Colecciones

Problemas de níspero: caída de frutos de la planta de níspero

Problemas de níspero: caída de frutos de la planta de níspero


Si vive en las latitudes más cálidas, es posible que tenga un árbol de zapote en su jardín. Después de esperar pacientemente a que el árbol florezca y dé fruto, vas a comprobar su progreso solo para descubrir que el fruto está cayendo de la planta de zapote. ¿Por qué las crías de zapodilla se caen del árbol y qué cuidado del árbol de zapote podría prevenir esto en el futuro?

¿Por qué caen las Sapodillas del bebé?

Muy probablemente un nativo de Yucatán, el zapote es un árbol de hoja perenne de crecimiento lento, erguido y de larga vida. Los especímenes tropicales pueden crecer hasta 100 pies (30 m), pero los cultivares injertados son mucho más pequeños a 30-50 pies (9-15 m) de altura. Su follaje es de color verde medio, brillante y alterno, y es una hermosa adición ornamental al paisaje, sin mencionar su deliciosa fruta.

El árbol florece con flores pequeñas en forma de campana varias veces al año, aunque solo dará frutos dos veces al año. Un látex lechoso, conocido como chicle, exuda de las ramas y el tronco. Esta savia de látex se usa para hacer chicle.

La fruta, en realidad una gran baya elipsoide, es redonda a ovalada y mide de 2 a 4 pulgadas (5 a 10 cm) de ancho con una piel marrón granulada. La pulpa es de color amarillo a marrón o marrón rojizo con un sabor dulce a malta y, a menudo, contiene de tres a 12 semillas negras aplanadas.

La caída del fruto del níspero no es un problema común con los árboles si están sanos. De hecho, los problemas de níspero son mínimos siempre que el árbol se encuentre en un lugar cálido, aunque las sapodillas no son estrictamente tropicales. Los árboles maduros pueden soportar temperaturas de 26 a 28 ° F (-3 a -2 ° C) durante un corto período de tiempo. Los árboles jóvenes están obviamente menos establecidos y se dañarán o matarán a 30 ° F (-1 ° C). Por lo tanto, una ola de frío repentina podría ser una de las razones por las que la fruta caiga de una planta de zapote.

Cuidado del árbol de níspero

El cuidado adecuado de un árbol de níspero asegurará una larga vida útil de frutos. Tenga en cuenta que un níspero tardará entre cinco y ocho años en dar fruto. Los árboles jóvenes pueden florecer, pero no dar frutos.

Las sapodillas son árboles notablemente tolerantes. Idealmente, prefieren un lugar soleado, cálido y sin heladas. Les va bien tanto en ambientes húmedos como áridos, aunque el riego constante ayudará al árbol a florecer y fructificar. Este espécimen también funciona bien como planta de contenedores.

Las sapodillas son tolerantes al viento, se adaptan a muchos tipos de suelo, son resistentes a la sequía y tolerantes a la salinidad del suelo.

Los árboles jóvenes deben alimentarse el primer año cada dos o tres meses con ¼ de libra (113 g) de fertilizante, aumentando gradualmente hasta una libra completa (454 g). Los fertilizantes deben contener del 6 al 8 por ciento de nitrógeno, del 2 al 4 por ciento de ácido fosfórico y del 6 al 8 por ciento de potasa. Después del primer año, aplique fertilizante dos o tres veces al año.

Los problemas del níspero son generalmente pocos. Con todo, este es un árbol fácil de cuidar. El estrés por frío o “pies mojados” pueden afectar adversamente al zapote, lo que puede resultar en no solo la caída del fruto del zapote, sino también en la muerte del árbol. Además, aunque al árbol le gusta el sol, puede, especialmente los árboles inmaduros, quemarse con el sol, por lo que podría ser necesario moverlo a cubierto o proporcionar una tela de sombra.


La mayoría de los árboles que dan frutos secos tienen polinizadores masculinos y flores femeninas, ambos llamados amentos. Las flores femeninas producen nueces durante el crecimiento de la temporada actual y tienen que sobrevivir durante el crecimiento de ese año antes de que se establezca la cosecha de nueces. No todas las flores de un árbol producirán una nuez cada año, de hecho, pueden alternar años.

Puede haber varias gotas de nueces naturales entre la polinización de mediados de mayo y el final del cuajado de la fruta de agosto, y pueden minimizarse mediante la fertilización adecuada de los árboles. Por ejemplo, si un árbol no fue polinizado adecuadamente o no tenía suficiente potasio para producir buenos frutos, habrá nueces que pueden estar mal formadas con pocas semillas adentro (las frutas en el árbol crecen pero los embriones adentro no se desarrollan). El árbol dejará caer esta fruta temprano porque no es biológicamente suficiente para la reproducción del árbol. El árbol concentrará su energía en el cultivo de frutos que producirán buenas semillas.


Cuando las personas buscan árboles frutales para un jardín pequeño, piensan en la fruta estándar de la tienda de comestibles: manzanas Gala, ciruelas italianas, melocotones sin pulir y algunas otras frutas familiares.

Aquí hay cinco razones por las que las manzanas de cangrejo deberían estar en sus planes de jardín. (Y sí, no hay consenso sobre cómo se escribe manzano silvestre).

¿Listo para cultivar verduras frescas, sin importar DONDE vivas? Regístrate en mi
¡Guía de inicio rápido GRATIS y comienza a cultivar tu propia comida!

1. Las manzanas silvestres son decorativas

Mis manzanos son los primeros árboles que florecen en mi jardín. Florecen más que cualquiera de mis otros árboles frutales. Esto me da de 3 a 4 semanas completas de floración, en un momento en que el resto de mi jardín apenas comienza a despertar.

A finales del verano, la fruta sonrojada de color rojo y amarillo cuelga en manojos de las ramas, deslumbrante contra el verdor de agosto del resto del jardín. Las hojas permanecen hasta la primera helada mortal y luego cambian de color rápidamente para una impresionante exhibición de oro y amarillo.

2. Son primeros alimentos para abejas

En primavera, mis manzanos están repletos de abejorros y abejas albañiles. Las flores de estos árboles son un banquete tanto para los polinizadores nativos como para las abejas melíferas. Dado que la temporada de floración de las manzanas silvestres es más temprana y más larga, les da a los polinizadores estresados ​​una fuente de alimento confiable antes de que las bayas y otras frutas comiencen a salir.

3. Los manzanos cangrejos polinizan otras variedades de manzanas

Los manzanos requieren un polinizador de otra variedad de manzana compatible para dar fruto. El polen de un manzano polinizará la mayoría de los manzanos siempre que florezcan al mismo tiempo.

Las manzanas de cangrejo son tan efectivas para polinizar otras variedades de manzanas que los agricultores de antaño tomaban ramas de manzanas de cangrejo en flor y las colocaban en un balde de agua en medio de sus huertos de manzanas. Las abejas visitaban las flores del manzano y luego visitaban las flores del manzano cuando se abrían en los manzanos, mejorando el cuajado de frutos.

