuestro costas, en una parte de Siria, hasta Egipto, que se llama toda Palestina ". Herodoto, VII, 89) Los judíos aún no existían, como los fenicios, y en todo caso no procedían de Egipto, sino de Tracia, de los Balcanes. Los fenicios son los "rojos", y como pueblos del mar pueden haber bajado seriamente a Palestina viniendo del Mar Rojo, sí, pero no lo que querían manipular en el Antiguo Testamento, sino lo que ahora se llama Mar Negro. y en el ruso / rojo medieval. Tenga en cuenta que los cronistas medievales también definen a los eslavos como "rojos" en la cara y el cabello. Como Esaú / Edom el cazador, hombre de la estepa (Génesis 25, 27), rojizo y todo como un manto de piel (Génesis 25, 25) que es hermano de Jacob / Israel, el nómada que vive en tiendas, que no puede ser menos pelirroja y peluda que él. El mundo eslavo conoce varios nombres de tribus derivados de cursos de agua (Poločani de Polota, un arroyo que desemboca en el Dvina, Vislani del alto Vístula, Moravi de Morava), por lo que es posible que Rтs (Rasna, Rasina, nombre del etrusco nación, Tirreno occidental, es probablemente una forma de adjetivo, con un acento que, al no caer en la "o" hace que se lea "a" como ocurre en la lectura del ruso) es el nombre de un pueblo originalmente asentado, por ejemplo, en el Ros ', afluente del Dnieper / Borysthenes. Así se dice el Mar Negro en las crónicas medievales del Mar de Rusia (Russkoe, Rucenum, Bahr al-Rus). Sin embargo, permanece la duda de que hay una derivación de los escandinavos Rus, varegos, guerreros mercaderes en el camino, de los varegos a los griegos, del Dnieper. En todo caso, los "rusos" observados por Ibn Fadlan que llegó a comerciar en la ribera del Volga, "nunca he conocido hombres de estatura más perfecta parecida a las palmeras, rubios, con rostros rojos y cuerpos blancos". (Conde p. 105) recuerden la descripción de Nausicaa hecha por Ulises: "Nunca he visto tal cosa con mis ojos, ni hombre ni mujer: y la reverencia de mirarte me supera. En Delos una vez, así, cerca del altar de Apolo , Vi surgir un nuevo tallo de palma ". (Od. VI, 160ss)

Tenemos en cuenta que los tirrenos llegaron a Italia al menos desde la época de Tuthmosi IV y Amenofi III, en la primera mitad del siglo XIV (¿quién construyó los nuraghi si no los "constructores de torres" del Tirreno?). Por tanto, nada extraño si hay precisamente una coincidencia de referencias nórdicas (los tirrenos occidentales, como descendientes de los orientales, eran a su vez hiperbóreos y atlantes, según se deriva del pseudo Apolodoro). Me refiero al sustrato tirreno de la lengua griega antes de la llegada del "Ros" del que entonces procedían los etruscos.

