Nuevo

¿Qué es la escarcha ligera: información sobre los efectos de la escarcha ligera?

¿Qué es la escarcha ligera: información sobre los efectos de la escarcha ligera?


Por: Susan Patterson, maestra jardinera

Nada quita la sonrisa del rostro de un jardinero más rápido que un comienzo de otoño o una helada de fines de primavera. Peor aún es el hecho de que no hace falta mucha helada para dañar sus preciadas plantaciones. Siga leyendo para averiguar qué es la información sobre las heladas ligeras y las heladas de las plantas para las plantas afectadas por las heladas ligeras.

Información de Plant Frost

Comprender las fechas de las heladas en su región de jardinería es fundamental para maximizar el potencial de su jardín. Sin embargo, siempre hay heladas que se acercan sigilosamente y te pilla con la guardia baja, sin importar cuán preparado creas que estás.

Prestar atención a las previsiones meteorológicas en otoño y primavera es fundamental para la salud de su jardín. Incluso una helada leve puede causar un daño extremo a las plantas jóvenes de primavera o detener la exhibición colorida de las tiernas plantas de fines del verano.

¿Qué es una helada ligera?

Una helada leve ocurre cuando el aire ha descendido por debajo del punto de congelación, pero el suelo no. Una helada fuerte ocurre cuando el aire está frío y el suelo es duro. Muchas plantas pueden sobrevivir a las heladas ligeras ocasionales, pero se debe tener más cuidado cuando el pronóstico del tiempo indica una helada fuerte.

Los efectos de las heladas ligeras varían de una planta a otra, pero pueden incluir un efecto de oscurecimiento o quemaduras en el follaje, hasta un colapso completo del tallo. Por lo tanto, suele ser una buena idea proporcionar a todas sus plantas una ligera protección contra las heladas.

Plantas afectadas por las heladas ligeras

Las plantas tiernas pueden morir con una helada ligera; estos incluyen variedades tropicales y subtropicales. Cuando el agua del interior de la planta se enfría, cristaliza. Cuando se calienta, corta el interior de la planta, permitiendo que escape la humedad y, por tanto, matando a la planta.

Si el área entre las venas de las hojas se ve de color marrón pálido o chamuscado, puede indicar helada o daño por frío. Los bulbos y plantas perennes tiernas y tropicales pueden volverse negros cuando son golpeados por la primera helada de otoño.

La protección ligera contra las heladas es definitivamente una necesidad si tiene plantas tiernas en su jardín. Las heladas primaverales pueden dañar las flores de los árboles y los frutos jóvenes. Las verduras sensibles a las heladas, como las patatas y los tomates, pueden sufrir quemaduras en las hojas, oscurecimiento e incluso la muerte a causa de una helada de finales de primavera.

Este artículo se actualizó por última vez el

Leer más sobre problemas medioambientales


Qué hacer cuando sus plantas de pimiento jalapeño se ven afectadas por la escarcha

Artículos relacionados

Al igual que el fuego y el hielo no se mezclan bien, el clima frío y las condiciones heladas no son amigos de las plantas de chile jalapeño (Capsicum annuum). Las plantas de jalapeño son cultivos de estación cálida amantes del calor que son resistentes en las zonas 8 a 11 del Departamento de Agricultura de EE. UU., Aunque se pueden cultivar como anuales en áreas más frías. Las plantas crecen de 3 a 5 pies de altura, dependiendo de la variedad. Cultive jalapeños en un área cálida y soleada, tomando medidas para proteger las plantas de las heladas en cada etapa de la vida. Los pimientos están listos para la cosecha en un plazo de 80 a 120 días.


Cómo saber si una planta de tomate tiene congelación

Como plantas anuales tiernas, las plantas de tomate no pueden tolerar las heladas. Una planta congelada se marchitará y morirá rápidamente. Los tomates generalmente se plantan en el jardín después de que ha pasado todo el peligro de las heladas, pero a veces una helada inesperada puede dañar las plantas durante la noche. En otoño, las heladas tempranas pueden arruinar la última cosecha si no actúa rápidamente. Es posible que no se dé cuenta de que se produjo una helada, ya que la helada puede ser una ocurrencia localizada que no aparece en los informes meteorológicos. Revisar sus plantas en busca de congelación cuando sospecha que ocurrió una helada le da la oportunidad de guardar cualquier fruta antes de que la planta muera.

Inspeccione el tallo de la planta debajo del primer conjunto de hojas. Busque oscurecimiento y toque los tallos para ver si están firmes o suaves. Si los tallos están blandos y descoloridos, la planta está congelada y debe desecharse.

  • Como plantas anuales tiernas, las plantas de tomate no pueden tolerar las heladas.
  • Revisar sus plantas en busca de congelación cuando sospecha que ocurrió una helada le da la oportunidad de guardar cualquier fruta antes de que la planta muera.

Inspeccione las hojas de las plantas y la parte superior del tallo para ver si están marchitas, decoloradas o blandas si el tallo inferior está sano. Estos indican que partes de la planta están congeladas pero que la planta puede sobrevivir. Retire las hojas dañadas y corte los tallos que estén blandos para evitar que la pudrición afecte al resto del tomate.

Coseche todos los tomates casi maduros o los que estén verdes pero de tamaño completo de cualquier planta que se sospeche que se haya congelado. Use estos tomates dentro de los próximos uno o dos días, primero cortando las manchas que se volvieron blandas durante la congelación.