Cuando esté plantando manzanos en un jardín nuevo, plante un manzano silvestre a menos de 50 pies de sus otros manzanos para garantizar una buena polinización.

4. No ocupan mucho espacio

Las manzanas silvestres pueden ser árboles enormes y extensos o árboles pequeños de jardín, según el patrón elegido. Cuando esté considerando uno para su pequeño jardín, busque uno injertado en un patrón enano. Las manzanas silvestres en portainjertos enanos no ocupan mucho espacio.

Aunque todavía pueden crecer hasta 12 pies de altura, se pueden manejar fácilmente en un jardín pequeño, con una poda juiciosa.

5. Las manzanas de cangrejo son comestibles y confiables

¿Puedes comer manzanas silvestres? ¡Absolutamente! Son perfectamente comestibles.

En la producción comercial de manzanas, el manzano silvestre se utiliza simplemente como polinizador. A menudo, estos árboles se crían solo por sus flores. (Es posible que haya notado que es difícil encontrarlos en el mercado de agricultores local).

La diferencia entre un manzano silvestre ornamental y uno comestible es el tamaño de la fruta. Las variedades comestibles tienen frutos que miden aproximadamente dos pulgadas de diámetro, mientras que las ornamentales tienen frutos pequeños o no tienen frutos en absoluto. Plante una variedad con frutos medianos a grandes para aprovechar al máximo su árbol.


Contenido

  • 1 métodos
  • 2 Acondicionamiento
    • 2.1 Endurecimiento, resistencia a las heladas
  • 3 viveros de árboles forestales
    • 3.1 Tipos de existencias, tamaños y lotes
    • 3.2 Material de plantación
    • 3.3 Tipos de población (nomenclatura de plántulas)
    • 3.4 Clasificación por edad
    • 3.5 Clasificación por código de descripción de plántulas
    • 3.6 Características fisiológicas
    • 3.7 Clasificación por sistema
  • 4 Ver también
  • 5 referencias
  • 6 Enlaces externos

Los viveros cultivan plantas en campo abierto, en campos de contenedores, en túneles o invernaderos. En campos abiertos, los viveros cultivan árboles decorativos, arbustos y plantas perennes herbáceas. En un campo de contenedores, los viveros cultivan pequeños árboles, arbustos y plantas herbáceas, generalmente destinadas a la venta en los centros de jardinería. Estos tienen ventilación adecuada, luz solar, etc. Las plantas se pueden cultivar por semilla (s). El método más común es cortar plantas / esquejes de plantas. Estos pueden tomarse de las puntas de los brotes o de las raíces, etc. Con estos métodos, las plantas se cultivan en viveros y jardines.

Con el objetivo de adaptar el material de plantación más capaz de resistir las tensiones después de la plantación, se han intentado o desarrollado varios tratamientos de vivero y se han aplicado al material de vivero. Buse y Day (1989), [1] por ejemplo, estudiaron el efecto del acondicionamiento de los trasplantes de abeto blanco y abeto negro sobre su morfología, fisiología y rendimiento posterior después de la trasplantación. Los tratamientos aplicados fueron poda, desgarro y fertilización con potasio a 375 kg / ha. La poda y desgarro de raíces modificó el material en el vivero al disminuir la altura, el diámetro del cuello de la raíz, la proporción brote: raíz y el tamaño de la yema, pero no mejoró la supervivencia ni el crecimiento después de la siembra. La fertilización redujo el crecimiento de las raíces en el abeto negro, pero no en el abeto blanco.

Endurecimiento, resistencia a las heladas Editar

Las plántulas varían en su susceptibilidad a sufrir daños por heladas. El daño puede ser catastrófico si las plántulas "no endurecidas" están expuestas a las heladas. La resistencia a las heladas puede definirse como la temperatura mínima a la que un cierto porcentaje de una población de plántulas al azar sobrevivirá o sufrirá un nivel determinado de daño (Siminovitch 1963, Timmis y Worrall 1975). [2] [3] El término LT50 (temperatura letal para el 50% de la población) se usa comúnmente. La determinación de la resistencia a las heladas en Ontario se basa en la fuga de electrolitos de las puntas de los terminales del tronco principal de 2 cm a 3 cm de largo en muestreos semanales (Colombo y Hickie 1987). [4] Las puntas se congelan y luego se descongelan, se sumergen en agua destilada, cuya conductividad eléctrica depende del grado en que las membranas celulares se hayan roto por congelación liberando electrolito. Se ha utilizado un nivel de resistencia a las heladas de −15 ° C para determinar la disponibilidad de las existencias de contenedores para sacarlas del invernadero, y −40 ° C ha sido el nivel que determina la preparación para el almacenamiento en congelación (Colombo 1997). [5]

En una técnica anterior, las plántulas en macetas se colocaban en un arcón congelador y se enfriaban hasta cierto nivel durante un período específico unos días después de retirarlas, las plántulas se evaluaban en busca de daños utilizando varios criterios, incluido el olor, la apariencia visual general y el examen del tejido cambial ( Ritchie 1982). [6]

El material para la siembra de otoño debe estar debidamente endurecido. Se considera que las plántulas de coníferas están endurecidas cuando se han formado las yemas terminales y los tejidos del tallo y las raíces han dejado de crecer. Otras características que en algunas especies indican dormancia son el color y la rigidez de las agujas, pero estas no son evidentes en el abeto blanco.

Ya sea en el bosque o en el vivero, el crecimiento de las plántulas está influenciado fundamentalmente por la fertilidad del suelo, pero la fertilidad del suelo del vivero es fácilmente susceptible de mejora, mucho más que el suelo forestal.

Regularmente se suministran nitrógeno, fósforo y potasio como fertilizantes, y ocasionalmente se suministran calcio y magnesio. Las aplicaciones de nitrógeno fertilizante no se acumulan en el suelo para desarrollar un depósito apreciable de nitrógeno disponible para cultivos futuros. [7] Sin embargo, el fósforo y el potasio se pueden acumular como almacén disponible durante períodos prolongados.

La fertilización permite que el crecimiento de las plántulas continúe durante más tiempo a lo largo de la temporada de crecimiento que el abeto blanco fertilizado con stock sin fertilizar que alcanza el doble de altura que sin fertilizar. [8] La alta fertilidad en el medio de enraizamiento favorece el crecimiento de los brotes sobre el crecimiento de las raíces y puede producir plántulas pesadas en la parte superior que no se adaptan a los rigores del sitio de trasplante. Los nutrientes en exceso pueden reducir el crecimiento [9] [10] o la absorción de otros nutrientes. [11] Además, un exceso de iones de nutrientes puede prolongar o debilitar el crecimiento para interferir con el desarrollo necesario de la latencia y el endurecimiento de los tejidos a tiempo para resistir el clima invernal. [12]

Tipos de stock, tamaños y lotes Editar

El tamaño del material de vivero normalmente sigue la curva normal cuando se levanta para plantar material. Las coronas en el extremo inferior de la escala generalmente se eliminan hasta un límite arbitrario, pero, especialmente entre las poblaciones desnudas, el rango de tamaño suele ser considerable. Dobbs (1976) [13] y McMinn (1985a) [14] examinaron cómo el rendimiento del abeto blanco de raíz desnuda 2 + 0 se relacionaba con las diferencias en el tamaño inicial del material de plantación. El caldo se volvió a clasificar en fracciones grandes, medianas y pequeñas de acuerdo con el peso fresco. La pequeña fracción (20% del stock original) tenía apenas una cuarta parte de la masa de materia seca de la fracción grande en el momento de la plantación. Diez años más tarde, en el sitio escarificado con cuchillas, las plántulas de la fracción grande tenían casi un 50% más de volumen de tallos que las plántulas de la fracción pequeña. Sin la preparación del sitio, el stock grande era más del doble del tamaño del stock pequeño después de 10 años.