Entre otras cosas, los rusos observados por Ibn Fadlan tenían "en el cuerpo, desde la yema de los dedos hasta el cuello, dibujos verdes que representan árboles, imágenes". Una indudable influencia escita, como lo atestiguan los tatuajes de las momias de Pazyryk (Conte, p. 105-106). Al encontrarse de Circe en Colchis, Ulises se desvía hacia el norte, más allá del Ocean River, donde viven los cimerios (en completa oscuridad hay una elaboración del fenómeno de la aurora boreal, con luz eterna y noche eterna) e imagina que aquí está Hades y aquí cuestiona el adivino Tiresias. Los cimerios vivían en el sur de Rusia y fueron expulsados ​​(en la época homérica, siglo VII) a Occidente por los escitas. Pero Homero los ubica en el extremo norte. Según Tácito, los alemanes creen que Ulises llegó a este océano y fundó Askipyrgion "¿pueblo de la piel?" (Aski-Pyrgi en la actual Asberg, en el área de Mors en el Bajo Rin). También según Tácito, allí se encontró un altar consagrado a Odiseo con el nombre de su padre Laertes (Alemania, 3, 3). Creo que es la migración del sitio original con fines propagandísticos y políticos (la salida natural de las rutas del Tirreno era el Báltico y Escandinavia opuestos, no el Mar del Norte). Pero la noticia sirve para confirmar algunos fundamentos de la tradición, aunque sólo "literaria". De regreso de Circe, reanudan su viaje a casa, hacia el oeste de Tirrenia, y deben pasar por las Sirenas, luego el Estrecho de Messina, Sicilia con las vacas del Sol, nuevamente Escila y Caribdis, a la que Ulises se acerca solo en un naufragio del barco. , se aferra a la higuera y vuelve a caer sobre el naufragio al ser escupido por los remolinos del mar, siempre del mismo lado, en la cuenca occidental del Mediterráneo. Llega a Ogigia / Cerdeña, desde donde llega a Scheria / Pyrgi (destino final del viaje de los argonautas y los marineros tirrenos en el camino a su patria perdida de Colchis) y de aquí a Ítaca (adaptación del propio Homero para describir el regreso de Ulises esta vez como un héroe griego). Las sirenas merecen una discusión más detallada.Ya con el Lestrigoni de Cizico, en el Mar de Mármara / Proconnese, Homero está en el territorio de los Hiperbóreos / Tirrenos que, como derivamos del Pseudo Apolodoro, viven alrededor del Mar Negro, pero cuando dice que aquí "el los caminos de la noche y el día están cerca "(X, 86) expresa exactamente el mismo concepto de Hesíodo:" el hijo de Jápeto [Atlas] sostiene el cielo de par en par, sosteniéndolo con la cabeza y los brazos incansables, firme, donde llega la noche y el día Nos saludamos juntos pasando alternativamente la gran cenefa de bronce, el uno para bajar por dentro, el otro por la puerta sale, ni nunca los dos a la vez aguanta la casa por dentro ”(Teogonía 746ss). Cuando Homero describe la Tierra como un escudo redondo (el que hizo Hefesto para Aquiles) rodeado por el río Océano (Ilíada XVIII, 606-607) tiene en mente la esfericidad de la Tierra. La idea es que yendo hacia el este por el paralelo 40 norte se encuentren los Ibéricos Ibéricos del Cáucaso y cruzando el río Oceano y volviendo desde el Oeste siempre en el paralelo 40 norte con los de Iberia / España. Por supuesto que la Tierra era todavía muy pequeña porque estaba inexplorada, pero creo que no se consideró plana, ya que la observación del sol, la luna, los eclipses, los planetas visibles a simple vista, por similitud, tenía que llevar a la esfericidad de la Tierra. Para las almas simples, su representación como un escudo de Aquiles llevó a su forma plana, pero esta fue la única cartografía disponible en la época homérica. Estoy convencido de que los tirrenos, los marineros más antiguos y famosos de la antigüedad, tenían una cartografía mucho más sofisticada que esta. Fueron los yahweistas de todos los tiempos, despreciadores de la cultura en nombre de la supremacía de Yahvé quienes propagaron la oportunidad de una tierra plana y en el centro del universo, sede del profeta de Yahvé o del Papa. En la Cólquide de Circe, imaginaba mucho más al norte de lo que era: "Escuchen mis palabras, aunque angustiadas, camaradas: oh querida, aquí no sabemos dónde está la oscuridad y dónde el amanecer, o dónde cae el sol, que los hombres iluminan, bajo la tierra, o donde se remonta "(X, 189ss), hay una referencia a las auroras boreales de los países nórdicos de los que Homero debe haber oído hablar en primer lugar de los