Proteja las plantas por la noche si se produjeron daños por heladas pero no las mató. Cubra las plantas con una manta o coloque una campana sobre las plantas hasta que el clima vuelva a calentar en primavera o hasta que haya cosechado la última fruta en otoño.

  • Inspeccione las hojas de las plantas y la parte superior del tallo para ver si están marchitas, decoloradas o blandas si el tallo inferior está sano.
  • Retire las hojas dañadas y corte los tallos que estén blandos para evitar que la pudrición afecte al resto del tomate.

Espere hasta que la tierra se haya calentado hasta 60 grados F antes de trasplantar afuera. Es más probable que las plantas sobrevivan a una helada ligera si el suelo está caliente.

Si cubre las plantas para protegerlas de las heladas, quítelas durante el día o las plantas pueden sobrecalentarse.

La cobertura solo protege a las plantas de las heladas ligeras, no de las heladas fuertes que congelan el suelo.


Efectos del clima frío en plantas hortícolas en Indiana (HO-203-W) (HO-203-W)

Publicación de extensión de Purdue

Introducción

Cada otoño, invierno y primavera, muchos cultivos de frutas y hortalizas, así como plantas ornamentales de paisaje, corren el riesgo de sufrir lesiones causadas por el clima frío. Dependiendo de la especie de planta, el daño puede ser causado por cualquier cosa, desde una helada ligera durante la noche hasta un período prolongado de temperaturas bajo cero.

Mientras que el daño por frío es difícil de predecir. puede contar con el hecho de que ocurrirá tarde o temprano. Puede variar desde la pérdida de algunas flores tempranas en un campo bajo hasta la pérdida total de cientos de acres en varios condados, desde la quema de hojas apenas visible en las verduras y flores de principios de la primavera hasta la muerte de los tejidos de las plantas por encima y por debajo del suelo.

Dependiendo del cultivo y la ubicación, cada año pueden ocurrir algunas pérdidas económicas por lesiones por frío. Las pérdidas pueden resultar directamente de plantas dañadas o muertas, e indirectamente de una calidad reducida o maduración retrasada. La severa helada de diciembre de 1983 mató a muchas frutas y plantas de jardín. De las plantas que sobrevivieron, muchas se debilitaron seriamente, haciéndolas más susceptibles a barrenadores, cancros y otros problemas durante los próximos años.

El objetivo de esta publicación es identificar los tipos de lesiones causadas por el clima frío, los factores que influyen en el grado de lesión y las formas de prevenir o reducir las lesiones. Esta información debería ayudar a planificar una defensa contra lesiones por frío y explicar fallas pasadas en la prevención de congelamiento.

Climatología y selección del sitio

Hay una serie de factores que influyen en la determinación del riesgo de heladas y daños por congelación en los cultivos hortícolas. Los climas regionales y locales son importantes, al igual que la topografía del área y las condiciones del sitio específico. La resistencia real de la planta también ayuda a determinar el riesgo de lesiones, que se tratará más adelante.

El clima de una región, a veces llamado macroclima, se ve afectado por las masas de tierra y agua (es decir, el "efecto lago"), los patrones de viento predominantes y la latitud. El macroclima del Medio Oeste se caracteriza por inviernos fríos, con grandes y rápidos cambios en la temperatura del aire causados ​​por la alternancia de masas de aire cálido y frío. Compare esto con los estados del sur, que tienen inviernos frescos con ocasionales olas de frío. Los cultivos y las plantas de jardinería que prosperan en un conjunto de condiciones climáticas pueden no funcionar de manera confiable en otro. Este es el razonamiento detrás de las diferentes zonas de resistencia de las plantas que se encuentran en el Mapa de Resistencia de las Plantas del USDA (ver Figura 1).

Figura 1. Zonas de resistencia del USDA de los Estados Unidos.

Otros factores regionales, incluidos el terreno y la elevación, pueden causar diferencias en el clima. El terreno en Indiana varía mucho e incluye áreas montañosas, amplias llanuras planas y valles fluviales anchos y estrechos. Las temperaturas del aire, especialmente las mínimas diarias, pueden diferir ampliamente entre estas diferentes formas de tierra. En general, es más fresco en las elevaciones más altas que en los lugares vecinos más bajos, la temporada de crecimiento también es más corta.

En noches despejadas y sin viento, las inversiones de temperatura pueden hacer que el aire frío se acumule en áreas bajas, llamadas "bolsas de escarcha". Existe una inversión cuando la temperatura es más fría cerca del suelo que más arriba. A medida que se pone el sol, la temperatura de la superficie desciende y el aire directamente sobre el suelo se enfría. Dado que el aire frío es más pesado que el aire caliente, formará una capa sobre el suelo. El aire frío fluye cuesta abajo y se asienta en valles y áreas bajas, al igual que el agua. A menudo, el aire en estas bolsas de escarcha puede ser hasta 15 ° F más frío que el del terreno elevado circundante. El valle del río Kankakee es un ejemplo de un área afectada de esta manera.

Otro efecto del terreno que influye en el clima es la presencia de grandes masas de agua, como los Grandes Lagos. A varias millas de la orilla del lago, la influencia del calentamiento del lago Michigan retrasa la fecha promedio de la primera helada otoñal en el noroeste de Indiana en aproximadamente 2 o 3 semanas. Asimismo, la influencia templadora del lago retrasa el avance de la primavera y reduce el riesgo de una helada primaveral inusualmente tardía.