Se obtuvieron resultados similares con trasplantes regrabados 2 + 1 muestreados para determinar la capacidad de crecimiento de las raíces. [15] [16] La población grande tenía un RGC más alto, así como una masa mayor que la fracción de la población pequeña.

El valor del tamaño grande en el momento de la siembra es especialmente evidente cuando las plantas ajenas se enfrentan a una fuerte competencia de otra vegetación, aunque una masa inicial alta no garantiza el éxito. Que el potencial de crecimiento del material de plantación depende de mucho más que del tamaño parece evidente por el éxito indiferente del trasplante de pequeñas plántulas 2 + 0 para su uso como trasplantes 2 + 1 "recuperados". [14] El tamaño de las plántulas y los trasplantes de abeto blanco con raíz desnuda también tuvo una gran influencia en el rendimiento del campo.

Paterson y Hutchison (1989) examinaron el comportamiento de campo entre varios tipos de stock en las plantaciones de Ontario: [17] los tipos de stock de abeto blanco eran 2 + 0, 1,5 + 0,5, 1,5 + 1,5 y 3 + 0. El material de vivero se cultivó en Midhurst Forest Tree Nursery y se manipuló cuidadosamente mediante elevación en 3 fechas de elevación, empaque y siembra en caliente en marga libre de malezas cultivada. Después de 7 años, la supervivencia global fue del 97%, sin diferencias significativas en la supervivencia entre los tipos de población. El stock de 1,5 + 1,5 con una altura media de 234 cm fue significativamente más alto entre un 18% y un 25% que los otros tipos de stock. La acción de 1,5 + 1,5 también tuvo un dap significativamente mayor que los otros tipos de acciones en un 30-43%. El mejor tipo de stock fue 57 cm más alto y 1 cm más alto en dap que el más pobre. La fecha de levantamiento no tuvo un efecto significativo sobre el crecimiento o la supervivencia.

Los sitios de gran elevación en las montañas del sur de la Columbia Británica se caracterizan por una temporada de crecimiento corta, bajas temperaturas del aire y del suelo, inviernos severos y nieve profunda. Lajzerowicz et al. Compararon la supervivencia y el crecimiento del abeto de Engelmann y del abeto subalpino trasplantados en 3 ensayos silvícolas en esos sitios en huecos de varios tamaños. (2006). [18] La supervivencia después de 5 o 6 años disminuyó con brechas más pequeñas. La altura y el diámetro también disminuyeron con la disminución del tamaño de la brecha, las alturas medias fueron de 50 cm a 78 cm después de 6 años, en línea con las expectativas de altura para el abeto de Engelmann en un estudio de plantación a gran altura en el sureste de la Columbia Británica. [19] En las lagunas más grandes (≥1,0 ha), el incremento de altura al año 6 osciló entre 10 cm y 20 cm. Lajzerrowicz y col. Se llegó a la conclusión de que es probable que la plantación de coníferas en talas a gran altura en las montañas del sur de la Columbia Británica tenga éxito, incluso cerca de la línea forestal y los sistemas silvícolas de selección grupal basados ​​en brechas de 0,1 ha o más también es probable que tengan éxito. Las lagunas menores de 0,1 ha no proporcionan las condiciones adecuadas para obtener una supervivencia adecuada o para el crecimiento de coníferas trasplantadas.

Material de plantación Editar

El material de plantación, "plántulas, trasplantes, esquejes y ocasionalmente silvestres, para su uso en la plantación", [20] es material de vivero que se ha preparado para trasplantar. La cantidad de semilla utilizada en la producción de plántulas de abeto blanco y la siembra directa varía con método.

En la IUFRO de 1979 se aceptó una definición de trabajo de la calidad del material de plantación. Taller sobre técnicas para evaluar la calidad del material de plantación en Nueva Zelandia: "La calidad del material de plantación es el grado en que ese material alcanza los objetivos de gestión (hasta el final de la rotación o el logro de los beneficios buscados especificados) a un costo mínimo. La calidad es la adecuación al propósito". [21] Por tanto, la expresión clara de los objetivos es un requisito previo para cualquier determinación de la calidad del material de plantación. [22] No solo hay que determinar el rendimiento, sino que el rendimiento debe evaluarse en función de los objetivos de gestión. [23] Se produce material vegetal para dar efecto a la política forestal de la organización.

Es necesario hacer una distinción entre "calidad del material de plantación" y "potencial de rendimiento del material de plantación" (PSPP). El rendimiento real de cualquier lote determinado de material de plantación trasplantado está determinado solo en parte por el tipo y la condición, es decir, el PSPP intrínseco del material de plantación.

El PSPP es imposible de estimar de manera confiable a simple vista porque la apariencia externa, especialmente del material extraído del almacenamiento refrigerado, puede engañar incluso a los silvicultores experimentados, que se sentirían ofendidos si se cuestionara su capacidad para reconocer un buen material de plantación cuando lo vieran. Antes de la demostración de Wakeley (1954) [24] de la importancia del estado fisiológico del material de plantación para determinar la capacidad del material para desempeñarse después de la plantación, y en gran medida incluso después, la apariencia morfológica ha servido generalmente como base para estimar la calidad del material de plantación. Poco a poco, sin embargo, se fue dando cuenta de que había más involucrados. Tucker y col. (1968), [25] por ejemplo, después de evaluar los datos de supervivencia a 10 años de varias plantaciones experimentales de abeto blanco en Manitoba, señaló que "Quizás el punto más importante revelado aquí es que ciertos lotes de trasplantes se desempeñaron mejor que otros", aunque todos los trasplantes se manipularon y sembraron con cuidado. La intuitiva "acción que se ve bien debe ser buena" es una máxima persuasiva, pero potencialmente peligrosa. El más grande de los profesores, Bitter Experience, ha demostrado con bastante frecuencia la falibilidad de tal evaluación, aunque el corolario de que "el material que se ve mal debe ser malo" probablemente esté bien fundado. Las cualidades fisiológicas del material de plantación están ocultas a la vista y deben revelarse mediante pruebas. El potencial de supervivencia y crecimiento de un lote de material de plantación puede estimarse a partir de diversas características, morfológicas y fisiológicas, del material o de una muestra del mismo.