comerciantes tirrenos (famosos argonautas), precursores de los árabes de las crónicas medievales. Leyendo en el libro de Conte sobre los rusalki, las ondinas eslavas, llego a saber que son los amantes rechazados los que se lanzan a los ríos para poder vengarse algún día atrayendo al amado a los remolinos, y el único río que veo. mencionado por cierto., de una obra de Pushkin, es el "Dnieper profundo", el Borysthenes, conocido como el "camino de los varegos a los griegos". En De administrando Imperio leemos (Conte, p. 99) de una sucesión de siete rápidos, con sus nombres que denotan su peligrosidad (el pasaje me llamó la atención y escribí al margen: Sirene? Ondine y yo hemos dibujado las consecuencias). Así que creo que este fue el camino de regreso imaginado por Homero después de la Colchis di Circe (que ubicó muy al norte, tanto que Hades termina en el Báltico) y antes del cruce Estrecho de Messina / Estrecho de Sicilia, que luego cruza No es porque Ulises solo pueda pasar por el Estrecho de Messina, el otro el de Sicilia / Plancte solo pudo cruzarlo debido a su peligrosidad por el barco Argo (aquí pasa la falla donde chocan los terrones europeos y africanos, con profundidades insidiosas y remolinos y vientos que rompen barcos), de este a oeste, de Colchide a Pyrgi de los tirrenos (no de oeste a este, con Circe trasladada a Italia, con Scherma / Corfщ, como fue manipulada más tarde por los griegos). Nótese nuevamente, ad abundantiam, que para llegar a Ítaca (destino final, adaptado por Homero para el griego Ulises) no habría sido necesario pasar por el Estrecho de Sicilia o Messina, y por lo tanto hasta qué punto Circe se lo habría mencionado. el Odiseo de Ítaca? Se dirige al Odiseo del poema original, el viaje de Odiseo, que fue a raíz de los viajes de los tirrenos / argonautas, que fueron a Colchis partiendo de Pyrgi (pero también desde algún otro puerto en la desembocadura del Tíber) y luego allí regresaron por la relación con el doble poder judicial que gobernaba Roma. Si estoy en lo cierto, estas navegaciones del Tirreno entre el Mar Negro / Rojo y el Mar Báltico, a lo largo de las rutas fluviales, son una prueba importante a favor del origen del nombre Mar Ro / oussus (del Mar Negro) a partir del hecho que fue frecuentado y habitado por los propios tirrenos originalmente y luego por aquellos que llegarían a ser históricamente importantes en una época posterior, el Ros / Rasenna, el Rossi / Russi, se asentaron en el afluente Ros del Dnieper, que habría colonizado Etruria a partir del siglo IX-VIII. Nada escandinavo, solo marineros tirrenos incomparables. La del Dnepr fue la via dei Rossi / Russi, la "via dei Tirreni" y luego la "Rasenna" hasta el Mar Báltico. En todo caso, el nombre Ruotsi / Russi se derivará de los comerciantes Rasenna que se establecieron en Escandinavia. Hay un testimonio que une a los cartagineses, colonia fenicia de Tiro a su vez hija del Mar Negro / Mar Rojo, con los mercaderes eslavos del Mar Negro herederos de las tradiciones de los Tirrenos y los Ros. Según Heródoto “Los cartagineses afirman la existencia de un territorio libio, con poblaciones relativas, más allá de los pilares de Heracles cuando van a estas poblaciones con sus mercancías las descargan en la playa en buen estado, vuelven a los barcos y envían un señal de humo los nativos ven el humo y se precipitan hacia el mar, depositan oro a cambio de la mercancía y luego se alejan de la mercancía ellos mismos. Los cartagineses desembarcan, examinan el oro y, si les parece adecuado al valor de las mercancías, lo toman y se van si les parece poco, vuelven a los barcos y esperan: los lugareños regresan y añaden más oro hasta que estén satisfechos. Ninguno de los dos intenta engañar al otro. [en las costas del Mar del Norte], las caravanas comienzan anunciando su llegada, luego se dirigen al lugar designado para vender y comprar. Allí cada comerciante coloca la mercadería en el suelo indicando su precio, luego regresa al campamento. barbilla. Los lugareños salen de sus casas y colocan marta, zorro, lince y otras pieles frente a la mercadería, antes de desaparecer. Los comerciantes regresan, y quien se siente satisfecho con los bienes ofrecidos a cambio los recoge, de lo contrario no los toman y se procede a la negociación hasta que las partes lleguen a un acuerdo. "(Abu l-Fida, siglo XIV, Conte, 332)


Video: LA ANTIGUA GRECIA. Vídeos Educativos para Niños