En el otro extremo de la escala está el microclima de un sitio en particular. Los microclimas son las pequeñas variaciones climáticas de un lado de una colina a otro, de una calle a la siguiente e incluso dentro de diferentes sitios en el mismo patio. Los bolsillos de escarcha encajan en esta categoría. También lo sería la presencia o ausencia de sombra, la exposición al viento e incluso la dirección de una pendiente. Las laderas que dan al sur se calientan antes, alcanzan temperaturas más altas y tienen mayores variaciones de temperatura que las que dan al norte, debido a la exposición a los rayos del sol.

El tipo de suelo, el drenaje y el manejo pueden afectar las temperaturas diarias máximas y mínimas. La capacidad de un suelo para retener el calor está determinada por su contenido, textura y color de agua y materia orgánica. Por ejemplo, un suelo húmedo retiene más calor que un suelo seco. Un suelo arcilloso o franco arcilloso, que tiene una cantidad considerable de agua unida permanentemente, se calienta lentamente en la primavera y se enfría lentamente en el otoño. Por otro lado, un suelo arenoso, que tiene una baja capacidad de retención de agua, tiende a calentarse rápidamente en la primavera y a enfriarse rápidamente en el otoño. Los suelos oscuros absorben más calor que los suelos de colores claros. Los suelos que contienen grandes cantidades de materia orgánica, como lodos y turbas, no conducen bien el calor. Estos suelos se calientan y enfrían solo en una capa superficial poco profunda, lo que conduce a grandes temperaturas extremas cerca de la superficie.

Los macroclimas no son modificados fácilmente por el hombre. Se necesita todo un planeta para cambiar el clima global o regional, como se propone bajo la teoría del "efecto invernadero". Sin embargo, los microclimas pueden ser fácilmente cambiados, o al menos comprendidos y manipulados por los individuos. Se pueden agregar o quitar árboles o estructuras de sombra. Los cortavientos pueden bloquear o redirigir las corrientes de viento. Se puede mejorar el drenaje de las áreas húmedas a través de baldosas, zanjas o camas elevadas. Se pueden evitar las bolsas de escarcha. Una bolsa de escarcha causada por un área boscosa que rodea el huerto se puede corregir al menos parcialmente cortando una franja de 75 a 100 pies de ancho a través del bosque en los puntos más bajos. Estas aberturas actúan como desagües, permitiendo que el aire frío fluya fuera del huerto.

Los problemas de microclima también se pueden evitar con una selección adecuada de plantas, como plantando plantas tolerantes a la sombra o a sitios húmedos. Las plantas sensibles al frío, como las autóctonas del Sur, pueden ser reemplazadas por especies o variedades más resistentes en el caso de hortalizas tiernas, sus fechas de siembra pueden retrasarse.

Un cultivador o paisajista debe comprender las necesidades de las plantas, reconocer todos los factores del microclima, comprender cuáles son los límites para cambiar el medio ambiente y luego planificar en consecuencia, para tener éxito en evitar los problemas del clima frío. Los investigadores han llevado registros de los patrones climáticos y han desarrollado mapas que predicen, en promedio, cuándo puede esperar la última helada de la primavera de 32 ° F, la primera helada del otoño y la duración de la temporada de crecimiento en su área. . Los mapas que muestran esta información para Indiana se encuentran en las Figuras 2, 3 y 4.

Una nota final: las lecturas de temperatura de la estación meteorológica, que a menudo se toman en los aeropuertos locales, por lo general no reflejan la temperatura en los campos de un productor, especialmente en las bolsas de escarcha. Los productores deben usar sus propios termómetros, cuya precisión deben verificar antes de usarlos. Los termómetros deben colocarse en el dosel del cultivo (dentro del follaje de la fresa o en el árbol frutal) para obtener lecturas de temperatura válidas.

Daños y protección de plantas

Las bajas temperaturas pueden afectar a las plantas de varias formas. Primero, las temperaturas cercanas al mínimo para el crecimiento de la planta reducirán la tasa de metabolismo y crecimiento de la planta. Si la temperatura, y por lo tanto el metabolismo, permanecen bajos durante un período prolongado, la calidad de la planta se verá afectada y puede ocurrir la muerte. Un período de clima frío también puede alterar el crecimiento de las plantas, como cuando ciertos vegetales “se desprenden” o producen tallos de semillas, en respuesta a varios días a bajas temperaturas.

Otro tipo de lesión ocurre si la temperatura cae por debajo del punto de congelación (32 ° F, 0 ° C). Por debajo de 32 ° F, el agua dentro y entre las células de la planta se congela. Los cristales de hielo que se forman perforan las membranas de las células cuando la temperatura aumenta y el hielo se derrite, el contenido de la célula se filtra y la mata. Los tejidos vegetales que se congelan generalmente aparecen de color verde oscuro y empapados de agua al principio, luego se vuelven ennegrecidos y necróticos.

En las plantas perennes, el tejido cambial y los brotes vegetativos y en flor también pueden resultar dañados por las bajas temperaturas, aunque esta lesión puede no ser evidente hasta la primavera siguiente, cuando los brotes no se abren o se abren y luego mueren inmediatamente. Algunos brotes de frutas dañados pueden abscisarse antes de la primavera. Si se sospecha una lesión por frío, corte algunos brotes de varios lugares del árbol y examínelos. Si el centro de la yema está oscurecido o negro, la yema ha muerto por el frío. Verifique varios árboles en el área para obtener una muestra representativa.

A continuación se presentan descripciones más detalladas de daños a las plantas y medidas de protección para diferentes cultivos hortícolas.