No obstante, el tamaño, la forma y el aspecto general de una plántula pueden dar indicaciones útiles de la PSPP. En situaciones de plantación externa de bajo estrés, y con un ciclo de manipulación y elevación-plantación minimizado, un sistema basado en la especificación del material de vivero y los estándares morfológicos mínimos para las plántulas aceptables funciona bastante bien. [26] En determinadas circunstancias, los beneficios a menudo se derivan del uso de un gran material de plantación de grados morfológicos altamente clasificados. La longitud del brote principal, el diámetro del tallo, el volumen del sistema de raíces, las proporciones brote: raíz y las proporciones altura: diámetro se han correlacionado con el rendimiento en condiciones específicas de plantación y sitio. [27] Sin embargo, el concepto de que más grande es mejor niega las complejidades subyacentes. Schmidt-Vogt (1980), [28] por ejemplo, encontró que mientras que la mortalidad entre las plantas grandes es mayor que entre las pequeñas en el año de la siembra, la mortalidad en las temporadas de crecimiento subsiguientes es mayor entre las plantas pequeñas que entre las grandes. Gran parte de la literatura sobre el rendimiento comparativo de las plántulas está empañada por la incertidumbre sobre si las poblaciones que se comparan comparten las mismas condiciones fisiológicas; las diferencias invalidan tales comparaciones. [29]

La altura y el diámetro del cuello de la raíz se aceptan generalmente como los criterios morfológicos más útiles [30] y, a menudo, son los únicos que se utilizan para especificar estándares. La cuantificación de la morfología del sistema radicular es difícil, pero se puede realizar, p. Ej. utilizando el rizómetro fotométrico para determinar el área de intersección, [31] o el volumen mediante métodos de desplazamiento o gravimétricos. [32]

El material de plantación siempre está sujeto a una variedad de condiciones que nunca son óptimas. en Toto. El efecto de las condiciones subóptimas es inducir estrés en las plantas. El gerente del vivero tiene como objetivo, y normalmente es capaz de evitar tensiones mayores que moderadas, es decir, restringiendo las tensiones a niveles que puedan ser tolerados por las plantas sin incurrir en daños graves. Se ha generalizado la adopción de regímenes de vivero para equipar el material de plantación con características que confieren una mayor capacidad para resistir el estrés de la plantación superior, mediante la gestión de los niveles de estrés en el vivero para "acondicionar" el material de plantación para aumentar la tolerancia a diversos factores de estrés ambientales posteriores a la plantación, existencias.

Las plantas trasplantadas que no pueden tolerar las altas temperaturas que ocurren en la superficie del suelo no lograrán establecerse en muchos sitios forestales, incluso en el extremo norte. [33] Los factores que afectan la tolerancia al calor fueron investigados por Colombo et al. (1995) [34] la producción y las funciones de las proteínas de choque térmico (HSP) son importantes a este respecto. Las HSP, presentes constitutivamente en el abeto negro y muchas otras plantas superiores, quizás la mayoría [34] [35] [36] [37], son importantes tanto para el funcionamiento normal de las células como para el mecanismo de respuesta al estrés después de la exposición a temperaturas elevadas no letales . En el abeto negro, al menos, existe una asociación entre HSP y mayores niveles de tolerancia al calor. [38] [39] La investigación de la variabilidad diurna en la tolerancia al calor de raíces y brotes en plántulas de abeto negro de 14 a 16 semanas de edad encontró en los 4 ensayos que la tolerancia al calor de los brotes fue significativamente mayor por la tarde que por la mañana. [34] La tendencia en la tolerancia al calor de la raíz fue similar a la encontrada en los brotes, los sistemas de raíces expuestos a 47 ° C durante 15 minutos por la tarde promediaron 75 raíces nuevas después de un período de crecimiento de 2 semanas, mientras que solo 28 raíces nuevas se desarrollaron en la raíz. sistemas expuestos de manera similar en la mañana. HSP73 se detectó en fracciones de proteína nuclear, mitocondrial, microsomal y soluble de abeto negro, mientras que HSP72 se observó solo en la fracción de proteína soluble. Las plántulas exhibieron síntesis constitutiva de HSP73 a 26 ° C en todos excepto en la fracción de membrana nuclear en la mañana, los niveles de HSP a 26 ° C en la tarde fueron más altos que en la mañana en las facciones de proteínas mitocondriales y microsomales. El choque térmico afectó la abundancia de HSP según la fracción de proteína y la hora del día. Sin choque térmico, HSP unida a membrana nuclear73 estuvo ausente de las plantas por la mañana y solo débilmente presente por la tarde, y el choque térmico aumentó la abundancia de membrana nuclear. El choque térmico también afectó la abundancia de HSP73 por la tarde, y causó HSP73 aparecer por la mañana. En las fracciones de proteínas mitocondriales y microsomales, un choque térmico vespertino redujo la HSP73, mientras que un choque de calor matutino aumentó la HSP73 en la mitocondria pero disminuyó en la fracción microsomal. El choque térmico aumentó la HSP soluble72/73 niveles tanto en la mañana como en la tarde. En todos los casos, las tolerancias al calor de los brotes y las raíces fueron significativamente mayores por la tarde que por la mañana.

El material de plantación continúa respirando durante el almacenamiento, incluso si está congelado. [40] La temperatura es el factor principal que controla la velocidad y se debe tener cuidado para evitar el sobrecalentamiento. Navratil (1982) [40] encontró que los contenedores cerrados en almacenamiento en frío tenían una temperatura interna promedio de 1,5 ° C a 2,0 ° C por encima de la temperatura nominal de almacenamiento. El agotamiento de las reservas se puede estimar a partir de la disminución del peso seco. El material de vivero de abeto blanco 3 + 0 almacenado en frío en el norte de Ontario había perdido del 9% al 16% del peso seco después de 40 días de almacenamiento. [40] Los carbohidratos también se pueden determinar directamente.

La propensión de un sistema de raíces a desarrollar nuevas raíces o extender las raíces existentes no se puede determinar a simple vista, sin embargo, es el factor que determina o interrumpe el resultado de una operación de trasplante. El desarrollo posterior a la siembra de raíces o sistemas radiculares del material de plantación de coníferas está determinado por muchos factores, algunos fisiológicos y otros ambientales. [41] Las tasas insatisfactorias de supervivencia después de la siembra no relacionadas con la morfología del material, llevaron a intentos de probar la condición fisiológica del material de plantación, particularmente para cuantificar la propensión a producir un nuevo crecimiento de raíces. Se puede suponer que el crecimiento de nuevas raíces es necesario para el establecimiento exitoso del stock después de la siembra, pero aunque la tesis de que la RGC está relacionada positivamente con el rendimiento en el campo parece razonable, la evidencia de apoyo ha sido escasa.