Verduras y flores anuales

Los cultivos de hortalizas difieren en su resistencia a las bajas temperaturas, dependiendo de su genética y origen. Los cultivos de estación cálida, como los tomates, las judías verdes y las cucurbitáceas, se originaron en áreas tropicales y pueden resultar gravemente dañados incluso por una helada leve. Por otro lado, los cultivos de estación fría, como el brócoli, el repollo, los guisantes y las cebollas, se originaron en las áreas del norte y pueden tolerar heladas y heladas leves de corta duración con poco daño. La Tabla 1 enumera los síntomas de las heladas en algunos vegetales comunes.

Algunas verduras, como los cultivos de coles (repollo, brócoli y coliflor) y los conjuntos de cebollas, responden al clima frío produciendo un tallo de semilla. Este proceso, llamado "atornillado", ocurre cuando las plantas jóvenes se exponen a bajas temperaturas durante varios días. Esto hace que se formen botones florales dentro del punto de crecimiento. Cuando vuelve el clima cálido, los brotes se convierten en flores y tallos de semillas. Esto reduce en gran medida la calidad y comerciabilidad del cultivo afectado.

El atornillado ocurre en plantas que se establecieron demasiado temprano en la primavera. Crecieron lo suficiente como para salir de la etapa juvenil (tallos gruesos como un lápiz para el repollo, bulbos de media pulgada de ancho para la cebolla). En este punto, la planta es sensible a una ola de frío. Las plantas atornilladas deben descartarse cortando los tallos de las flores no evitará el deterioro del sabor y la calidad. No coloque las plantas demasiado temprano en la primavera si desea evitar este problema.

La Tabla 2 enumera una cantidad de vegetales que se plantan comúnmente en el Medio Oeste, según su capacidad para resistir las heladas. La Tabla 3 muestra información similar para flores anuales. Conocer la resistencia de una planta puede ayudar a guiar a los productores a decidir cuándo comenzar a producir trasplantes o cuándo plantar semillas o trasplantes en el campo, el jardín o el paisaje. Puede encontrar más información en las publicaciones HO-186 de Purdue University, Indiana Vegetable Planting Calendar y AY-231, Determining Spring and Fall Frost-Freeze Risks in Indiana.

Se necesita un manejo adecuado para proteger los cultivos de hortalizas y flores de las heladas. Retrase la siembra en el campo lo más tarde posible en la primavera para evitar una helada tardía. Plante los cultivos de otoño lo antes posible para dar tiempo a que maduren antes de la primera helada. Utilice HO-186 como guía.

Retrase las aplicaciones de nitrógeno en vegetales sembrados a principios de la primavera hasta que haya pasado el peligro de lesiones por frío. Aplique nitrógeno temprano en la temporada a los cultivos plantados en otoño, de modo que a medida que las plantas se acercan a la madurez, el tejido estará en un estado de crecimiento levemente decreciente en lugar de una etapa de crecimiento suculento.

Tabla 1. Síntomas de daño por congelación en algunas verduras.

    • Alcachofa: La epidermis se desprende y forma ampollas de color blanquecino a bronceado claro. Cuando las ampollas se rompen, el tejido subyacente se vuelve marrón.
    • Espárragos: La punta se vuelve blanda y oscura, el resto de la lanza se empapa de agua. Las lanzas descongeladas se vuelven blandas.
    • Remolacha: Remojo externo e interno en agua, a veces ennegrecimiento del tejido conductor.
    • Brócoli: Los floretes más jóvenes en el centro de la cuajada son más sensibles al daño por congelación. Se vuelven marrones y desprenden olores fuertes al descongelarse.
    • Repollo: Las hojas se empapan de agua, se vuelven translúcidas y flácidas al descongelarse la epidermis se separa.
    • Zanahoria: Aspecto con ampollas, grietas dentadas a lo largo. El interior se empapa de agua y se oscurece al descongelarse.
    • Coliflor: La cuajada se vuelve marrón y tiene un fuerte olor cuando se cocina.
    • Apio: Las hojas y los pecíolos aparecen marchitos y empapados de agua al descongelarse. Los pecíolos se congelan más fácilmente que las hojas.
    • Ajo: Los clavos descongelados aparecen de color amarillo grisáceo y empapados de agua.
    • Lechuga: La formación de ampollas en las células muertas de la epidermis separada en las hojas externas se convierte en una mayor susceptibilidad al daño físico y la descomposición.
    • Cebolla: Los bulbos descongelados son suaves, de color amarillo grisáceo y empapados de agua en la sección transversal, a menudo limitados a escamas individuales.
    • Pimienta, campana: El tejido muerto empapado en agua en parte o en su totalidad de la superficie del pericarpio pica, se arruga y se pudre después de la descongelación.
    • Papa: Es posible que la lesión por congelación no sea evidente desde el exterior, pero se muestra como parches grises o gris azulados debajo del fregadero. Los tubérculos descongelados se vuelven blandos y acuosos.
    • Rábano: Los tejidos descongelados aparecen traslúcidos, las raíces se ablandan y se marchitan.
    • Batata: Una decoloración de color marrón amarillento del anillo vascular y una apariencia de otros tejidos empapados de agua de color verde amarillento. Las raíces se ablandan y se vuelven muy susceptibles a la descomposición.
    • Tomate: Agua empapada y blanda al descongelarse. En frutas parcialmente congeladas, el margen entre tejido sano y muerto es distinto, especialmente en frutas verdes.
    • Nabo: Pequeñas manchas empapadas de agua o picaduras en la superficie. Los tejidos lesionados se ven tostados o grises y desprenden un olor desagradable.

Se ha demostrado que los mantillos de plástico aumentan la temperatura del suelo y aceleran el desarrollo temprano de las plantas. Durante el día, la luz del sol calienta el suelo. Por la noche, el plástico atrapa el calor y lo mantiene en el suelo. El plástico transparente permite un mayor calentamiento del suelo que el plástico de color oscuro (negro, marrón, gris) (calentamiento de 10 ° F a 20 ° F para transparente, de 5 ° F a 10 ° F para oscuridad). Esto puede aumentar la precocidad de muchos cultivos, especialmente los melones, al acelerar la germinación y el crecimiento temprano. Sin embargo, el plástico transparente deja pasar la luz, lo que puede crear un problema importante de malezas. Los mantillos de color oscuro bloquean la mayor parte o toda la luz, lo que reduce el crecimiento de malezas y la cantidad de control de malezas necesario.

Las coberturas de hileras, que a menudo se usan junto con mantillo plástico, están diseñadas específicamente para promover el crecimiento temprano de los cultivos y reducir la pérdida de calor durante la noche. Se utilizan muchos tipos de materiales y muchos tipos de diseños de cubiertas, incluidos túneles en hileras, donde la cubierta se sostiene mediante aros de alambre y cubiertas de hileras flotantes, donde se permite que el material descanse directamente sobre el cultivo. Varios estados del Medio Oeste, especialmente Illinois e Indiana, están examinando los diferentes materiales para determinar cuál es el mejor y más económico de usar. Más sobre este tema se puede encontrar más adelante en medidas específicas de protección contra el frío.

Tabla 2. Resistencia a las heladas de las verduras. *

* Basado en información de la publicación VC 14 a2 de la Universidad de Illinois, Guía de plantación de vegetales.

1 Las verduras muy resistentes pueden soportar temperaturas de congelación y heladas duras durante períodos cortos sin lesionarse. Se pueden plantar tan pronto como se pueda preparar el terreno. generalmente de 4 a 6 semanas antes de la fecha promedio sin heladas.

2 Las verduras tolerantes a las heladas pueden soportar heladas ligeras y se pueden plantar de 2 a 3 semanas antes de la fecha promedio libre de heladas.

3 Las verduras tiernas se dañan o mueren por las heladas, y sus semillas no germinan bien en suelo frío. Por lo general, se plantan en o después de la fecha promedio sin heladas.

4 Las verduras calientes y amorosas no toleran el frío. Requieren suelos cálidos para la germinación y un buen crecimiento, y deben plantarse de 1 a 2 semanas después de la fecha promedio sin heladas.

Los trasplantes de vegetales y flores deben endurecerse antes de plantarlos en el campo. Esto ralentiza el crecimiento de las plantas, disminuyendo la posibilidad de lesiones. Las plantas deben exponerse gradualmente a las temperaturas más bajas y los niveles más altos de luz solar que se encuentran en el campo durante aproximadamente dos semanas antes de plantar. Se puede usar un marco frío para esto. Las plantas también se pueden colocar en vagones, que se llevan al aire libre durante el día y se devuelven al establo por la noche. Las cubiertas de hileras también pueden ayudar a proteger a los trasplantes jóvenes.

El riego por aspersión se utiliza a veces para proteger las verduras. Saturar el suelo temprano en el día puede ayudar a proteger las plantas, ya que el agua se calentará durante el día y liberará el calor lentamente durante la noche. Rociar las plantas durante las noches heladas también puede ayudar a prevenir lesiones. Consulte la sección sobre medidas específicas de protección contra el frío para obtener más información.

Se están examinando los protectores químicos contra las heladas, incluidos los tensioactivos y las combinaciones de fungicidas y bactericidas, como posibles métodos para proteger los cultivos. Estos productos ayudan a prevenir la formación de cristales de hielo, al destruir las bacterias que ayudan a que se formen los cristales de hielo (llamadas “bacterias nucleantes del hielo”). Estos productos proporcionarán cierta protección, al menos unos pocos grados bajo cero. Sin embargo, matar las bacterias no evitará la formación de cristales de hielo causada por el polvo y otros materiales. Estos productos deben usarse junto con otras medidas de protección y no deben ser las únicas medidas preventivas utilizadas.

Cuadro 3. Resistencia a las heladas de las flores anuales. *

* Basado en información de la publicación HO-14 de Purdue University. Inicio de semillas en interiores.

1 Las flores muy resistentes pueden soportar temperaturas bajo cero y heladas fuertes durante períodos cortos sin sufrir lesiones. Se pueden plantar tan pronto como se pueda preparar el terreno, generalmente de 4 a 6 semanas antes de la fecha promedio libre de heladas.

2 Las flores tolerantes a las heladas pueden soportar heladas ligeras y se pueden plantar de 2 a 3 semanas antes de la fecha promedio libre de heladas.

3 Las flores tiernas resultan dañadas o muertas por las heladas. Los trasplantes carecen de vigor en suelos fríos y es posible que deban reemplazarse para obtener el despliegue floral deseado. Por lo general, se plantan en o después del promedio.
fecha libre de heladas.

4 Las flores cálidas y amorosas no toleran el frío. Requieren suelos cálidos para que los trasplantes sobrevivan y se establezcan. Deben plantarse de 1 a 2 semanas después de la fecha promedio sin heladas.