La condición fisiológica de las plántulas se refleja en los cambios en la actividad de las raíces. Esto es útil para determinar la disponibilidad del material para levantar y almacenar y también para trasplantar después del almacenamiento. Navratil (1982) [40] informó una relación lineal virtualmente perfecta (R² = 0,99) en la frecuencia de 3 + 0 puntas de raíces blancas de abeto blanco de más de 10 mm con el tiempo en el otoño en Pine Ridge Forest Nursery, Alberta, disminuyendo durante un Período de 3 semanas hasta cero el 13 de octubre de 1982. La investigación de regeneración de raíces con abeto blanco en Canadá (Hambly 1973, Day y MacGillivray 1975, Day y Breunig 1997) [42] [43] [44] siguió líneas similares a las de Stone (1955) [45] trabajo pionero en California.

Simpson y Ritchie (1997) [46] debatieron la proposición de que el potencial de crecimiento de las raíces del material de plantación predice el rendimiento del campo; su conclusión fue que el potencial de crecimiento de las raíces, como sustituto del vigor de las plántulas, puede predecir el rendimiento del campo, pero solo en situaciones tales como las condiciones del sitio. permiso. La supervivencia después de la siembra es sólo en parte una función de la capacidad de una planta de trasplante para iniciar raíces en las condiciones de prueba, la capacidad de crecimiento de las raíces no es el único predictor del rendimiento de la plantación. [47]

Algunos problemas importantes militan en contra de un mayor uso de RGC en la silvicultura, incluyendo: técnicas no estandarizadas cuantificación no estandarizada correlación incierta entre RGC cuantificado y variabilidad del rendimiento de campo dentro de tipos de plantación dados, nominalmente idénticos, y la irrelevancia de los valores de prueba de RGC determinados en una submuestra de una población parental que posteriormente, antes de ser plantada, sufre algún cambio fisiológico o físico sustancial. En su forma actual, las pruebas RGC son útiles desde el punto de vista silvícola principalmente como un medio de detectar material de plantación que, aunque visualmente intacto, está moribundo. [48]

El contenido de humedad de las plántulas se puede aumentar o disminuir durante el almacenamiento, dependiendo de varios factores, que incluyen especialmente el tipo de recipiente y el tipo y cantidad de material que retiene la humedad presente. Cuando las plántulas superan los 20 bares de PMS en almacenamiento, la supervivencia después de la plantación se vuelve problemática. El contenido de humedad relativa del material levantado durante condiciones secas se puede aumentar gradualmente cuando se almacena en condiciones adecuadas. El abeto blanco (3 + 0) envasado en bolsas Kraft en el norte de Ontario aumentó el RMC entre un 20% y un 36% en 40 días. [40]

Los abetos blancos desnudos 1,5 + 1,5 se tomaron del almacenamiento en frío y se plantaron a principios de mayo en un sitio de bosque boreal talado en claro en el noreste de Ontario. [49] Plantas similares se colocaron en macetas y se mantuvieron en un invernadero. En los árboles trasplantados, las conductancias estomáticas máximas (g) fueron inicialmente bajas ([50] las diferencias fisiológicas que favorecieron el crecimiento y el establecimiento fueron más en el pino que en las piceas.

Con el abeto negro y el pino jack, pero no con el abeto blanco, los hallazgos de Grossnickle y Blake (1987) [51] merecen una mención en relación con el debate de los contenedores desnudos. Durante la primera temporada de crecimiento después de la plantación, las plántulas en contenedores de ambas especies tuvieron mayor conductancia de la aguja que las plántulas desnudas en un rango de déficits de humedad absoluta. La conductancia de la aguja de las plántulas en contenedores de ambas especies se mantuvo alta durante períodos de altos déficits de humedad absoluta y aumento del estrés hídrico de las plantas. Las plantas de trasplante descubiertas de ambas especies tuvieron una mayor resistencia al comienzo de la temporada al flujo de agua a través del continuo suelo-planta-atmósfera (SPAC) que las plantas de trasplante en contenedores. La resistencia al flujo de agua a través del SPAC disminuyó en el stock de raíz desnuda de ambas especies a medida que avanzaba la temporada, y fue comparable a las plántulas en contenedores de 9 a 14 semanas después de la siembra. El abeto negro desnudo tuvo un mayor desarrollo de raíces nuevas que el material en contenedores durante la temporada de crecimiento.

La mayor eficiencia del uso del agua en plántulas de abeto blanco de 3 años recién trasplantadas bajo niveles bajos de diferencia de humedad absoluta en plantas con estrés hídrico inmediatamente después de la siembra [52] ayuda a explicar la respuesta favorable comúnmente observada de las plántulas jóvenes al efecto de enfermería de un dosel parcial. Los tratamientos silvícolas que promueven niveles más altos de humedad en el micrositio de plantación deberían mejorar la fotosíntesis de las plántulas de abeto blanco inmediatamente después de la plantación. [52]

Tipos de stock (nomenclatura de plántulas) Editar

El material de plantación se cultiva bajo diversos regímenes de cultivo de vivero, en instalaciones que van desde sofisticados invernaderos computarizados hasta complejos abiertos. Los tipos de stock incluyen plántulas desnudas y trasplantes, y varios tipos de stock en contenedores. Para simplificar, tanto las plantas cultivadas en contenedores como las plantas desnudas se denominan generalmente plántulas, y los trasplantes son plantas de vivero que se han levantado y trasplantado a otro lecho de vivero, generalmente a un espacio más amplio. El tamaño y las características fisiológicas de la población varían según la duración del período de crecimiento y las condiciones de crecimiento. Hasta que en la segunda mitad del siglo XX floreció la tecnología de criar material de vivero en contenedores, la norma era el material de plantación a raíz desnuda clasificado por su edad en años.

Clasificación por edad Editar

El número de años pasados ​​en el semillero del vivero por cualquier lote particular de material de plantación se indica con el primero de una serie de números. El segundo número indica los años pasados ​​posteriormente en la línea de trasplante, y se muestra un cero si efectivamente no ha habido trasplante. Un tercer número, si lo hubiera, indicaría los años transcurridos posteriormente después de un segundo levantamiento y trasplante. Los números a veces están separados por guiones, pero la separación por el signo más es más lógica ya que la suma de los números individuales da la edad del material de plantación. Por lo tanto, 2 + 0 es un material de plantación de plántulas de 2 años que no ha sido trasplantado, y el stock de abeto blanco 2 + 2 + 3 de Candy (1929) [53] había pasado 2 años en el semillero, 2 años en líneas de trasplante, y otros 3 años en líneas de trasplante después de un segundo trasplante. Las variaciones han incluido combinaciones que se explican por sí mismas, como 1½ + 1½, etc.

La clase de material de plantación que se utilizará en un sitio en particular generalmente se selecciona sobre la base del registro histórico de supervivencia, crecimiento y costo total de los árboles sobrevivientes. [54] En los Estados de los Lagos, Kittredge [55] concluyó que un buen stock de abeto blanco 2 + 1 era el tamaño más pequeño que probablemente tendría éxito y era mejor que el stock más grande y caro cuando se juzga por el costo final de los árboles supervivientes.