Plantas leñosas y perennes

Los árboles y arbustos leñosos (tanto frutales como paisajísticos) y muchas plantas herbáceas perennes (incluidas las fresas) pueden tolerar temperaturas muy bajas si se les permite endurecerse y permanecer inactivas en el otoño. El endurecimiento se desencadena por los días más cortos de finales del verano y el otoño, lo que hace que la planta deje de crecer. En este momento, los cogollos que hibernan están madurados. Estos cogollos suelen estar cubiertos por escamas protectoras que protegen al cogollo de la pérdida de agua y el daño físico.

El segundo paso para que una planta se endurezca y adormezca es la exposición a bajas temperaturas, en o por debajo del punto de congelación, durante al menos parte del ciclo diario. Esto provoca cambios en el metabolismo de la planta, lo que provoca cambios en la cantidad, ubicación y composición de azúcares, proteínas, humedad y otras sustancias químicas de la planta. En las plantas de hoja caduca, esto se ve por el cambio en el color de las hojas y la caída de las hojas. Todo esto promueve el desarrollo de la resistencia a la congelación. Si ocurre un clima frío antes de que se complete el proceso de endurecimiento, pueden ocurrir lesiones.

Muchos factores pueden afectar la capacidad de una planta para endurecerse antes del clima frío. La fertilización con nitrógeno a finales del verano o principios del otoño puede estimular la producción de nuevos brotes, que serán demasiado frondosos y tiernos para sobrevivir. Al retener las aplicaciones de nitrógeno a fines del verano o al reducir la cantidad aplicada para que no se produzca la estimulación, las reservas de carbohidratos (azúcar) de la planta pueden almacenarse, lo que permite que los tejidos de la planta resistan mejor las temperaturas frías (los azúcares se acumulan en los tejidos y actúan como un anticongelante, que reduce la temperatura necesaria para que el agua de los tejidos se congele). Una gran carga de fruta puede agotar estas reservas, por lo tanto, es importante mantener un follaje saludable después de la cosecha, para que se pueda producir la acumulación de carbohidratos en el árbol.

La poda al final del verano, o un otoño húmedo después de un verano seco, también puede estimular un nuevo crecimiento, que no podrá tolerar temperaturas más frías más adelante. Un árbol debilitado por la sequía, daño por insectos (especialmente anillado causado por barrenadores y defoliación causada por orugas y escarabajos), enfermedad o daño mecánico al tronco o raíces, será más susceptible al clima frío. La resistencia también puede verse afectada por la duración e intensidad de la luz solar, la duración de la temporada de crecimiento, la cantidad y el momento de la lluvia, el tipo de suelo y drenaje, la exposición al viento y las prácticas culturales.

La resistencia también se ve afectada por el regreso de las temperaturas cálidas. Unos pocos días de clima cálido a mediados o finales del invierno pueden reducir significativamente la resistencia al frío de la planta. Una vez que se pierde la resistencia al frío del calentamiento a mediados o finales del invierno, la planta no puede volver al mismo nivel de resistencia. Si prevalecen las suaves temperaturas invernales, es poco probable que se produzcan daños. Sin embargo, si ocurren temperaturas severas, es probable que el árbol se dañe.

Los diferentes tejidos vegetales tienen diferentes grados de resistencia. Por ejemplo, los botones florales son más sensibles al frío que los botones de las hojas. Una helada puede dañar los botones florales de un bulbo o árbol frutal sin dañar el crecimiento foliar posterior.

Las quemaduras solares y el agrietamiento por heladas son problemas causados ​​de manera similar en árboles con corteza delgada y oscura, como el melocotón o el arce plateado. Ocurren cuando la corteza y el cambium subyacente, generalmente en el lado sur o suroeste del árbol, se calientan en días fríos y brillantes. Cuando el sol se pone o es bloqueado por una nube, la corteza y el cambium vuelven rápidamente a la temperatura del aire, lo que puede causar daños físicos y fisiológicos.

Las grietas por heladas, que son fisuras longitudinales en la corteza, son un ejemplo del daño físico que puede ocurrir. La corteza y la madera que se encuentra debajo se contraen a diferentes velocidades a medida que se enfrían, lo que provoca estrés mecánico. Finalmente, la corteza se parte, a veces con la violencia suficiente para producir un ruido parecido al de un rifle. Las grietas pueden curarse durante la temporada siguiente, pero es probable que se vuelvan a dividir el invierno siguiente. Mientras tanto, los organismos e insectos que descomponen la madera tienen un sitio de entrada. Sunscald es un ejemplo del daño fisiológico causado por las fluctuaciones extremas de temperatura. La temperatura elevada del tronco hace que el cambium pierda su resistencia y se active. La caída de temperatura mata los tejidos cambiales no resistentes. A veces, también se producen daños físicos y la corteza escaldada puede partirse, formando un punto de entrada para los organismos que causan la descomposición. Muchos cancros en los árboles son el resultado de las quemaduras solares.

Se pueden tomar varias medidas que evitarán que el sol sobrecaliente el tronco y las ramas de los árboles susceptibles a las heladas y las quemaduras solares. Muchos productores comerciales de frutas usarán pintura de látex blanca para exteriores para reflejar la luz del sol y evitar que aumente la temperatura de la corteza. La pintura no protege directamente contra temperaturas extremadamente bajas, sin embargo, reducirá las grandes fluctuaciones de temperatura. No use pintura a base de aceite, ya que puede matar árboles. Aplique la pintura a fines del otoño o principios del invierno en todo el tronco, desde el suelo hasta la entrepierna principal. Pinte cuando la temperatura sea superior a 50 ° F y cuando se prevea un clima seco durante varios días.

También se pueden utilizar barreras físicas para bloquear la luz solar. Estos incluirían envoltorios de árboles de plástico o papel. Estas vendas deben retirarse anualmente, para evitar el anillado del tronco. Además, los insectos tienden a esconderse debajo de la envoltura, por lo que se recomienda dejar el tronco expuesto durante el verano.

Las raíces de los árboles y arbustos son más sensibles a las lesiones por frío que los tejidos del tallo. En el paisaje o en el huerto, las raíces no suelen dañarse porque el suelo y la capa de nieve las protegen de la exposición a temperaturas heladas del aire. Las plantas en contenedores en viveros son muy susceptibles a la congelación de las raíces, ya que están más expuestas (ver HO-157, Hibernación de plantas de vivero, para más información). La resistencia al frío de las raíces varía según las especies y los portainjertos. El daño por frío a las raíces parece ser mayor en suelos arenosos que en arcillosos, ya que las temperaturas frías penetran más profundamente en suelos con muchos espacios de aire. Por la misma razón, las lesiones son más probables en suelos secos que en húmedos.

Otro tipo de lesión de la raíz en invierno es causado por el "levantamiento de las heladas". La congelación y descongelación repetida del suelo obliga a las plantas, especialmente a las más pequeñas (fresas, arbustos, árboles jóvenes), a moverse hacia arriba en el suelo, a veces empujándolas fuera del suelo por completo. Esto puede romper muchas de las finas raíces alimentadoras. Por lo general, se produce una lesión o la muerte si las raíces se rompen o los brotes y las raíces expuestas se secan. El levantamiento de escarcha es más común en suelos pesados ​​y también se ve afectado por el contenido de agua del suelo.

Tanto el levantamiento de las heladas como el daño por congelación en las raíces se pueden controlar de manera similar. El cuidado adecuado durante la temporada de crecimiento (riego, fertilización y control de plagas) promoverá plantas más sanas y resistentes con sistemas de raíces más profundos y extensos. Plantar árboles y arbustos a la profundidad adecuada y en un suelo bien drenado también evitará problemas. La capa de nieve o un mantillo orgánico, como astillas de madera o aserrín, ayudarán a aislar el suelo, evitando fluctuaciones rápidas de temperatura.

La desecación invernal es un problema grave con árboles de hoja perenne de hojas anchas y estrechas, como el pino y el rododendro. Las plantas de vivero en contenedores, cuyos pequeños cepellones de raíces sobre el suelo se congelan fácilmente, y las plantas recién plantadas con raíces desnudas o con arpillera y arpillera con sus sistemas radiculares reducidos, también son muy vulnerables.

Winter dessication injury occurs when the absorption of water by the roots cannot keep up with the amount of moisture lost by the foliage (transpiration). This occurs mostly on sunny days, especially when it is windy and when the soil water is frozen and the plant cannot absorb it, or if water is in short supply. Injury appears as brown leaf margins or needle tips at the onset of the first period of warm weather. In severe cases, all of the leaves and buds are killed More commonly, though, the leaves alone are injured or killed, but the buds survive.

Winter dessication can be prevented by making sure the plant is well supplied with water in the fall and early winter. Irrigation of 1/2 to 1 inch of water per week should continue up until the ground freezes. Screens and windbreaks can be used to shelter susceptible evergreens. Antitranspirants, or antidessicants, can also provide some protection by reducing the amount of moisture lost by the plant. Be sure to follow all label directions carefully.

Fruit Crops

Cold injury is a common cause of economic loss in fruit crops. Fruit plants can be affected either by winter injury, which occurs when the trees are dormant and spring frost injury, which occurs when the trees are no longer dormant, but in various stages of flower, fruit, and/or leaf development. Both types of injury occur when temperatures drop below certain threshold levels. The injury threshold temperature is lower for dormant than nondormant tissues, and varies for different species, varieties, and stages of development.

Many of the types of winter injury discussed in the previous sections can also occur on fruit trees, such as sunscald, frost cracking, and root injury. Trees which go into dormancy in a weakened condition, due to overcropping, drought, poor nutrition, pests, etc, are more susceptible to winter injury.

Proper management includes pruning trees for optimal growth. Pruning should be done in late winter or early spring. Pruning from October to January stimulates trees during a period when low temperatures can injure the tissues around the pruning wound.

A large crop of fruit will reduce the tree’s ability to accumulate carbohydrate reserves, resulting in problems in hardening off, as mentioned earlier. Therefore, growers should thin their fruit load early in the spring.

Select rootstocks and interstems carefully if winter injury is considered to be a problem in your area. MARK, M9, M26, and apples with interstems are more susceptible to winter injury.

Site selection for an orchard is important. Fruit trees should not be planted in poorly drained soils, frost pockets, or other undesirable areas.

Trees need sufficient moisture and nutrient reserves to survive the winter. Irrigate in the summer and fall if drought conditions prevail. Split nitrogen applications are recommended for peach trees: one in the spring and one in the fall after leaf fall to increase late season reserves.

Commercial fruit growers, especially of stone fruits, should protect their trees from sunscald and frost cracks as previously discussed. Again, remember to use white exterior latex paint, not oil based paint, when painting trunks.

Spring frosts and freezes are an annual threat to the buds of many fruit crops. As the weather warms up, the buds begin to come out of dormancy, losing their hardiness as they do. The further developed the buds are, the more susceptible they are to injury if the temperature should drop. Also, the critical temperature at which injury can be expected depends on the stage of bud development, as well as the length of time the temperature stays at or below the critical temperature.