Clasificación por código de descripción de plántula Editar

Because age alone is an inadequate descriptor of planting stock, various codes have been developed to describe such components of stock characteristics as height, stem diameter, and shoot:root ratio. [56] A description code may include an indication of the intended planting season.

Physiological characteristics Edit

Neither age classification nor seedling description code indicate the physiological condition of planting stock, though rigid adherence to a given cultural regime together with observation of performance over a number of years of planting can produce stock suitable for performing on a "same again" basis.

Classification by system Edit

Planting stock is raised under a variety of systems, but these have devolved generally into 2 main groupings: bareroot and containerized. Manuals specifically for the production of bareroot [57] and containerized [58] nursery stock are valuable resources for the nursery manager. As well, a lot of good information about nursery stock specific to regional jurisdictions is well presented by Cleary et al. (1978) [56] for Oregon, Lavender et al. (1990) [59] for British Columbia, and Wagner and Colombo (2001) [60] for Ontario.

  1. ^ Buse, L.J. Day, R.J. 1989. Conditioning three boreal conifers by root pruning and wrenching. USDA, For. Serv., Tree Plant. Notes 40(2):33–39.
  2. ^ Siminovitch, D. 1963. Evidence from increase in ribonucleic acid and protein synthesis in autumn for increase in proto plasm during frost hardening of black locust bark cells. Can. J. Bot. 41:1301–1308.
  3. ^ Timmis, R. Worrall, J. 1975. Environmental control of cold acclimation in douglas-fir during germination, active growth, and rest. Can. J. For. Res. 5:464–477.
  4. ^ Colombo, S.J. Hickie, D.F. 1987. A one-day test for determining frost hardiness using the electrical conductivity technique. Ont. Min. Nat. Resour., For. Res. Note 45. 4 p.
  5. ^ Colombo, S.J. 1997. The role of operational frost hardiness testing in the development of container stock hardening regimes in Ontario. New. For. 13:449–467.
  6. ^ Ritchie, G.A. 1982. Carbohydrate reserves and root growth potential in Douglas-fir seedlings before and after cold storage. Can. J. For. Res. 12:905–912.
  7. ^ Armson, K.A. Carman, R.D. 1961. Forest tree nursery soil management. Ont. Dep. Lands & Forests, Timber Branch, Ottawa ON. 74 p.
  8. ^ Armson, K.A. 1966. The growth and absorption of nutrients by fertilized and unfertilized white spruce seedlings. For. Chron. 42(2):127–136.
  9. ^ Stiell, W.M. 1976. White spruce: artificial regeneration in Canada. Dep. Environ., Can. For. Serv., Ottawa ON, Inf. Rep. FMR-X-85. 275 p.
  10. ^ Duryea, M.L. McClain, K.M. 1984. Altering seedling physiology to improve reforestation success. pp. 77–114 en M.L. Dryea and G.N. Brown (eds.). Seedling physiology and reforestation success. Martinus Nijhoff/Dr. W. Junk, The Hague.
  11. ^ Armson, K.A. Sadreika, V. 1979. Forest tree nursery soil management and related practices – metric edition. Ont. Min. Nat. Resour., Div. For. For. Manage. Branch, Toronto ON. 179 p.
  12. ^ van den Driessche, R. 1980. (E.P. 640.66), Growth of Douglas-fir and white spruce seedlings treated with slow release fertilizers in the nursery. B.C. Min. For., Victoria BC, Res. Memo 39. 2 p.
  13. ^ Dobbs, R.C. 1976. Effect of initial mass of white spruce and lodgepole pine planting stock on field performance in the British Columbia Interior. Can. Dep. Environ., Can. For. Serv., Victoria BC, Inf. Rep. BC-X-149. 14 p.
  14. ^ aB McMinn, R.G. 1985a. Effect of initial mass on the field performance of white spruce planting stock. Can. For. Serv., Victoria BC, File Rep. PC 48-357, Exp. 72-F2. 5 p.
  15. ^ McMinn, R.G. 1980. Root growth capacity and field performance of various types and sizes of white spruce stock following outplanting in the central interior of British Columbia. p. 37–41 en Schmidt-Vogt, H. (Ed.). Characterization of Plant Material. Proc. IUFRO Working Group S1.05-04 Meet., Waldbau-Institut, Univ. Freiburg, Germany.
  16. ^ McMinn, R.G. 1984. Field performance of various sizes of white spruce stock in recently cut and backlog sites. Can. For. Serv., Victoria BC, File Rep. PC 48-357, Exp. 78-F1. 4 p.
  17. ^ Paterson, J.M. Hutchison, R.E. 1989. Red pine, white pine, white spruce stock type comparisons. Ont. Min. Nat. Resour., For. Res. Note 47. 4 p.
  18. ^ Lajzerowicz, C.C., Vyse, A., Jull, M., and Newsome, T. 2006. Performance of planted Engelmann spruce and subalpine fir seedlings in British Columbia's southern mountains. For. Chron. 82(1):84–94
  19. ^ Thompson, C. 1995. Preliminary height expectations of Engelmann spruce plantations for three elevations in the Nelson Forest Region. B.C. Min. For. Nelson For. Region, Res. Sum RS-020. (Cited by Lajzerowicz et al. 2006, orig. not seen.)
  20. ^ Ford-Robertson, F.C. (Ed.) 1971. Terminology of Forest Science, Technology, Practice and Products. English language version. Soc. Amer. For., Washington DC. 349 p.
  21. ^ Willen, P. Sutton, R.F. 1980. Evaluation of planting stock quality: Evaluation of stock after planting. New Zealand J. For. Sci. 10:297–299.
  22. ^ Sutton, R.F. 1982. Plantation establishment in the boreal forest: planting season extension. Can. Dep. Environ., Can. For. Serv., Sault Ste. Marie ON, Inf. Rep. O-X-344. 129 p.
  23. ^ Sutton, R.F. 1987. Plantation establishment in boreal Ontario: a study of spring planting and mechanization. Gov't Can., Can. For. Serv., Sault Ste. Marie ON, Inf. Rep. O-X-383. 26 p.
  24. ^ Wakely, P.C. 1954. Planting the southern pines. USDA For. Serv.. Monograph 18. 233 p.
  25. ^ Tucker, R.E. Jarvis, J.M. Waldron, R.M. 1968. Early survival and growth of white spruce plantations, Riding Mountain National Park, Manitoba. Can. Dep. For. Rural Devel., For. Branch, Ottawa ON, Publ. 1239. 26 p.
  26. ^ Sutton, R.F. 1979. Plantation establishment in the boreal forest: nutrient redistribution during mechanized planting. Can. Dep. Environ., Can. For. Serv., Sault Ste. Marie ON, Inf. Rep. O-X-303. 16 p. (Cited in Coates et al. 1994)