Not all the buds in an orchard, or even on the same plant, develop at the same rate. The stage of development of the buds depends on species, cultivar, location on the shoot, orchard site, and management practices. Therefore, it’s rare that all of the buds in a field are at the same level of hardiness. If a freeze hits, the most advanced buds may be injured, while the less developed ones may survive. However, if critical temperatures occur after the 100 percent bloom stage, then all fruit and flowers are essentially equally susceptible to damage.

If injured sufficiently during the prebloom or bloom stages, the buds will dry up and eventually drop. The period between injury and drop varies with stage of development, temperature and rainfall, but usually occurs within 2 weeks. Growers need to quickly know the extent of damage, as they must make important thinning, fertilization, pruning, and pest control decisions.

Flower buds can be examined for freezing injury by cutting into them with a sharp knife or razor blade. Be sure the buds cut are flower buds, and be sure to cut through the reproductive organs. Brown discoloration indicates injury. A healthy bud will be creamy white to pale green. Flowers already in bloom can be assessed for damage by cutting crosswise through the ovary (the tiny developing fruit at the base of the petals). Again, brown discoloration indicates injury. These symptoms are usually visible after several days, although warm temperatures hasten the process. If the style is damaged before pollination, fertilization will not occur and a fruit will not form.

Table 4, which was taken from the University of Kentucky (Extension Publication ID-37, Commercial Fruit Spray Guide) illustrates the developmental stages of flower buds for several tree fruits. Two temperatures are given for each stage of development. The temperature that causes 10 percent kill is listed on the left the temperature that causes 90 percent kill is on the right.

Table 4. Floral development stages for fruit crops critical temperatures for flower bud kill.

(from University of Kentucky Extension publications ID-37, Commercial Fruit Spray Schedule 1988-89.)


SERIES 30 | Episode 17

Tino Carnevale is preparing The Patch for frosty nights ahead.

Frost is caused by cold air sinking to the ground on cold, still, clear nights.

Plants are affected by frost when the water in their leaf cells freezes and expands. As the ice thaws, the cell walls collapse.

Succulent, tender leaves – such as basil (Ocimum basilicum cv.) – are more vulnerable than rigid leaves, such as cabbage (Brassica oleracea cv.), whose leaves also have a waxy coating for extra protection.

Tino shows how to make a frost protection tunnel to protect some chilli plants. Having overhead cover is enough to protect plants from light frost and the tunnel will extend plants’ growing season.

Necesitará:

  • Supports – you can use metal stakes with poly piping forming an arch over the top, or approx. 3m-long bamboo poles, flexible enough to be bent over in an arch.
  • Cross bracing – bean poles or extra bamboo
  • Twine
  • Frost-protection fabric – an old sheet or shade cloth will do, or you can buy material specifically made for this purpose.
  • Staple gun or other means of fixing the cloth

How to make it:

  • Create the basic tunnel by placing arched supports every 50cm or so along the line of plants you want to protect.
  • Cross-brace the tunnel by using twine to tie poles between the arches this will stabilise the structure.
  • Cover the tunnel with fabric of your choice and fix in place with staple gun or safety pins.
  • Cut and attach end panels to the tunnel, or allow some extra fabric that can be tied together to cover the ends.

If using an old sheet or shade cloth, it is best to only cover the plants when frost is forecast. The frost-protection fabric is designed to allow air and moisture through and has a 25-40% shade rating. The plants will still benefit from having the ends or sides lifted during the day to allow better airflow and ensure that the sun reaches the plants.


Get to Know the Vegetables That Aren’t Frost Tolerant

Which vegetables won’t survive a frost?

All of the vegetables that scream summer – tomatoes, basil, summer squash, peppers, and eggplant – will not survive low temperatures.

If it hits 32 degrees F in your garden, these plants will be brown and dead in the morning. (Note: basil can start getting frost damage at 38 degrees F.)

That’s why in the spring you need to wait until your average last frost date has passed before planting these seedlings in your garden. I also advise regularly checking the 10 day forecast around the time you want to plant hot weather vegetables.

If there’s any chance of frost you should definitely hold off on planting. As I wrote earlier in this post, I lost 35 peppers plants one Memorial Day Weekend because I was in a hurry to plant before going out of town, even though the forecast called for pretty low temperatures.

In the fall I also recommend starting to check the 10-day forecast on a regular basis as you start to get near your average first frost date.

If you see a frost warning coming up, make sure you either harvest anything you want to save before the frost or cover the plants with plastic or row cover to try to extend their life.

If you have a patchy frost, or it doesn’t quite get down to 32 F, there might be dead spots on the plant, but overall it will still be partially alive. Unfortunately, because the water in the fruit freezes as well, it’s usually not very tasty after it’s been frosted.

Personally, I’ve been found out in my garden the night before a frost gathering up any last vegetables that are harvestable.

It’s usually not worth it to me to protect the warm weather plants this late in the season because by this time they’re very diseased (tomatoes and basil) or not producing much anymore (peppers and eggplant).

Here’s a list of vegetables that won’t survive temperatures below 32 F:

Basil (frost damage occurs at 38 F)

Summer Squash

Sweet Potatoes

Winter Squash

I created a printable sheet for easy reference. You can download and print it out here: Which Vegetables Survive a Frost.


Ver el vídeo: Clase 68: Tipos de desescarche en instalaciones frigorificas individuales