  27. ^ Mullin, R.E. Christl, C. 1981. Morphological grading of white spruce nursery stock. For. Chron. 57(3):126–130. (Cited in Coates et al. 1994).
  28. ^ Schmidt-Vogt, H. (Ed.) 1980. Characterization of plant material. Proc. IUFRO Meet. Div. 1, Freiburg, Germany.
  29. ^ van den Driessche, R. 1976. How far do seedling standards reflect seedling quality? p. 50–52 en Proc. XVI IUFRO World Congr. Div. II, For. Plants For. Prot., Oslo, Norway.
  30. ^ Navratil, S. Brace, L.G. Edwards, I.K. 1986. Planting stock quality monitoring. Canadian Forestry Service, Northern Forestry Centre, Edmonton, Alberta NOR-X-279.
  31. ^ Morrison, I.K. Armson, K.A. 1968. The rhizometer – a new device for measuring roots of tree seedlings. For. Chron. 44: 21-23.
  32. ^ Burdett, A.N. 1979. New methods for measuring root growth capacity: their value in assessing lodgepole pine stock quality. Can. J. For. Res. 9:63–67.
  33. ^ Helgerson, O.T. 1990. Heat damage in tree seedlings and its prevention. New For. 3:333–358.
  34. ^ aBC Colombo, S.J. Timmer, V.R. Colclough, M.L. Blumwald, E. 1995. Diurnal variation in heat tolerance and heat shock protein expression in black spruce (Picea mariana). Can. J. For. Res. 25(3):369–375.
  35. ^ Key, J.L. Lin, C.Y. Chen, Y.M. 1981. Heat shock proteins of higher plants. Proc. U.S. Acad. Sci. 78:3526–3530.
  36. ^ Kimpel, J.A. Key, J.L. 1985a. Heat chock in plants. Trends Biochem. Sci. 10:353–357.
  37. ^ Kimpel, J.A. Key, J.L. 1985b. Presence of heat shock mRNAs in field grown soybeans. Plant Physiol. 79:672–678.
  38. ^ Coclough, M.L. 1991. The induction of thermotolerance and heat shock protein synthesis in Picea mariana seedlings by heat conditioning. M.Sc. Thesis, University of Toronto, Toronto, Ontario.
  39. ^ Colombo, S.J. Colclough, M.L. Timmer, V.R. Blumwald, E. 1992. Clonal variation in heat tolerance and heat shock protein expression in black spruce. Silvae Gent. 41:234–239.
  40. ^ aBCDmi Navratil, S. 1982. Storaging of bare-root planting stock. Proc. Fed.–Prov. Nurserymen's Meet., Smoky Lake AB, Nov. 1982. Alberta Energy & Nat. Resour. 13 p.
  41. ^ Sutton, R.F. 1990. Root growth capacity in coniferous forest trees. HortSci. 25:259–266.
  42. ^ Hambly, E.S.L. 1973. The periodicity of root regeneration potential of black and white spruce and jack pine nursery seedlings. M.Sc. thesis, Univ. Toronto, Fac. For., Toronto ON. 66 p.
  43. ^ Day, R.J. MacGillivray, G.R. 1975. Root regeneration of fall-lifted white spruce nursery stock in relation to soil moisture content. For. Chron. 51:196–199.
  44. ^ Day, R.J. Breunig, E. 1997. Root generation of 3+0 white spruce varies with root system size, post-planting moisture and climate. B.Sc.F. Thesis, Lakehead University, Thunder Bay, Ontario. 38 p.
  45. ^ Stone, E.C. 1955. Poor survival and the physiological condition of planting stock. For. Sci. 1:90–94.
  46. ^ Simpson, D.G. Ritchie, G.A. 1997. Does RGP predict field performance? A debate. New For. 13:253–277.
  47. ^ Scagel, C.F. Linderman, R.G. 2001. Modification of root IAA concentrations, tree growth, and survival by application of plant growth regulating substances to container-grown conifers. New For. 21:159–186.
  48. ^ Sutton, R.F. 1984. Plantation establishment in the boreal forest: glyphosate, hexazinone, and manual weed control. For. Chron. 60:282–287.
  49. ^ Grossnickle, S.C. 1988. Planting stress in newly planted jack pine and white spruce. I. Factors influencing water uptake. Tree Physiol. 4(1):71–84. [Search 8 abstr 38 of 99]
  50. ^ Grossnickle, S.C. Blake, T.J. 1986. Environmental and physiological control of needle conductance for bare-root black spruce, white spruce, and jack pine seedlings on boreal cutover sites. Can. J. Bot. 64(5):943–949.
  51. ^ Grossnickle, S.C. Blake, T.J. 1987. Water relation patterns of bare-root and container jack pine and black spruce seedlings planted on boreal cut-over sites. New For. 1:101–116.
  52. ^ aB Marsden, B.J. Lieffers, V.J. and Zwiazek, J.J. 1996. The effect of humidity on photosynthesis and water relations of white spruce seedlings during the early establishment phase. Can. J. For. Res. 26(6):1015–1021.
  53. ^ Candy, R.H. 1929. Seedlings versus transplants at Petawawa Forest Experiment Station. For. Chron. 5(4):17–20.
  54. ^ Korstian, C.F. Baker, F.S. 1925. Forest planting in the Intermountain region. USDA, For. Serv., Washington DC, Agric. Bull. 1264. 56 p.
  55. ^ Kittredge, J (1929). "Forest planting in the Lake States". U.S.D.A., For. Serv., Washington DC, Agric. Bull. (1497): 87 p.
  56. ^ aB Cleary, B.D. Greaves, R.D. Hermann, R.K. (Compilers and Eds.). 1978. Regenerating Oregon's Forests. Oregon State Univ. Exten. Serv., Corvallis OR. 287 p.
  57. ^ Duryea, M.L. Landis, T.D. (Eds.) 1984. Forest Nursery Manual: Production of Bareroot Seedlings. Nijhoff/Junk, Boston MA. 386 p.
  58. ^ Tinus, R.W. McDonald, S.E. 1979. How to grow tree seedlings in containers in greenhouses. USDA, For. Serv., Rocky Mountain For. Range Exp. Sta., Fort Collins CO, Gen. Tech. Rep. RM-60. 256 p. (Cited in Nienstaedt and Zasada 1990).
  59. ^ Lavender, D.P. Parish, R. Johnson, C.M. Montgomery, G. Vyse, A. Willis, R.A. Winston, D. (Eds.). 1990. Regenerating British Columbia's Forests. Univ. B.C. Press, Vancouver BC. 372 p.
  60. ^ Wagner, R.G. Columbo, S.J. (eds.). 2001. Regenerating the Canadian forest: Principles and practice for Ontario. Fitzhenry & Whiteside, Markham, Ont.

Media related to Plant nurseries at Wikimedia Commons


Other Oak Trees

Only one type of tree produces an acorn, but this includes more than 500 individual species. There are a number of additional oaks that occur naturally in the valleys and slopes of the same USDA zones as the Oregon white oak. These include California black oak (Quercus kelloggii), MacDonald oak (Quercus × macdonaldii), Engelmann oak (Quercus engelmannii), Tucker oak (Quercus john-tuckeri) and blue oak (Quercus douglasii). The last is a type of white oak that received its name because its leaves appear bluish.

Watch a squirrel or chipmunk forage for food and no doubt a cache of acorns will appear. This is just one of the many oak tree uses. Grow an oak tree for its beauty, its shade, its appeal to wildlife and for the nuts it creates for other animals to thrive on. Acorns provide food for various wildlife, or they would otherwise litter the forest floor and rot since they are too heavy to disperse via wind. Instead, foraging animals scatter the seed and help to propagate the next generation of acorn-bearing trees.


Sapodilla Fruit Drop: Reasons Why Baby Sapodillas Fall Off Tree - garden

Symptoms / Characteristics:
There are many reasons why a plant might shed its fruit prematurely. Don't panic. Fruit drop may be natural, environmental or pest-related. Take careful observations and evaluate all possibilities. Use a process of elimination to determine the cause of the symptom and decide on an appropriate control measure.

In many cases, apple in particular, the plant undergoes certain growth phases in which natural fruit drop occurs. An early summer fruit drop commonly occurs in apple, pear and, less frequently, cherry. This is a result of the plant's inability to support the vast number of fruit that it has produced. Profuse flowering and extensive pollination result in the overproduction of fruit, beyond what the plant can physiologically sustain. In an effort to conserve energy, the plant drops the fruit. Essentially, it is a natural thinning that results from the competition between fruits.

Premature fruit drop is often related to unfavourable environmental conditions, such as late frosts, excessive heat or cold, and abrupt changes in humidity. Symptoms may be soil related, resulting from irregular watering and improper nutrition. Nutrient deficiency is a common problem. Boron-deficient green peppers, for example, will even exhibit a certain amount of fruit drop. Although there are characteristic deficiency symptoms associated with each nutrient, plant expression may vary between species. Deficiency diagnosis is further complicated if more than one nutrient is deficient in the soil. In Manitoba, only nitrogen, phosphorus, potassium and sulphur are of particular concern with respect to fruit production. Herbicide drift may also lead to premature fruit drop.

Pathological or pest-related fruit drop is more likely to occur late in the growing season when the fruit is nearing maturity. Common insects that cause premature fruit drop include apple maggot and plum curculio. Common diseases include apple scab and peach leaf curl. Insects and diseases tend to have more visually identifiable symptoms and are, therefore, easier to diagnose than environmental or physiological disorders.


Control / Preventions:
Thin fruit to reduce competition and encourage the plant to put more energy into producing fewer numbers of larger, higher quality fruit. The removal of fruit beyond what is lost during the early season drop may even be necessary. Some horticulturists even suggest thinning the blossoms, but flowers are typically an attractive feature for most homeowners. Avoid unfavourable environmental conditions that might cause a plant to drop its fruit. This involves effective water management and a balanced fertilizer program, according to individual plant specifications. Soil testing may be required in order to confirm nutrient deficiency/toxicity. Supplement with fertilizer where necessary. Avoid herbicide drift. Never apply herbicides in windy or dead calm conditions. Contrary to popular belief, dead calm conditions are often associated with a phenomenon known as temperature inversions. Spraying under such conditions can actually increase drift distance. If additional symptoms are observed on fruit, leaves or stems, proceed to identify the causal agent and administer appropriate control measures.

Other references:
Jones, A.L. and Sutton, T.B. 1984. Diseases of Tree Fruits. Cooperative Extension Service, Michigan State University. 59 pages.

Manitoba Agriculture and Food Fruit Guide 2000 Edition. 262 pages.


Mango Tree Problems

  1. The main bugs and pests of mangoes are fruit piercing moths, fruit-spotting bug, fruit fly, helopeltis, caterpillar, leaf hopper, stem miner, Red-banded thrips and tipborer.
  2. The mango main diseases are anthracnose, apical bud necrosis, bacterial black spot, bacterial flower disease, powdery mildew, phytophthora fruit rot and stem end rot.
  3. The most serious of these is a fungus known as anthracnose, that can cause the flowers to go black and fall off. It also causes black spots on stem and small fruit, leaves may go brown. It is worse in high humidity, frequent rains and the temperature range of 24-32 deg C during flowering and fruit set. It develops black patches on the fruit. Copper fungicide spray reduce the risk of various bacterial and fungal diseases.
  4. Powdery mildew is another serious disease of affecting almost all the mango varieties. This is characterized by the white superficial powdery fungal growth on leaves, stalk of panicles, flowers and young fruits. The affected flowers and fruits drop per-maturely.

Black Spots on Mango Leaves and Fruits: Anthracnose Infection

This is the third year of the tree and it appears very healthy but on careful observation, I noticed some distorted leaves, curly leaves and black spots and tiny holes on a few of them and some leaves turning brown.

It was a thing of concerned. I wondered what was the cause of black spots on the leaves? Black spots appeared on both young and old leaves. I also noticed blackspots on leaves, blooms and fruits on my neighbour's mango tree. The young fruit was deformed and split.

On searching for the cause of the black spots, I discovered that the problem was due to Anthracnose infection. Due to this infection on the young leaves, the black spots appear along the boundary causing leaf curl and leaf drop.

I sprayed copper fungicide all over the plant, but as Sydney can have rains all year round, so it rained that evening washing away the fungicide. Next day I had to spray it again. Luckily, the disease was cured. Copper fungicide can also help in copper deficiency.

Mango Flower Pollination

The mango trees produce a large number of flowers,the flowers don't require bees for pollination as needed for other plant and trees. The 75 percent of mango flowers have both female and male parts so these are capable of self-pollinating. The remaining 25 percent of the flowers are male. Many insects and fruit bats pollinate mango flowers.

Once the flowers are pollinated, it takes 3 to 5 months for the tree to produce mature, harvest-ready fruit, depending on the cultivar, growing conditions and weather.

When A Mango Tree Will Fruit?

The mango tree may flower in 2-3 years time. My mango tree produced after 2 years of planting. In the second year a few mango fruits formed but all fell off the tree, only one fruit reached 1 cm. Note that the flowers self pollinate very well.

It had lot of flowers on the old growth in the middle of spring. The flowers are pollinated by insects but only a small percentage of the flowers will mature to form a fruit. Initially there were a large number of tiny mangoes on the flower panicles, but soon the tree shed a lot of them and now there are only 20 left, that is what the tree can handle. (Look for Causes of premature falling of mangoes.)

The baby mangoes will ultimately reach to full size. They will grow bigger depending on the weather, the hotter the weather the faster they ripen. It takes about four months for the mangoes to ripen on the tree.

You need to protect the fruits from fruit fly, birds and bats. I cover each fruit in paper bags.

Pick the ripe mango fruits (how to ripen mangoes) in summer to enjoy their health benefits.

  1. Mature mango trees fruit only alternating years. There are some ways to induce flowering in "off" years.
  2. A stressed mango tree can produce blossoms. The tree can be stressed by watering it only when absolutely necessary, cutting back or stopping fertilization, salting the ground, smoking the tree, slashing tree trunk and pruning off one-half the flower clusters in a year when the tree blooms.
  3. It may be noted that the stressing method may or may not work on your tree.

Mango Videos